¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta deportes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta deportes. Mostrar todas las entradas

martes, 17 de septiembre de 2013

Curiosa historia de fútbol en el Athletic


A principios de los años 70 (muy poca gente sabe esto, y los que lo saben no quieren recordarlo, y los que lo recuerdan no quieren hablar de ello) el Athletic fichó a un jugador argentino de ascendencia vasca (por parte de madre) llamado Julián ‘el Topo’ Larrechea. Era un chavalito de diecinuevee años que venía de marcar veintitrés goles en su primera temporada con el Newell’s Old Boys y que estaba en la agenda de River, decían. Pero el Athletic se adelantó.
En aquella época, en que los fichajes transatlánticos eran mucho menos habituales, el fichaje causó una cierta revolución; parecía contrariar, además, la regla sacrosanta en el Athletic de no fichar jugadores de fuera del País Vasco (y aledaños), pero en este caso se hizo la vista gorda, porque la madre era vasca y había vivido en Amurrio hasta que Julián cumplió los dos años, y porque el chico era muy joven pero muy bueno, decían, iba a ser una estrella.
El Topo era un delantero pequeño, ratonero, oportunista, una especie de adelanto de lo que sería Dani Ruiz Bazán pocos años más tarde. En las primeras diez jornadas de liga el Topo marcó ocho goles, uno de ellos el que dio el triunfo al Athletic en el Camp Nou (aunque la estadística adjudica ese gol a Uriarte, quienes estuvieron allí saben que fue del Topo, y que Uriarte solo pasaba por allí). Los aficionados estaban como locos con él, la única buena noticia en una temporada que no terminaba de enderezarse.
Pero luego, a partir de enero de 1972, la sequía. Solo marcó un gol más en la liga, contra el Espanyol (entonces era todavía el Español) pero lo peor no era eso, sino su terrible desgana en el campo, una apatía que desesperaba a sus compañeros y a su entrenador, Ronald Allen. El derby contra la Real Sociedad en San Mamés (que el Athletic perdió por 1-2, sin gol del Topo) fue su último partido de titular en liga. Después solo tuvo algunos minutos sueltos como suplente, y el partido de ida de la copa contra el Cartagena, en que marcó uno de los cinco goles. Aquel fue su último gol como rojiblanco.
En Bilbao nadie se lo explicaba, qué podía haber pasado con este chico que parecía tan prometedor y tan buena gente. Por fin, en julio de 1972 Larrechea concedió una entrevista al periódico ABC en la que explica el origen de su decadencia.
La entrevista empieza amable, con muchas preguntas sobre su temporada en el Newell’s, sobre su llegada a Bilbao y sobre sus primeras jornadas exitosas en Bilbao. Luego, como con pudor, el entrevistador suelta: “La segunda mitad de la temporada no ha sido tan brillante. ¿Puede decirnos qué ha ocurrido?”
Y aquí el Topo se deshizo, empezó a lloriquear y dijo que era un fraude, que era un fraude y que no podía seguir jugando en el Atlhetic. Que en la Navidad pasada, en un momento de lucidez y euforia, su madre le había contado la verdad: que no era hijo suyo, que era adoptado y que en realidad no había nacido en Amurrio, sino en Rosario, Argentina; que su madre había falsificado su fecha de nacimiento, su certificado de nacimiento, su pasaporte, todo; que en realidad era el hijo de dos peleteros argentinos pobrísimos que lo habían abandonado (lo habían vendido, prácticamente).
Que no había una gota de sangre vasca en sus venas. Que era un fraude, un fraude, un fraude. Y que lo recordaba cada vez que salía al campo y la gente gritaba “Topo, Topo, Topo”. Veía la portería delante de él, veía que si chutaba iba a marcar, visualizaba (como se dice ahora) lo que tenía que hacer para marcar, pero no lo hacía, porque nada tenía sentido y los goles eran la culminación de ese sinsentido, de ese simulacro.
Había pensado en olvidarlo todo y pensar que, si su madre era vasca, aunque no fuera su madre biológica, entonces él también era vasco, y tenía derecho a jugar en el Athletic. Pero no podía, no podía y cada día que pasaba era peor que el anterior y sentía más ganas de acabar con todo de una vez.
Sí, en el Athletic sabían lo que pasaba; lo sabía el entrenador, lo sabían los compañeros, lo sabían probablemente hasta los acomodadores de San Mamés. Pero nadie decía nada: ¡qué ridículo sería, reconocer que un no vasco se la había colado a todos durante meses!
No, no sabía qué haría a continuación. Había pensado en colgar las botas y volver a Rosario a buscar a sus verdaderos padres, pero no se atrevía a hacerlo. A pesar de todo, como es comprensible, quería a su madre adoptiva, y no quería dejarla sola ni romperle el corazón.
La entrevista, por motivos que desconozco, nunca llegó a publicarse, pero todavía está en los archivos del periódico. Un amigo que trabaja en El Correo me ha pasado una copia, por eso he llegado a saber de la existencia del Topo Larrechea.
El Athletic, por su parte, prefirió borrar cuanto antes este capítulo de su historia como si nunca hubiera sucedido: vendió al Topo Larrechea al Real Valladolid, donde hizo una carrera mediocre, y fingió que no había pasado nada.
La prueba de que esto que digo es verdad, es que en la página web del Athletic club de Bilbao no hay ni una sola referencia al Topo Larrechea.

jueves, 4 de abril de 2013

El Real Madrid investigado por corrupción (Qué raro...)



El Real Madrid es uno de los clubes que están siendo analizados por la Comisión Europea (CE) por beneficiarse de supuestas ayudas públicas que podrían vulnerar la normativa europea, según aseguró hoy un portavoz del Ejecutivo comunitario.
"La Comisión está analizando la situación del Real Madrid, así como otras alegaciones similares que le han sido remitidas", dijo el portavoz comunitario de Competencia, Antoine Colombani, al ser preguntado en rueda de prensa.
"Por el momento, la CE está analizando la información de la que dispone, y no ha decidido aún si abrirá una investigación formal", añadió.
Consultado sobre si Bruselas investiga en concreto las relaciones entre el Ayuntamiento de Madrid y el citado club, el portavoz señaló que es "efectivamente uno de los asuntos que la CE está analizando".
Según publica hoy el diario británico "The Independent", la Comisión estudia en particular el acuerdo alcanzado en 1996 entre el Real Madrid y el consistorio de la ciudad para una operación inmobiliaria que incluía terrenos cercanos al Santiago Bernabéu y otros en el barrio de Las Tablas, al norte de la capital.
Las pesquisas acompañan a una amplia investigación preliminar que la CE abrió hace aproximadamente un año sobre las supuestas ayudas públicas de las que habrían beneficiado equipos de la liga española.
La Comisión comenzó a analizar la situación después de que "ciudadanos y compañías de varios Estados miembros enviaran información alegando ayudas públicas a varios clubes de fútbol en diferentes países", explicó el portavoz del vicepresidente de la CE y titular de Competencia, el español Joaquín Almunia.
El Ejecutivo comunitario "también está examinando la situación de la deuda fiscal y (de cotización) social de los clubes de fútbol, pero todavía no hay ninguna investigación formal", añadió Colombani.
La fase actual de recopilación de información no tiene ningún plazo definido, y en ella la Comisión buscará la existencia de algún indicio de infracción de la normativa comunitaria de ayudas públicas.
El pasado 11 de marzo, el Ejecutivo comunitario ya anunció que había solicitado información al Gobierno español sobre las supuestas ayudas otorgadas a varios clubes, y precisó que sus pesquisas tienen que ver con posibles reducciones de deuda fiscal y de cotizaciones sociales.
A comienzos de dicho mes, Bruselas abrió un expediente a cinco clubes de la liga holandesa al considerar que había indicios de que se habían beneficiado de ayudas públicas ilegales por un valor total de 60 millones de euros.
Las ayudas fueron concedidas por las respectivas administraciones locales al PSV Eindhoven, Willem II y NEC Nimega, de la primera división holandesa, y al FC Den Bosch y el MVV de Maastricht, de la segunda categoría, y consistieron en transacciones, concesiones o contratos en condiciones ventajosas para los clubes referentes al uso de estadios y otras instalaciones deportivas.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

1936. Athletic Club de Madrid, futbol antifascista





En Septiembre de 1936 dos socios de Athletic de Madrid y un empleado del Club afiliados al Frente Popular se hacen con la dirección de este equipo de Futbol.

Un penalti fallado por Chacho ante el Sevilla el 19 de Abril de 1936 enviaba al Athletic Club de Madrid a segunda división de futbol. Pero la temporada 1936/37 no se llego a jugar por causa de un golpe de estado fascista el 18 de julio de ese año.  El club fue intervenido por los socios con intención de profundizar en el origen madrileño del mismo,  en el antifascismo y queriendo ser un Club popular y de la clase obrera.

El  7 de Agosto la prensa madrileña  especula que el ultimo entrenador del Athletic  José Samitier, puede aceptar una oferta para entrenar en Sudamérica,  pero en Septiembre se marcha a Francia donde vuelve a jugar en el Club francés OGC Niza. El 20 de Agosto el rojiblanco Buiria juega un amistoso con una selección de Lleida en atención a los hospitales de Sangre de esa ciudad, que reciben milicianos heridos del frente de Huesca.  El viernes 25 de Septiembre   dos socios del Club militantes del Frente Popular junto a un empleado administrativo de la entidad se hacen cargo de la sociedad. A últimos de ese mes, varios jugadores del Athletic juegan contra el Tarancon CF en una selección madrileña entre ellos Valcárcel, Santiago y Pablito, a favor de los hospitales de Sangre de la zona.

El día 13 de Septiembre el Athletic de Madrid juega contra el Valencia CF en un festival a beneficio de los hijos de milicianos muertos y heridos en el frente, organizado por las Juventudes de Izquierda Republicana.  Antes del encuentro un grupo de milicianos convalecientes son saludos por el público presente en las gradas. La entrada de los dos equipos se hace sonando los acordes de la Internacional y tras ella el himno de Riego y el “Crit de rendenció” canto del nacionalismo valenciano.

El Valencia forma con:

Ferrando, (Antolín)  Mechelón, Juan Ramón, Bertolí, Iturraspe, Conde, Domenech, Goiburu, Amadeo, Calatayud y Arín (Richart).

El Athletic Club de Madrid

Pacheco, Lozano, Valcárcel, Nico, Santiago, Pablito, Armendáriz, Bescós, Marín, Guijarro y Leal

El Athletic pierde 9-1 el gol rojiblanco lo marca Guijarro de golpe franco, que en la segunda parte sufre una grave lesión en la pierna derecha y se tiene que retirar del campo de futbol.

El domingo 27  Septiembre, Trabajadores del metal, panaderos  o tenderos miembros del Batallón Deportivo, conjuntan un equipo de Futbol en el que integran a  jugadores del Madrid CF (Ex Real Madrid) que se enfrenta al Athletic de Madrid en partido benéfico para las niñas de la antifascista Casa Cuna de Velázquez, hijas de  milicianos acogidas en dicha institución. El capitán del Athleti ese día fue el defensa Valcárcel, el once rojiblanco desfila en el terreno de juego puño en alto. El 4 de Octubre derrotan a la Colonia Deportiva por 5-1 en Madrid en el campo del Parral, Biesco, Muñoz y  Losada por tres  veces, son los autores de los goles colchoneros   forman en la alineación:

Pacheco, Espasadín, Valcárcel, Nico, Santiago, Pablito, Armendáriz, Bescos, Losada, Muñoz yVozmediano.

El encuentro era en homenaje al Alférez Pedrín, miliciano muerto en defensa de la republica al que el ayuntamiento también había obsequiado con una calle en Madrid.

En otro encuentro solidario el sábado 15 de Octubre, el Athletic juega contra la Deportiva Ferroviaria para  los hospitales de sangre de las Juventudes Socialistas Unificadas. El jugador Manuel Guijarro Navarro,  interior derecho y que había terminado la liga 1935-36 con seis goles, se enrola en una fábrica que produce elementos para el frente de guerra y se declara partidario del Frente Popular. El Athletic de Madrid, se enfrenta en un partido a favor de los hospitales que sirven a las milicias populares  el 11 de Octubre a la Peña Amparo CF , organizado por la Agrupación Profesional de Periodistas, el portero Pacheco recibió el trofeo tras chutar el delantero Marín el gol de la victoria (3-1) . Los dos equipos posaron puño en alto y con gritos de Viva la Republica.

El Athletic presento el siguiente once:

Pacheco, Espasadin, perico, Nico, Colon, Sedano, Armendáriz, Herodes, Marín, Alonso y Rubicela.

El 22 de Septiembre se anuncia un campeonato suprarregional de la zona Valencia-Murcia, donde en un principio se integra al Athletic de Madrid y al Madrid CF, el 27 se vuelve a confirmar la presencia de estos dos club, que empezaría a disputarse a primeros de Octubre. El día 2 de ese mes, se notifica que esos dos equipos castellanos no podrán participar por seguridad y se suspenden en Madrid capital los encuentros de futbol, por el ya cercano frente de guerra. Y con esa decisión el Athletic Club de Madrid, desaparecía en la práctica y el 4 de Octubre de 1939 quedaría absorbido en su dirección por el Nacional Aviación equipo de la aeronáutica militar franquista. A partir de ese momento  relataba el escritor Eduardo Haro-Teglen durante unos años los madrileños de clase trabajadora tenían  al equipo rojiblanco como el de los pilotos que bombardeaban el Madrid republicano.

El 14 de Octubre de 1936  el Mundo Deportivo anuncia una posible cesión al Madrid CF de los jugadores rojiblancos el guardameta Pacheco y el defensa Valcárcel, para que este equipo pueda jugar un supuesto campeonato catalán.

En cuanto a ex jugadores, el delantero Nieto (José García-Nieto Romero) que jugó en la temporada 1934-35, lucharía con el ejército Popular de la Republica en las batallas de Teruel y del Ebro y terminaría en el campo de concentración de Argelés-sur-mer en Francia retenido en 1939.  José Carlos Castillo, centrocampista y jugador rojiblanco las temporadas 1932-33 y 1933-1934, finalizaría en 1939 preso del franquismo y más tarde exiliado en Colombia. El defensa  Pablito, acabaría vistiendo la camiseta de la Selección de Euskadi que hizo una gira en apoyo a la II Republica a finales de 1937.

 

Eduardo Andradas

Poeta e investigador Histórico de la Guerra Civil española en la Comarca Norte de Madrid.