¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta basta ya de manipulaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta basta ya de manipulaciones. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de marzo de 2015

La Fuerza de los Mass-Media. 2ª Parte.

- LA FALSA DIFERENCIA DE MEDIOS "PÚBLICOS Y PRIVADOS" 



-  Los mass-media, ya sean los de carácter público o privado, se constituyen como herramientas y armas de la clase dominante. En el caso de los medios de comunicación públicos parece bastante claro, ya que dependen directamente del gobierno, del aparato estatal, y por lo tanto su existencia y proceder responde de una manera directa y unidireccional a los intereses del estado.
- En cuanto a los medios de masa privados son directamente sociedades mercantiles, es decir, empresas y por lo tanto responden a los intereses del empresario, o de los propietarios y se enmarcan dentro del mercado capitalista y su lógica económica y mercantil. 
- Por otra parte, las empresas y, especialmente, las relacionadas con el ámbito de la "comunicación", dependen en gran parte de las política y medidas legislativas que lleve a cabo el Estado para su supervivencia y su crecimiento; encontramos aquí una convivencia recíproca entre los medios de comunicación privados y del Estado, ya que se requieren y se necesitan mutuamente. 
- El gobierno promueve y promulga leyes y diferentes políticas para que dichas empresas puedan salir adelante y, estas empresas a su vez, contribuyen a divulgar la realidad, información y "opinión" que, en definitiva, a pesar de los signos de "izquierda" y "derecha", va a defender el orden estatal-capitalista, y por lo tanto, va a contribuir de un modo importantísimo al fortalecimiento de los valores de dicho orden social, político y económico.
- Una vez más se demuestra que resulta absurdo concebir el poder político y el poder económico como "dos poderes" que cuentan con intereses diferentes y que se enfrentan y chocan, por el contrario, uno requiere del otro y viceversa para poder mantenerse y desarrollarse.  Por lo que resulta absurdo hablar de diferentes poderes, cuando en realidad nos encontramos ante uno solo, ante una clase que cuenta con los recursos y los medios políticos, económicos, sociales y culturales para imponer su voluntad y sus intereses a la gran mayoría, a la clase dominada, es decir a los desposeídos.
- Por lo tanto, creo que queda más que claro, que aceptar colaborar con los mass-media supone reconocer al enemigo como un interlocutor, supone aceptar sus reglas de comunicación, imagen e información. Supone entrar en su juego de intereses comerciales y económicos en función de los cuales actuarán de una manera u otra, encenderán el micrófono o no.

- SIN EMBARGO, EL ENEMIGO NUNCA PUEDE SER UN INTERLOCUTOR, TAN SÓLO A QUIEN COMBATIR Y DERRIBAR, PUESTO QUE ES QUIEN NOS MANTIENE EN LA SERVIDUMBRE Y LA EXPLOTACIÓN ECONÓMICA, SOCIAL Y POLÍTICA. Y LOS MASS-MEDIA, NOS GUSTE O NO, PERTENECEN Y FORMAN PARTE ACTIVAMENTE DE ESE ENEMIGO.

- Asumir una interlocución con los mass-media implica dos posibilidades: que se acepta y se reconoce al enemigo como un igual, con el que entablar un diálogo; o que se obvia que es el enemigo por razones de supuesta utilidad. Estas dos posibilidades nos llevan, inevitablemente a un mismo lugar: a la derrota.
- Reconocerles la palabra, el papel, la pantalla, supone negarnos a nosotros mismos la propia palabra, la propia acción y los propios valores. Supone negar que nos encontramos en una lucha de clases, en una sociedad en la que unos cuentan con el poder y otros lo padecemos y sufrimos a diario o, lo que es lo mismo, supone contribuir a esa mentira de falso debate en el que es posible llegar a un acuerdo, la mentira según la cual los mass-media tan sólo son altavoces que pueden ampliar el número de personas que reciben nuestro mensaje.
- Por último, supone negarnos la propia capacidad de construir medios propios y autónomos que cumplan la función de divulgar la información y unos valores netamente anti-autoritarios. Es decir, medios que se encuentren al margen de, y contra, el Estado y el Capital.





¿Continuará? ¡¡Tu decides, tu opinas y ya me contarás algo....!!