¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Correos explota. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Correos explota. Mostrar todas las entradas

miércoles, 22 de septiembre de 2021

¿Qué pasa en Correos? por CGT Correos

 



Por CGT Correos.


La situación de Correos siempre ha sido compleja en los últimos años debido a modificaciones permanentes en la regulación postal, empeoramiento de las condiciones de trabajo, cambios radicales y negativos en la organización del trabajo, etc. Los planes empresariales de Correos han tenido varios objetivos, uno de ellos ha consistido en intentar renovar la plantilla (deshacerse del personal funcionario), recortar el empleo, precarizar el existente y cambiar la mentalidad del trabajador de Correos. Lo estamos viendo actualmente respecto a la carga de trabajo.

La percepción de que si considera excesivo o poco trabajo ha cambiado radicalmente. Por ejemplo en USEs hay quien dice “hay poco trabajo”, y en realidad se siguen exigiendo 55 envíos, cuando hace no tantos años esa cantidad era impensable, porque se exijan muchas menos entregas. Y a más envíos exigidos por cartero, mas mengua la plantilla. En distritos y sucursales algunos jefes de sector están impartiendo discursos catastróficos a los trabajadores sobre el futuro inmediato, “advirtiendo” de cambios profundos. No se nos debe pasar por alto que no sería ninguna novedad porque llevamos años sufriendo todo tipo de cambios profundos (a peor) en los centros de trabajo: cientos de secciones eliminadas; derivar productos urgentes y paquetería a ordinaria; contratos precarios; secciones aumentando constantemente a 100, 150, 200 portales en algún caso; salir por tres secciones haciendo recorridos interminables; presión ilimitada con los envíos prioritarios; considerar pecado dejar faltas de tiempo; en USEs pasar de 45 telegramas en moto, a exigir 55 paquetones en furgoneta, etc. Es decir, llevamos sufriendo cambios permanentemente, y parece que quieren seguir en esa línea. Las reestructuraciones que inicialmente despertaron respuestas potentes y generalizadas en la plantilla, se han convertido en un trámite rutinario y periódico, sin consultar y negociar con nadie. Ya ni siquiera prometen (falsamente) como antes eso de “esta reestructuración será la última y ya no tendréis más faroles”. Hay empresas en las que los cambios se producen en su mayoría cuando se negocia y pacta un convenio colectivo. Pero aquí, teniendo el mismo convenio que en 2011, sin necesidad de nuevo convenio, la empresa ha conseguido salirse con la suya una y otra vez, aplicando todo tipo de cambios que han afectado negativamente a nuestras condiciones de trabajo. Y tampoco olvidemos que la renovación de las jefaturas ha sido tremenda. El prototipo de jefe ha cambiado radicalmente (con honrosas excepciones) promoviendo nuevos jefes sumisos, insensibles hacia los problemas del trabajador, que consideran un pecado imperdonable dejar falta de tiempo. UGT y CCOO limitan el problema de Correos a su presidente. Por nuestra parte, creemos que es más complicado. El problema es y ha sido la política empresarial seguida por este presidente, el anterior, anterior, anterior, anterior… y seguramente el siguiente.

Por tanto, y teniendo en cuenta nuestra historia reciente, es curioso que jefes de sector vayan a algunos centros predicando el apocalipsis de que sobra gente. Nada dicen (pese a que lo saben) que en septiembre hay un examen para 3.421 plazas fijas, y otro pendiente de 3.254 plazas. Nada dicen que la empresa este año ha tenido beneficios, aun con la baja de correo. Los secuaces de la empresa (no sabemos a iniciativa de quien) nos intentan engañar. Nos dicen que estamos en la ruina (sin argumentación o dato alguno), cuando la empresa da beneficios, nos dicen que sobra gente, cuando van a entrar 6.675 trabajador@s fij@s. Nos dicen que no hay trabajo, pero deniegan APs a diestro y siniestro. Nos dicen que la carta desaparece, perdemos dinero y no hay clientes, pero luego nos enteramos por la prensa que se firman contratos con Mapfre, Banco Santander, y de planes para comprar trenes y aviones. Nos cuentan cuentos, mentiras y medias verdades, con el único objetivo de meter miedo y paralizar a la plantilla, para que acepte y se trague con todo. Desde CGT no negamos las dificultades. Nos han dado pero bien en los últimos años, La gente que se reincorpora a la empresa después de ausencias, excedencias largas, queda asombrada de cómo han cambiado las cosas. No existen consignas o formular mágicas para superar esta situación. Pero no podemos resignarnos a que cada x tiempo nos quiten x secciones, nuestra sección tenga x portales más, y salgamos con x paquetes más. Precisamente hay que caminar en el sentido contrario al que nos empuja la empresa: la salida individual, resignación, pasividad, etc. Urge trazar nuevas líneas de estrategias de respuesta, resistencia e iniciativas para hacer frente a los planes empresariales y conseguir mejoras en nuestros derechos y condiciones de trabajo. Tenemos que empezar a hablar de nuestras reivindicaciones (jornada laboral de 35 horas, reconocimiento de enfermedades profesionales, aumentar derechos sobre conciliación, etc), y no hablar solo de las reivindicaciones de la empresa. Hace falta mayor implicación y participación unitaria y colectiva para conseguir batallas con éxito que consigan resolver problemas concretos, responder a los ataques de la empresa, y ampliar nuestros derechos laborales y salariales. No hablamos de cosas imposibles, tal y como nos demostraron l@s compañer@s de Siatas hace pocos meses.

Por CGT Correos (Autores del artículo)