¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Comunista. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comunista. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de mayo de 2010

Orgullo de Comunista







La siguiente carta me la ha mandado por email EUGENIO LOPEZ REDONDO, una persona que vive en Parla (Madrid) y me ha pedido que la publique en el blog. Sencillamente me parece alucinante, que una persona haya contactado en mi blog y encima me pida que le ponga SU carta en el blog cuando es sencillamente una carta brutal, por favor os pido que la leais y opineis. Salud!!!

Nací en Mora, provincia de Toledo, en 1930. Sólo fui al colegio en 1937 y 1938. Los fascistas ganaron la guerra y ya para los hijos de los pobres se acabó la escuela, especialmente para los niños con padres de izquierdas. A los veintiún años tuve un accidente y me llevaron a Madrid, estuve ingresado en una pequeña clínica de la compañía Mapfre en la calle de General Sanjurjo. Tan mal nos daban de comer que cuando, a los dos meses, pude levantarme de la cama conseguí convencer a mis compañeros para hacer huelga de hambre. Después, sin contacto con Madrid, organicé en mi pueblo el Partido Comunista. Y desde entonces, en la brecha.
A estas alturas de mi vida creo poder manifestar el orgullo por lo que he luchado. Fui de los que llegamos al Partido pensando en darlo todo, jamás en recibir algo más que la satisfacción del militante.
Durante la Dictadura no vi en la lucha más que comunistas. Otros muchos me lo han confirmado; entre otros, el recordado juez Joaquín Navarro. Y esto, amigos, creo que no debería olvidarse en esas páginas, más en estos tiempos en los que tanto se habla de memoria.
Los comunistas hemos sido los más sacrificados y los menos oportunistas. Ciertamente, al comienzo de la Transición, el PCE aceptó la monarquía, pero para mí y muchos otros fue una dolorosa traición, bien que la bandera bicolor nunca la vi donde estuvimos y continuamos estando los comunistas. Allí, la roja siempre y, por supuesto, sin renunciar a la República. Salud.

domingo, 2 de agosto de 2009

Me queda un año y pico para perder la cabeza...



Hay un dicho bastante estúpido que circula por ahí y que a la gente le debe parecer muy verídico, muy bonito o alguna deformidad vocabulística parecida... Ese impresionante dicho dice, "Quien tiene veinte años y no es comunista no tiene corazón, y quien con cuarenta lo sigue siendo es que no tiene cabeza"... joder, me parto el pecho con la minipimer. ¿Con cuarenta no puedes seguir siendo comunista? Eres imbécil o algo así... Perdonar pero como tengo cabeza, me acerco a los cuarenta y mi corazón es más comunista que las pelotas de Lenín explicarme porque con cuarenta no se puede ser comunista... ¿ya no puedes tener corazón con cuarenta?
No podemos soñar con un mundo más justo. Un mundo más igualitario, un mundo en el que no haya éstos desfases económicos ni sociales. Un mundo en el que todos tengamos derechos sociales tan básicos como el de la vida, el de la vivienda, el del trabajo, estudios socializados y pagados por el estado... No. Con cuarenta ya no puedes pensar eso porque el estúpido y retrogado dicho ese tan aplaudido así lo confirma.
Y como parece que está confrontado y estudiado por inteligentes y estudiosos del mundo entero que así lo corroboran, sólo me queda un año y pico de tener corazón y pasar a no tener cabeza. Porque no sé si tendré corazón o será muy grande pero por mi pelota izquierda y parte de la derecha que voy a seguir siendo más de izquierda que el fusil del grandioso Che Guevara... Hasta la revolución, herman@s!!!