¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Comunismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comunismo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 5 de octubre de 2011

Rapero detenido

Han secuestrado a Pablo Hásel. Al más puro estilo FBI de los años 40 lo han detenido en plena calle, lo han esposado y conducido a su casa para registrarla y destrozarla en busca de pruebas incriminatorias. Según cuentan familiares y amigos se llevaron el ordenador de su madre y el de su hermana así como un montón de libros. ¿Libros? ¿Desde cuando la posesión de libros puede ser prueba en un juicio? ¿El ministerio del interior tiene una lista de libros prohibidos? Después del asalto a mano armada a la vivienda familiar se lo llevaron a punta de pistola en un furgón rumbo a Madrid en la Audiencia Nacional, el último y más siniestro tribunal político del Occidente ilustrado.
Pese a lo novelesco de la epopeya, la mayoría de los medios narran la noticia como si pasara todos los días, pretenden normalizar que secuestrar a un rapero para llevárselo en un furgón a la Audiencia Nacional fuera lo más normal del mundo. Pretenden cubrir lo grotesco, lo extraordinario y lo tiránico con un manto de cotidianeidad democrática. Intentan colarnos de manera chapucera que en este país hay líneas rojas que no se deben cruzar, sea el modelo de estado («Muerte a los Borbones»), sea la solidaridad con los presos («Libertad presos políticos»). Pero sólo lo intentan, el torrente de solidaridad que se ha desatado en las redes sociales los ha pillado por sorpresa y hasta la jauría de canes fascistas de Libertad digital ha tenido que reconocer la multitudinaria campaña de solidaridad que se ha producido. Y mientras el hastag #Pablo Hasel era trend topic mundial en Twitter, la televisión venezolana denunciaba el atropello y la cadena internacional Al Jazeera nos pedía traducciones en inglés del rapero catalán. Como era de esperar y viene siendo habitual, los medios extranjeros se hacen las preguntas evidentes que los medios españoles tienen miedo a hacerse, siempre tan bien domesticados y dóciles: ¿Qué hace la fiscalía española interviniendo de oficio contra un rapero de 22 años que se dedica a colgar  sus maquetas en foros y webs? ¿Por qué la policía entró en su casa vía orden judicial en plan Boinas verdes como si acabaran de descubrir el piso franco de una célula de Al Qaeda? ¿Por qué se llevaron libros? En definitiva y siendo sensatos ¿a santo de qué toda esa parafernalia paramilitar propia de una dictadura bananera de los años setenta? ¿Pero nos hemos vuelto locos?
Lo que más me inquieta es que tuvieron que movilizar a toda una Brigada de la Información provincial de Madrid y desplazarla a Lleida para perpetrar el espectacular dispositivo (o cacería) del peligroso rapero. Por lo visto hasta hubo un seguimiento de casi un año. ¿Teléfonos pinchados? ¿Micrófonos ocultos? ¿Hombres apostados en esquinas con sombrero y gabardina que hacen como que leen un periódico pero en realidad son letales espías al servicio de la democracia? ¿Cuánto cuesta un dispositivo de seguimiento a un rapero? Unos miles de euros, jugosa cantidad que se podría emplear en perseguir el fraude fiscal de este país o en la ley de dependencia, recientemente vetada a los castellano-manchegos. Lo que no entiende Al Jazeera es que Spain is diferent y aquí, con unas crisis estructural de tres pares de narices, el estado invierte tiempo y dinero en perseguir a raperos, quizá como maniobra para distraer la atención, quizá para justificar el sueldo y pluses de los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado… ¿o será que hay algo más? Claro que lo hay.
En tiempos de crisis, en tiempos en los que la lucha de clases se agudiza y se tensa la cuerda hasta niveles no tolerables para la clase dominante, se debe sellar toda grieta por diminuta que esta sea o inofensiva que puede parecer en un principio. Y Pablo Hasel es una de esas grietas, una grieta incómoda, molesta, insolente. Una grieta que con el tiempo puede ir abriéndose conforme esas contradicciones de clase continúen agudizándose, conforme cada vez más gente termine abocada al paro y la precariedad salvaje, y a consecuencia de ello, cada vez más jóvenes dejen de lado el ocio pueril e institucionalizado de los Alejandro Sanz y las Amaral para buscar respuestas en las letras de gente como Pablo Hasel. Todo responde a la misma lógica dominante y el secuestro de Pablo tan sólo es un «por si acaso», una forma abyecta de cubrirse las espaldas, un modelo de guerra preventiva contra la disidencia. Una prueba más de que el estado de derecho en este país se lo pasan por sus partes nobles después de ensalzarlo hasta la saciedad, el infinito y más allá, en sus nauseabundas declaraciones públicas (o púbicas).
Pero tengo malas noticias. Cada vez son más los que se pasan al lado oscuro de la fuerza y la campaña por su libertad que se ha desatado es la prueba fehaciente. Hay demasiados Pablos que se niegan a asumir el secuestro, el abuso y la arbitrariedad como algo cotidiano. Habéis creado un monstruo, un moderno prometeo que amenaza con destruir a su padre y creador: un estado decadente y caduco que ha sembrado miseria, hastío y desesperanza y que ya sólo puede resolver sus problemas a punta de pistola, detenciones  arbitrarias y secuestros. Un estado carente ya de legitimidad que como premio en su tómbola macabra va a recoger demasiados Pablos, los mismos que piensan que la única lucha armada es la que la oligarquía empresarial y financiera ha lanzado  en tromba contra los pueblos.
Y mientras Pablo Hasel pernocta incomunicado y quizá torturado en los calabozos de la Audiencia Nacional, el mundo crece a su alrededor y cada vez son más los que antes que claudicar se untarían la polla con agente naranja. Una generación de Pablos que no tiene nada que perder. Una generación huérfana que en lugar de escribir canciones y dar conciertos, quizá opte por la destrucción y la violencia desmedida (Grecia, Londres…) Luego diréis que no os avisamos pero somos tan prepotentes y estamos tan seguros del colapso que hasta nos permitimos el lujo de daros ventaja para que os organicéis perros. Como decía aquel loco alemán habéis creado a vuestros sepultureros y no importa: toda medida cautelar, toda precaución será en vano.

   

Opinión personal sobre la detención ilegal de Pablo Hasel:
Si ya de por sí es malo que hayan condenado a alguien por expresar unas ideas a través de la música, peor es que le hayan pinchado los teléfonos sin ningún tipo de autoridad, controlado sus conversaciones, entrado en su casa en plan hombres de harrison y requisarle libros.. ¡¡libros!! ¿Les jode que tenga el capital o manuales anarquistas, o tratados comunistas?
Además, me da vergüenza ajena leer comentarios aquí de gente que no tiene ni idea de quien es Hasel ni de su ideología ni sus planteamientos musicales pero leen la noticia por encima y empiezan a poner tonterías. ¿Igualais el racismo o la xenofobia a cantar por la libertad e igualdad? Alucino. De verdad. Escucharle antes de hablar, por favor. Vale que hay algún parrafo de alguna letra un poco fuerte pero en ningún sitio dice "Gora Eta" ni "Gora Al Qaeda" hay que estar alucinado. ¿Qué pasa? ¿Qué dice que ojalá a los que mueven los hilos y hacen que haya miles de familias arruinadas al año que se quedan sin nada les pongan una bomba? ¿Sabéis por lo que han pasado esas familias? o que digan que deberíamos colgar a los reyes como hicieron con los zares en Rusia.. Es una forma de hablar, llámalo licencia política o llámalo como te de la gana pero es vergonzoso que se le controle o juzgue por eso cuando hay cientos de delitos en España que quedan impunes robando, estafando, manipulando y prevaricando. ¿Qué pasó con los trajes de Camps? ¿Qué ha pasado con otros desfalcos en ayuntamientos? ¿Y con miles de violaciones? Eso da igual, ya tenéis cabeza de turco. Vergüenza ajena os debería de dar.l

domingo, 17 de julio de 2011

Un poco de cultura popular, que nunca viene mal...






A las barricadas

    Este himno anarquista tiene una gloriosa historia revolucionaria y es,al mismo tiempo, una de las canciones más populares de las clases trabajadoras de Polonia, la Unión Soviética y la Alemania antifascista, por las cuales es conocido con el título de "Varchavianka". Su autor lo compuso en la cárcel en 1884. (Carlos Palacio, "Colección de Canciones de Lucha")
    La "Varchavianka", "Warschawjanka" o "Varsoviana" fue compuesta, en 1883, por el poeta polaco Waclaw Swiecicki, cuando estaba encerrado en una prisión de Varsovia, en un momento en que el movimiento obrero polaco sostenia duras luchas reivindicativas y peleaba contra la ocupación rusa. La canción se basó en un tema popular polaco (otras versiones apuntan a "La Marcha de los Zuavos" o "Les Hussards de Bercheny"). Se cantó, por vez primera, en la manifestacion obrera del 2 de marzo de 1885 en Varsovia y se popularizó y versioneo en toda Europa por la solidaridad del movimiento obrero con Polonia.
    Con el nombre "Marcha triunfal" y subtitulo "¡A las barricadas!", se publicó la partitura, en noviembre de 1933, en el suplemento de la revista "Tierra y Libertad" de Barcelona. Los arreglos musicales para coro mixto los hizo Ángel Miret y la adaptación de la letra al español Valeriano Orobón Fernández. Junto a la letra se señalaba que esta canción, de carácter sindicalista, la habían traído a España unos anarcosindicalistas alemanes y se había ya hecho popular, sobre todo entre los jóvenes, sustituyendo a la tradicional canción anarquista española "Hijos del pueblo".








Marcha Triunfal
A las barricadas

Adaptación al español: Valeriano Orobón Fernández
Negras tormentas agitan los aires,
nubes oscuras nos impiden ver,
aunque nos espere el dolor y la muerte,
contra el enemigo nos llama el deber.
El bien más preciado es la libertad.
Hay que defenderla con fe y con valor.

Alza la bandera revolucionaria
que del triunfo sin cesar nos lleva en pos.
Alza la bandera revolucionaria
que del triunfo sin cesar nos lleva en pos.

¡En pie pueblo obrero, a la batalla!
¡Hay que derrocar a la reacción!
¡A las barricadas! ¡A las barricadas
por el triunfo de la Confederación!
¡A las barricadas! ¡A las barricadas
por el triunfo de la Confederación!

Bandera Roja

Bandiera Rossa

    "La Internacional", "Bandera Roja", "Marcha fúnebre" y "U.H.P.", entre otras canciones proletarias, gozan de una popularidad entre las masas de la clase trabajadora, y han constituido para los obreros de la vieja Rusia, el estandarte de sus luchas revolucionarias. No es fácil comprenderlas sin conocer la historia de la lucha contra el zar, los grandes terratenientes y capitalistas. La mayoría de estas canciones revolucionarias proceden de los obreros, quienes con su fina percepción de la situación social sabían crear la música adaptada al momento. En ella la clase trabajadora expresa sus sufrimientos, su penalidades, su dolor ante los camaradas caídos, encontrando el ánimo y el aliento necesarios para proseguir en la batalla empeñada contra los explotadores. Fueron compuestas en la fábrica, en la vivienda del trabajador y no pocas veces en la oscura celda de una cárcel.

    Canciones antiguas como "Martirizado a muerte en la cárcel", "Noche oscura", "Valor, camaradas", "En lucha desigual" y "Preso, escucha", comienzan a oirse en los primeros movimientos revolucionarios, en mítines, manifestaciones, entierros. Después de 1905 se extendieron extraordinariamente la "Varsovianka" y "Bandera Roja", entre otras, y en los últimos años la "Joven Guardia" y "La Internacional".
(Carlos Palacio, "Colección de Canciones de Lucha")
    Bandiera Rossa es un himno popular tradicional de la izquierda italiana. Según figura en la "Scheda 8" (dedicada a «Le origini di “Bandiera rossa”») del libro "Cento anni di socialismo nel Novarese" de Cesare Bermani e Filippo Colombara. Bandiera Rossa "único himno de la clase obrera que puede considerarse un verdadero canto popular de tradición oral", hunde en realidad sus propias raices en un trasfondo cultural y folklórico de larguísima duración
  
    La música es de principios del siglo XX y surge de una mezcla de dos canciones populares muy difundidas a nivel popular en la llanura padana desde mediados del siglo XIX, cuya letra eran textos típicos de las celebraciones matrimoniales y serenatas o cencerradas en la noche de bodas. («Ciapa on sass, pica la porta / o bruta porca, ven giò da bass» per la strofa;«Ven chi Nineta sota l’ombrelin / Ven chi Nineta te darò un basin / Ven chi Nineta te darò un bel fior / Ven chi Nineta che farem l’amor», por el estribillo. La letra original la compuso Carlo Tuzzi en 1908 


Bandera Roja

¡Avancemos! ¡A la revuelta!
Bandera roja, roja bandera.
¡Avancemos! Que en la revuelta
la roja enseña triunfará.
La roja enseña triunfará,
la roja enseña triunfará,
la roja enseña triunfará.
¡Viva el Comunismo y la libertad!

De los parias, la inmensa hilera
alce la pura, roja bandera.
¡Ah, proletarios, a la revuelta!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
El fruto del trabajo nuestro será.

En el campo, el taller y la mina,
suene ya para los que esperan
la hora final de la revuelta.
La roja enseña triunfara.
La roja enseña triunfara,
la roja enseña triunfara,
la roja enseña triunfara.
que sólo el Comunismo es la Libertad.

¡No hay enemigos! Las fronteras
se alzarán de rojas banderas.
¡Ah, comunistas, a la revuelta!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
¡Bandera roja triunfará!
Comunismo sólo es paz y libertad.

Falange audaz, consciente y fiera,
ondea al sol la roja bandera,
¡Trabajadores, a la revuelta!
La roja enseña triunfará.
La roja enseña triunfará,
la roja enseña triunfará,
la roja enseña triunfará.
¡Viva el comunismo y la Libertad!


Bandiera Rossa

Avanti o popolo, alla riscossa,
Bandiera rossa, Bandiera rossa
Avanti o popolo, alla riscossa,
Bandiera rossa trionferà.

Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Evviva il comunismo e la libertà.

Degli sfruttati l'immensa schiera
La pura innalzi, rossa bandiera.
O proletari, alla riscossa
Bandiera rossa trionferà.

Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Il frutto del lavoro a chi lavora andrà.

Dai campi al mare, alla miniera,
All'officina, chi soffre e spera,
Sia pronto, è l'ora della riscossa.
Bandiera rossa trionferà.

Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Soltanto il comunismo è vera libertà.

Non più nemici, non più frontiere:
Sono i confini rosse bandiere.
O comunisti, alla riscossa,
Bandiera rossa trionferà.

Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Bandiera rossa la trionferà
Evviva Lenin, la pace e la libertà.