¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Catolicismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Catolicismo. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de enero de 2016

"A la sombra de Eva"



Qué papel juega Lilith en las Sagradas Escrituras cristianas? El Antiguo Testamento menciona a Lilith sólo en una ocasión, sin embargo, las contradicciones del génesis bíblico, la aparición de Eva y la caída de Caín nos permiten identificar la influencia de Lilith en numerosos versículos bíblicos.
El siguiente pasaje bíblico es el único que menciona explícitamente a Lilith. El versículo Isaías 34,14 narra la destrucción de la ciudad de Edom hasta quedar reducida a escombros y convertirse en un lugar de oscuridad donde"gatos salvajes y hienas se darán cita, y los sátiros se reunirán; y también allí se tumbará Lilith y encontrará su lugar de reposo." Las notas a pie de página evitan toda referencia a Lilith como primera esposa de Adán, pero nos muestran la iconografía clásica de la Lilith primigenia que hemos analizado en comentarios anteriores al señalar: "Los hebreos creyeron que significaba un ser diabólico, en forma femenina, lascivo y nocturno".

Algunos de los escritos bíblicos que nos permiten intuir la presencia oculta de Lilith son los relativos al Génesis donde se aprecia una notable contradicción. El pasaje Génesis 1,27 señala: "Y Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó. Y Dios los bendijo diciendo, sed prolíficos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla". De este pasaje se desprende que la creación del hombre y la mujer se hizo a imagen y semejanza de Dios, siendo ambos iguales al ser creados al mismo tiempo. Sin embargo, el pasaje Génesis 2,21 narra: "Entonces Yavhé Dios hizo caer sobre el hombre un sueño letárgico, y mientras dormía tomó una de sus costillas, reponiendo carne en su lugar; seguidamente, de la costilla tomada formó Yavhé Dios a la mujer y se la presentó al hombre, quien exclamó, ésta sí que es hueso de mi huesos, y carne de mi carne, ésta será llamada varona, porque del varón ha sido tomada".Especialmente reveladora es la frase de Adán "ésta sí que es hueso de mi huesos, y carne de mi carne". ¿Existió otra mujer anterior que no era hueso de sus huesos y que fue creada de la tierra y el polvo?

Otro pasaje que puede ilustrar la influencia de Lilith en los escritos bíblicos es el referido a la caída del Edén. El Génesis 3,1 señala: "La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que hiciera Yavhé Dios". En muchas tradiciones clásicas como las sumerias o las asirias la serpiente era objeto de culto como diosa de la fecundidad, aunque la posterior iconografía hebrea estableciera una correlación entre los ofidios y Lilith como símbolo de la decadencia y la expulsión del Edén. Las escrituras bíblicas retoman la iconografía hebrea de Lilith y la presentan en el jardín del Edén como una mujer mitad humana mitad serpiente enrroscada en el Árbol del Bien y del Mal tentando a Eva, la nueva mujer de Adán. Tal vez la iconografía más conocida sea la que ilustra la Capilla Sixtina del Vaticano y que reproduzco en el margen superior izquierdo.

En este punto, es llamativo resaltar que el Talmud hebreo señala a Samael, el ángel que se rebeló contra Yavhé y cayó derrotado al abismo, como esposo de Lilith. Ambos concibieron, durante su estancia el Mar Rojo, tres hijos o lilims -seres medio humanos, medio demoníacos-. De este modo, si tomamos como punto de partida la tradición hebrea, la caída del Edén no sería sino un esfuerzo conjunto entre Lilith y Samael (Lucifer en la tradición cristiana) quienes actuaban como cuerpo y voz de la serpiente respectivamente. Pero, ¿qué motivos llevan a ambos a desear la caída edénica? Lilith esperó la llegada de Eva para vengar la maldición divina que la condenaba a ver morir a cientos de sus hijos cada día, mientras que Samael deseaba humillar la obra de Yavhé desde su expulsión al Abismo. Pero la venganza de Lilith se entiende mejor si analizamos la figura de Caín.

Algunos autores como Robert Graves vinculan la figura de Caín con la sangre, el sacrificio, la inmortalidad y la presencia de Lilith y Samael. Tras la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén, la mujer engendró un varón como narra el pasaje Génesis 4,1:"La mujer concibió y parió a Caín diciendo, he tenido un hombre gracias a Yahvé". Graves señala la importancia de que Caín, el primer homicida en palabras bíblicas, naciera tras la aceptación del fruto prohibido por parte de Eva, y sugiere que su nacimiento respondería a la venganza de Lilith para que Eva viera morir a uno de sus hijos, Abel, tal y como ella veía morir a sus hijos día tras día. Graves incluso va más allá al asegurar que Caín seríafruto de Eva y Samael, y no de Adán, ya que el pasaje Génesis 5,1 enumera la lista de los descendiente de Adán pero presciende de Caín y su estirpe cainita.

De todas formas, uno de los mayores enigmas de la historia de Caín sea, ¿por qué Yahvé maldijo a Adán y a Eva quitándoles la inmortalidad y a Caín defendiéndolo de la muerte?. Tras el asesinato de Abel, el pasaje Génesis 4,12 narra: "Caín andarás errante y vagabundo sobre la tierra ... y si alguien matara a Caín, será éste vengado siete veces". Sólo tras el nacimiento de su primogénito Henoc, Yavhé permitió a Caín descansar de su vida de vagabundo errante y construir una ciudad llamada Henoc donde se crió la estirpe cainita. Pero ésta es otra historia...

domingo, 30 de diciembre de 2012

Los hombres temen a los mismos Dioses que han inventado (Lucano)




Lucano, el poeta latino que murió a los veintiséis años por orden del emperador Nerón al haber fracaso una conjura contra él, supo morir y enseñarnos a generaciones futuras. Se cortó las venas en una bañera de agua templada recitando sus versos afrontando la muerte sin temblar.

Los Dioses no existen, lo que existe de alguna manera son, en muchas mentes por desgracia, huecos de esos Dioses rellenos de fantasías que acostumbran al cerebro a determinadas pautas de comportamiento.

Si yo acostumbro a mi cerebro a que mi esposa, es un ejemplo, me engaña con otro no siendo esto cierto, previo paso de un proceso de celos, tendré un problema de identidad con la realidad.

Si yo tengo miedo a la muerte, a la incertidumbre de la vida y a la soledad existencial y me invento un Dios o me acojo a otros ya inventados, previo proceso de fantasías, sufriré también un problema de identidad con la realidad.

Si mi celos son infundados y los doy por ciertos, esto a va a influir en mi comportamiento con respecto a mí mismo y a los demás negativamente y probablemente muy negativamente.

Si mi supuesta esposa es amable conmigo y yo, el atrapado por los celos en un paradigma muy probable de ocurrir entre otros posibles comportamientos, pensaré que es una cínica, me alteraré y probablemente la agreda de palabra, creando tensión  y el consecuente malestar, e incluso puedo llegar a la agresión física.

Si me estoy muriendo y he mantenido que hay un no sé quién, espíritu o entelequia de vaya usted a saber, que me dará un bienestar mejor cuando haya estirado la pata y si ronda un cura en mi lecho de moribundo represente de esa cosa supraterrenal, posiblemente, tendrán un problema mis herederos. Se quedarán sin herencia que pasará al bolsillo del cura, yo me quedaré más atontado en la agonía y mis herederos a mi recuerdo los asociaran con pendejo o gilipollas.

Si me meto en la cabeza lo que me dicen los curas de cuándo tengo que follar, con quién y cómo, porque esto es lo que quiere Dios, acabaré posiblemente con neurosis obsesiva. Y no digamos más si me da por mantener la castidad. La neurosis es segura. El negocio de la Iglesia aumentará al no dejar herederos reconocidos y los psiquiatras tendrán más trabajo. ¡Qué se lo pregunten a los numerarios del Opus cómo andan sus neuronas u su problema con el sexo que los mortifica y los hace sufrir en cuerpo alma y espíritu! ¡ Joderos gentuza de mierda! ¡Qué se lo preguntes a muchos curas abusadores de niños! ¡Que se lo pregunten al Vaticano que los encubre!

Sí veo como enemigos míos a los que a los curas les parece bien, me veré metido en guerra tras guerra amparado en el Dios de mi bando que marcan estos seres desnaturalizados llamados curas y a su vez los curas del bando enemigo tendrán también su Dios particular y los sacerdotes de ahí dirán que este Dios quiere que se mate también a los enemigos creados.

El Dios del Vaticano como la mayoría de los demás quieren que odie a las mujeres, a los homosexuales, a los negros, a los niños, a la ciencia, a la familia y a todas las personas en general cuando no se haga lo que se pase por los cojones a los curas o a cualquier hechicero de turno.

mujeres sin miedo

 

Con los curas de por medio tendré miedo a las mujeres, a los niños, a la familia, a la ciencia, a los negros, a los homosexuales y no me faltarán Dioses que aticen tales desatinos. Los Dioses nublaran mi cerebro y tendré miedo de Ellos y de mí mismo. Psicopatía, Neurosis y Ansiedad serán los nuevos Dioses que me impedirán tener un mundo mejor. Estos serán tan creíbles o no como el Dios del Vaticano, por ejemplo. Tienen la misma validez de existencia lo digan los ensotanados, yo mismo, o cualquier iluminado necesitado de siquiatra. Lucano nos lo sigue transmitiendo con su arte de la rima para que nos entre bien en el arte de vivir.


miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Porqué la Iglesia está tan obsesionada con los homosexuales?



¿A que viene esa maldita e incomprensible obsesión de la iglesia católica contra los homosexuales? ¿Alguien me puede explicar ésta reciente homofobia? ¿?
No quiero caer en excusas fáciles ni cosas demasiadas obvias como por ejemplo que para el hombre es muy, pero que muy difícil vivir sin practicar sexo; y más a ciertas edades a las cuales el pajarito casi vuela solo (Yo creo que con venticinco- treinta años es antinatural no dar rienda suelta a la sexualidad, algo tan natural como el ir al baño o el comprar el pan aunque a muchos les cueste hablar del tema)
Ya que no les dejan casarse a los sacerdotes y asi poder cumplir con la palabra del Señor, que nos dijo que nos multiplicasemos y cuidaramos a nuestros hijos deberían dejar vivir a los demás y sentir la sensualidad y sexualidad con la persona que quisieran. ¿Qué más da quien comparta tu almohada mientras que haya amor o disfrute?
Tampoco me gustaría tener que tirar de historia para recordar que en la Curia Vaticana ha habido, hay y habrá homosexualidad latente y practicante. Algunos ejemplos de ésto que digo:
- Papa Juan XII (955-964) fue Papa a los 17 años, hizo obispos a varios de sus hombres amantes y murió en la cama de un ataque cardíaco, abrazado a uno de sus bellos efebos.
- Benedicto IX "El Hermoso" (1032-1044) murió en una orgia sadomasoquista junto a otro de sus queridos hombres.
- Sixto IV ( 1471-1484) de extracto bajo de las clases sociales más humildes, consiguió llegar a Papa gracias a la compra de votos con la fortuna de su amante Don Pietro Riairo, al que luego compensó (aparte de su inmaculado amor) con cuatro obispalías y el cardelanato.
- Julio III ( 1550-1555), nombró secretario de Estado y sin cortarse ni un cachito a un chavalín de 17 años, Inocencio Prevostino de 17 años al poco de ser elegido ¿Porqué? porque eran amantes declarados desde hacía tiempo...
- Roger Peyreffite, diplomático, católico, escritor y erudito francés que asegura en sus libros haber compartido con el Papa Pablo VI los mismos amantes entre el alto clero Vaticano..
Y así mirando la historia muy por encima, si se profundiza más seguro que habría miles de ejemplos de homosexualidad en la Iglesia. Entonces, suelto la pregunta a la que llevo años intentando encontrar respuesta y aún no he hallado:
¿PORQUÉ CARAJO ESTÁ TAN OBSESIONADA LA IGLESIA HOMOFOBA CON LA GENTE HOMOSEXUAL?