¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Africa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Africa. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de mayo de 2014

El llamado "Trabajo Infantil" es en realidad esclavitud infantil. Ejemplo 1: "La Caja Negra de Nestlé"


  

 En la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, muchos de ellos a tiempo completo. Estos niños y niñas no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados. En África subsahariana, aproximadamente 1 de cada 3 niños y niñas trabajan, lo que representa una cifra de 69 millones de menores de edad.
La Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia Internacional de Oslo sobre el Trabajo Infantil de 1997, señalaron la atención a la urgente necesidad de una acción mundial concertada para poner fin al trabajo infantil, al instar a que se amplíe la recopilación de información, estadísticas e investigación empírica que ayudaría a informar esta acción.
En el mundo, un gran número de niños están involucrados en trabajo doméstico remunerado o no remunerado en el hogar de un tercero o empleador. Estos niños son particularmente vulnerables a la explotación. El trabajo que realizan a menudo está oculto a los ojos del público, ya que estos niños puede que se encuentren aislados o trabajen muy lejos del hogar familiar. Las historias de abuso de niños involucrados en trabajo doméstico son muy comunes.
LA CAJA NEGRA DE NESTLÉ: 
  A quien regala una caja roja de Nestlé, con la sana intención de endulzarnos la vida, le ofrecemos noticias de lo que hay realmente detrás de estos ricos bombones, y es que a nosotros SÍ que nos puede llegar a amargar un dulce.
  Costa de Marfil (38%), Ghana (19%), Nigeria (5%) y Camerún (5%) son los principales productores mundiales de Cacao del mundo. En África se produce el 80 % del cacao que luego se distribuye por todo el mundo. Pues sepan ustedes que solamente en Costa de Marfil, 15.000 niños son esclavizados para la recolección del cacao. Trabajan hasta jornadas de 14 horas con herramientas peligrosas, algunos de ellos,  manejando insecticidas peligrosos para la salud. Son tratados como prisioneros en las plantaciones y son golpeados si no realizan su trabajo o tratan de escapar. Tras acabar su jornada tendrán que arrastras sacos de hasta 70 kgs. de semillas de Cacao hasta los almacenes de las plantaciones. Muchos acabarán si no muertos, sí tullidos para toda la vida.
  La próxima vez que saboreen un bombón de Nestlé, no dejen de pensar en las cajas negras que hay detrás de cada una de las bonitas cajas rojas. Siempre se puede hacer algo para acabar con esto. Hay diferentes ONGS y Asociaciones en todo el mundo que luchan contra la esclavitud infantil de diversas formas, sí te afecta esto por favor, busca información en internet y contacta con ellos, toda ayuda es poca.
    

lunes, 29 de abril de 2013

Ryan, el niño que le quitó la sed a medio millón de africanos. Una bonita historia


El niño que le quitó la sed a medio millón de africanos.
COMPARTE!
Ryan nació en Canadá en mayo del 91. De pequeño, en la escuela, cuando tenía tan solo seis añitos su maestra les habló de cómo vivían los niños en África.

Se conmovió profundamente al saber que algunos hasta mueren de sed, que no hay pozos de dónde sacar agua, pensar que a él le bastaba dar unos pasos para que el agua saliera del grifo durante horas…

Ryan preguntó cuánto costaría llevarles agua. La maestra lo pensó un poco y recordó una organización llamada WaterCan dedicada al tema y le dijo que un pequeño pozo podía costar unos 70 dólares.

Cuando llegó a su casa fue directo a su madre Susan y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo para los niños africanos. Su madre le dijo que debía ganárselos él mismo y le fue poniendo tareas en casa con las que Ryan se ganaba algunos dólares a la semana. Finalmente reunió los 70 dólares y pidió a su madre que lo acompañara a la sede de WaterCan para comprar su pozo para los niños de África. Cuando lo atendieron le dijeron que lo que costaba realmente la perforación de un pozo eran 2000 dólares. Susan le dejó claro que ella no podía darle 2000 dólares por más que limpiara cristales para toda la vida, pero Ryan no se rindió. Le prometió a aquel hombre que volvería… y lo hizo.

Contagiados por su entusiasmo, todos se pusieron a trabajar : sus hermanos, vecinos y amigos. Entre todo el vecindario lograron reunir 2000 dólares trabajando y haciendo mandados y Ryan volvió triunfal a WaterCan para pedir su pozo.
En enero del 99 se perforó un pozo en un pueblo al norte de Uganda. A partir de ahí empieza la leyenda. Ryan no ha parado de recaudar fondos y viajar por medio globo buscando apoyos.

Cuando el pozo de Angola estuvo hecho, el colegio comenzó un carteo con niños del colegio que estaba al lado del pozo, en África.

Así Ryan conoció a Akana; un chico que había escapado de las garras de los ejércitos de niños y que luchaba por estudiar cada día. Ryan se sintió cautivado por su nuevo amigo y pidió a sus padres ir a verle. Con un gran esfuerzo económico por su parte, los padres pagaron un viaje a Uganda y Ryan en el 2000 llegó al pueblo donde se había perforado su pozo. Cientos de niños de los alrededores coreaban su nombre formando un pasillo.
- ¿Saben mi nombre? -preguntó Ryan a su guía
- Todo el mundo a 100 kilómetros a la redonda lo sabe, le respondió.

En la actualidad Ryan Hreljac tiene su propia fundación y llevan más de 400 pozos realizados en africa, este dato fue tomado en el año 2010.El niño que le quitó la sed a medio millón de africanos.

Ryan nació en Canadá en mayo del 91. De pequeño, en la escuela, cuando tenía tan solo seis añitos su maestra les habló de cómo vivían los niños en África.

Se conmovió profundamente al saber que algunos hasta mueren de sed, que no hay pozos de dónde sacar agua, pensar que a él le bastaba dar unos pasos para que el agua saliera del grifo durante horas…

Ryan preguntó cuánto costaría llevarles agua. La maestra lo pensó un poco y recordó una organización llamada WaterCan dedicada al tema y le dijo que un pequeño pozo podía costar unos 70 dólares.

Cuando llegó a su casa fue directo a su madre Susan y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo para los niños africanos. Su madre le dijo que debía ganárselos él mismo y le fue poniendo tareas en casa con las que Ryan se ganaba algunos dólares a la semana. Finalmente reunió los 70 dólares y pidió a su madre que lo acompañara a la sede de WaterCan para comprar su pozo para los niños de África. Cuando lo atendieron le dijeron que lo que costaba realmente la perforación de un pozo eran 2000 dólares. Susan le dejó claro que ella no podía darle 2000 dólares por más que limpiara cristales para toda la vida, pero Ryan no se rindió. Le prometió a aquel hombre que volvería… y lo hizo.

Contagiados por su entusiasmo, todos se pusieron a trabajar : sus hermanos, vecinos y amigos. Entre todo el vecindario lograron reunir 2000 dólares trabajando y haciendo mandados y Ryan volvió triunfal a WaterCan para pedir su pozo.
En enero del 99 se perforó un pozo en un pueblo al norte de Uganda. A partir de ahí empieza la leyenda. Ryan no ha parado de recaudar fondos y viajar por medio globo buscando apoyos.

Cuando el pozo de Angola estuvo hecho, el colegio comenzó un carteo con niños del colegio que estaba al lado del pozo, en África.

Así Ryan conoció a Akana; un chico que había escapado de las garras de los ejércitos de niños y que luchaba por estudiar cada día. Ryan se sintió cautivado por su nuevo amigo y pidió a sus padres ir a verle. Con un gran esfuerzo económico por su parte, los padres pagaron un viaje a Uganda y Ryan en el 2000 llegó al pueblo donde se había perforado su pozo. Cientos de niños de los alrededores coreaban su nombre formando un pasillo.
- ¿Saben mi nombre? -preguntó Ryan a su guía
- Todo el mundo a 100 kilómetros a la redonda lo sabe, le respondió.

En la actualidad Ryan Hreljac tiene su propia fundación y llevan más de 400 pozos realizados en africa, este dato fue tomado en el año 2010.

Se conmovió profundamente al saber que algunos hasta mueren de sed, que no hay pozos de dónde sacar agua, pensar que a él le bastaba dar unos pasos para que el agua saliera del grifo durante horas…
Ryan preguntó cuánto costaría llevarles agua. La maestra lo pensó un poco y recordó una organización llamada WaterCan dedicada al tema y le dijo que un pequeño pozo podía costar unos 70 dólares.
Cuando llegó a su casa fue directo a su madre Susan y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo para los niños africanos. Su madre le dijo que debía ganárselos él mismo y le fue poniendo tareas en casa con las que Ryan se ganaba algunos dólares a la semana. Finalmente reunió los 70 dólares y pidió a su madre que lo acompañara a la sede de WaterCan para comprar su pozo para los niños de África. Cuando lo atendieron le dijeron que lo que costaba realmente la perforación de un pozo eran 2000 dólares. Susan le dejó claro que ella no podía darle 2000 dólares por más que limpiara cristales para toda la vida, pero Ryan no se rindió. Le prometió a aquel hombre que volvería… y lo hizo.
Contagiados por su entusiasmo, todos se pusieron a trabajar : sus hermanos, vecinos y amigos. Entre todo el vecindario lograron reunir 2000 dólares trabajando y haciendo mandados y Ryan volvió triunfal a WaterCan para pedir su pozo.En enero del 99 se perforó un pozo en un pueblo al norte de Uganda. A partir de ahí empieza la leyenda. Ryan no ha parado de recaudar fondos y viajar por medio globo buscando apoyos.
Cuando el pozo de Angola estuvo hecho, el colegio comenzó un carteo con niños del colegio que estaba al lado del pozo, en África.
Así Ryan conoció a Akana; un chico que había escapado de las garras de los ejércitos de niños y que luchaba por estudiar cada día. Ryan se sintió cautivado por su nuevo amigo y pidió a sus padres ir a verle. Con un gran esfuerzo económico por su parte, los padres pagaron un viaje a Uganda y Ryan en el 2000 llegó al pueblo donde se había perforado su pozo. Cientos de niños de los alrededores coreaban su nombre formando un pasillo.- ¿Saben mi nombre? -preguntó Ryan a su guía- Todo el mundo a 100 kilómetros a la redonda lo sabe, le respondió.
En la actualidad Ryan Hreljac tiene su propia fundación y llevan más de 400 pozos realizados en africa, este dato fue tomado en el año 2010.

jueves, 3 de febrero de 2011

El CD Leganes propone un reto solidario a la afición en el partido contra el Getafe ‘B’: apadrinar a 500 niños de África y América Latina




• En el encuentro del próximo 6 de febrero, el Club Deportivo Leganes lanzará un reto especial a los asistentes del partido: apadrinar a 500 niños de África y América Latina a través del convenio firmado con la ONG World Vision

• El equipo ya apadrinó al primer niño: Rider, de 5 años

El próximo domingo 6 de febrero a las 17:00h, el Club Deportivo Leganes muestra su faceta más solidaria. En el encuentro que disputará ante el Getafe ‘B’ en el Estadio Municipal de Butarque, el equipo pepinero le propondrá a las dos aficiones un reto solidario: encontrar padrinos a 500 niños de África y América Latina que viven en situación de extrema pobreza.
 
Desde finales del año pasado, el equipo está en contacto con la ONG de desarrollo y ayuda humanitaria World Vision, con el objetivo de colaborar y realizar una acción solidaria. De hecho, el equipo ya apadrinó a un niño de 5 años de Bolivia al que dentro de pocos días le enviarán una camiseta firmada por todo el equipo.
 
Un partido solidario
 
Durante el encuentro del domingo, el equipo le contará a la afición cuál es el reto y repartirá entre los asistentes al partido información sobre la ONG World Vision y cómo pueden colaborar.
 
El saque de honor del partido también apoyará este reto solidario. Uno de los niños de la Escuela de fútbol del CD Leganés será el encargado de realizar el saque al comienzo del encuentro en honor a todos los niños que esperan ser apadrinados ese día.
 
World Vision: 60 años trabajando por los niños más vulnerables
 
World Vision es una ONG de desarrollo y ayuda humanitaria que trabaja desde hace 60 años en países en desarrollo para luchar contra la pobreza y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones, especialmente de los niños, que son los más vulnerables.
 
En España, World Vision trabaja desde 2005 y actualmente tiene 10.000 padrinos gracias a los cuales realizan proyectos de desarrollo en cinco países de África y América Latina.
 
Para unirse al reto
 
Para unirse al reto del Club Deportivo Leganes, es posible apadrinar niños en el teléfono 902 20 80 10 o en la web: http://www.apadrinamiento.es/