¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

Mostrando entradas con la etiqueta 15 m. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 15 m. Mostrar todas las entradas

domingo, 12 de agosto de 2012

Domingo 12 de Agosto en La Fortuna (Leganés), contra los recortes y contra la represión

miércoles, 11 de julio de 2012

El Madrid trabajador abrazó a sus hermanos mineros (Primera parte)




Ayer martes 10 de Julio acudí con verdaderas ganas a recibir a los mineros en Moncloa.
Pocas veces me he sentido cómodo en las manifestaciones populares a las que he acudido a lo largo de mi vida. A pesar de que en algunos momentos de mi vida me haya tocado incluso organizarlas, no he podido evitar las más de las ocasiones una escisión entre mente y emociones que me impedía fundirme en los protocolarios coros de las masas, en los lemas gastados y viejos por demasiado ritualizados y repetitivos, por la autocontenida expresión de la protesta en esta larga transición desde un postfranquismo casposo a una democracia por decenas de años atada y bien atada.
Esta vez no ha sido así. Ayer martes 10 de Julio acudí con verdaderas ganas a recibir a los mineros en Moncloa, no con el autoimpuesto esfuerzo de otros casos, movido por el imperativo moral de reclamar unos derechos o condenar una acción injusta, a sabiendas de que los límites de juego estaban marcados de antemano.
Ahora la esperanza de un despertar colectivo de, al menos, una parte de mi clase, la trabajadora, animaba mi impulso para estar allí, fundiéndome con la masa que ya una hora y cuarto antes de la cita desbordaba el final de la calle Princesa, las proximidades de la estación de Metro, la campa próxima a la Junta Municipal de Moncloa y más allá del odioso Arco de Triunfo franquista, perdiéndose la visión del gentío hasta donde alcanzaba la vista.
El rojo de las pancartas y banderas políticas y sindicales y el tricolor de la que para muchos de nosotros es nuestra auténtica bandera de Estado se agitaban con entusiasmo, mezcladas entre la asturiana, la aragonesa, la andaluza y las de las dos Castillas, representando a las tierras de las que los héroes de negro carbón llegaban al Madrid, “rompeolas de todas las Españas”, que dijo el republicano Antonio Machado, entre cánticos de “Santa Bárbara Bendita”, gritos de “Madrid entero se siente minero”, “Madrid entero está con los mineros” o el lema de la Unidad Popular Chilena “El pueblo unido jamás será vencido”

Confieso que me sentía entre expectante y ansioso por verlos llegar, que me embargaba un nerviosismo que me hacía mirar con el rabillo del ojo el reloj cada pocos minutos, mientras trataba de mantener la calma hablando con varios compañeros, conociendo a otros de los que sólo tenía referencia a través de las redes sociales y liándome un cigarrillo tras otro.

En eso que pasó un pequeño grupo de militantes del PSOE con sus banderitas. No pude ni quise reprimir el acto de golpearme la mejilla derecha con la mano extendida, mientras les gritaba “mucho papo”.

Nunca confundiré al disciplinado afiliado al partido socialiberal con sus dirigentes, tan sensatos ellos que, después dar pellizcos de monja a la ultraderecha gobernante, se limitan a comprender la necesidad de las medidas antisociales del partido natural del capital. Pero no está de más hacerles sentir alguna incomodidad cuando ahora vienen a manifestarse y en el pasado callaban cómplices ante las medidas que aplicaba su partido en el Gobierno contra los trabajadores.

La impaciencia para llenar la larga hora que faltaba hasta las 10 de la noche y la demora de quienes han demostrado infinitamente más ser nuestros héroes que los pateapelotas de una “roja” que no es la de muchos de nosotros me hizo bajar con varios compañeros hacia la A-6 en su busca.

Pronto nos encontramos dos enormes pancartas de la Federación de Foros de la Memoria Histórica en las que sólo se leían en grandes letras las siglas duplicadas UHP (Unión de Hermanos Proletarios), que conmemoraban la alianza de lucha de UGT y CNT durante la Revolución de Asturias de 1934 y que recibían a los mineros que ya llegaban con sus cascos iluminados, dentro de un cordón sindical flanqueado por los combativos bomberos de Madrid. Estos fueron los primeros que los recibieron en la capital

Conviene recordar de los bomberos de Madrid que, cuando acamparon en defensa de sus recortados derechos el pasado verano ante El Prado, fueron ignorados por los medios de comunicación capitalistas y “alternativos”, infinitamente más complacientes e interesados en otros acampados, los agitamanitas de Sol, esos que consideraban la lucha de clases una antigualla y el trasversalismo interclasista y burgués el gran hallazgo de “lo nuevo”. ¡Qué gran paradoja para ellos tener que pronunciar ayer 100 veces la palabra obrero y clase obrera y callar su sucedáneo de “ciudadanos”!.

Alguno de ellos, megáfono en mano –les encanta este instrumento más que a un tonto un lápiz, tanto que alguno de sus grupos se representa a sí mismo con una silueta femenina con el aparato (megáfono) en la mano- tenía que seguir la letra que muchos conocemos desde nuestra niñez, sin necesidad de ser mineros ni asturianos, -“Santa Bárbara Bendita”- para tratar de dirigirnos a quienes tenemos muy claro lo que somos, clase trabajadora, muchos años antes de que recién lo hayan descubierto ellos. Quizá sea sobre todo responsabilidad de muchos de sus mayores –yayoflautas o no- que no hicieron la transmisión intergeneracional de educarles en el orgullo y la conciencia de clase, bajo el argumento de la renuncia que se expresaba en el “yo no voy a adoctrinar a mis hijos como me hicieron los curas a mí” y que ponía en evidencia el abandono y traición a sus propias convicciones. Así de lights les han salido. O quizá sea que la conciencia que les transmitieron sea la de clase media.

Por mucho que ahora se disfracen de lo que nunca han sido estos modernos buscadores del remedio, para nuestros males, de la “democracia participativa”, sin principio activo socialista, sabemos muy bien que no tenemos nada que agradecerles; antes al contrario, son los mineros los Sísifos que han robado el fuego sagrado de la rebelión a los dioses para entregárselo a sus hermanos de clase.

Fue un momento especialmente emocionante cuando los mineros llegaron hasta donde estábamos. Miles de gargantas expresaban su cariño a quienes habían tenido la entereza y el sentido de la lucha, caminando 400 kilómetros para, defendiendo sus derechos, señalarnos con su ejemplo el camino del combate al resto de los trabajadores, no sólo madrileños sino de todo el Estado español. Se respiraba el ambiente cargado de sentimientos, las bocas expresando su admiración hacia quienes completaban una parte de la etapa pero no su camino, porque el de la clase trabajadora nunca termina y la emancipación colectiva es parte de un ejercicio que no se gana de una vez para siempre sino que ha de ser defendido de forma permanente.

Junto a los mineros, mineras. Muy cerca de ellos sus mujeres, madres, hijas y hermanas, sin las cuales su lucha hubiera sido imposible porque les hubiera faltado el aliento y la energía suficientes no ya para continuar su larga lucha sino siquiera para iniciarla. Combativas como ellos mismos, han sufrido la represión y se han enfrentado a las fuerzas represivas con tanta entereza como sus hombres. En sus pechos late la misma profunda convicción de la justeza de una furia cuya razón de ser nace de la misma profundidad de la tierra.

Los flashes iluminaban los brillantes ojos de muchos rostros de hombres y mujeres, en alguno de los cuales vi el atisbo de una lágrima, seguramente por tanta intensidad contenida en 20 días de espera desde que aquellos hombres y mujeres abandonaron a sus tierras y familias para visitarnos y traernos el mensaje de su fecunda rabia.

A ratos acompañándoles desde fuera del cordón sindical, a ratos superándoles en su marcha, mucho más lenta por la dureza de tantos días sobre el asfalto seguimos caminando y perdiéndonos el grupo de amigos y camaradas en la masa compacta de hombres y mujeres de todas las edades, en un estado de exaltación ante la fuerza tranquila de una multitud que se sabía clase y sentía el orgullo de pertenencia, gracias a quienes nos habían contaminado de nuevo de un sentimiento, para muchos, largo tiempo aletargado.

El relato, la subjetividad que se conforman en un colectivo que se reconoce como clase, que rechaza el destino que quieren imponerle sus enemigos, que comienza a adquirir confianza en su fuerza potencial y que, en sus consignas y en las miles de microconversaciones que se producen en los pequeños grupos que forman la masa, expresa el atisbo de un discurso alternativo al desorden que sobre sus vidas imponen las clases que rigen sus destinos.

Ese latir, esa vivencia que se hace identidad colectiva, son muy distintos que el de la multitud amorfa de “ciudadanos”, cruzada de todas las contradicciones sociales de clase y cuyo resultado se agota en mantener intacto el orden del capital, aunque ligeramente “embellecido” por la blandengue quimera de conciliación de intereses opuestos para justificar el embuste de un 99% que no puede ser porque en ese porcentaje hay quienes jamás estarán a favor de la derribar el capitalismo porque identifican con él la miseria moral de sus sueños pequeñoburgueses.

Quizá por todo ello hacía mucho tiempo que no veía tantas banderas rojas con sus hoces y martillos agitándose al viento, tantas banderas comunistas que son de todos los que no nos limitamos a la única disciplina de un solo partido comunista porque en casi todos ellos reconocemos una parte de nuestra propia herencia ideológica.

En esta manifestación, los reaccionarios del “inclusivismo”, los interclasistas trasversales ni de derechas ni de izquierdas han tenido que tragarse sus sapos del “no a las banderas” que imponían en el pasado y ponerse a la cola. De ahí, quizás el camuflaje de enrojecerse por fuera para seguir intentando colarnos de matute sus mercancías averiadas. Esto para los del 15M, recién convertidos, oportunistas que pretenderán darnos lecciones de lucha de clases que hasta ayer negaban a quienes les combatimos por su reaccionario discurso pretendidamente superador de las contradicciones que genera el capitalismo, y que son mucho más que tomar al banquero por el todo capitalista, que rechazaban a quienes sí teníamos un discurso ideológico y político, que despreciaron como caduco, cuando “lo nuevo” de lo que alardean es mucho más viejo que cualquier otro pensamiento al que niegan.

De forma tímida, escuché a varios rastafaris “indignados” el intento de lanzar la consigna de que los mineros debían acampar en Sol, a lo que les pregunté si para hacer batucadas o para participar en posición de flor de loto en uno de esos happenings que organizaban sus Comisiones de Espiritualidad. Nada dijeron, ignoro si por falta de agilidad mental o ante la evidencia de ausencia de quórum de sus propuestas.

Lo de acampar no es otra cosa que el intento de algunas sectas políticas que llevan varios días lanzando con poco éxito sus consignas de, por un lado, desmovilizar la lucha minera y, de paso, la antorcha que está recogiendo el resto de los trabajadores y, por el otro, de enlazar las acciones de la minería que, han levantado la lucha social, con ese engendro de convocatoria para el 21 de Julio, un culebrón veraniego más al que nos tiene acostumbrado el entorno “indignado”. Como en el kárate, utilizar la fuerza del enemigo en beneficio propio y contra él mismo. Malas noticias para ellos. Los sindicatos de los mineros ya han dejado claro que no acamparán en Sol.

Los mineros no necesitan música mística, ni sectas Zeitgeist, ni Comisiones de Espiritualidad que se abracen con los chicos de las JMJ Papales, ni talleres de reflexoterapia o papiroflexia, ni huertos urbanos, ni adoptar la posición del loto en actitud meditativa, ni fascistas que se declaren ni de derechas ni de izquierdas, ni chivatos, ni amigos de Punset, ni traidores pseudoizquierdistas que les hagan el trabajo sucio a los que quieren una revolución de colores del 99% que integre los intereses de clase de la burguesía.

Si algo necesitan los mineros es vencer pero el camino no es el de permanecer en las tiendas “quechua”, convertidos en parque temático, amodorrados por la canícula y viendo desfallecer sus fuerzas en un quietismo espiritualista a lo gandhiano. Eso es lo que quieren sus enemigos de clase (su derrota y la del resto de los trabajadores), aunque estos se disfracen de lagarterana ideológica.

Y para vencer tienen que moverse, como se han movido con sus lanzacohetes y a hostias con las fuerzas represivas –¡cómo callan cínicamente esto los espiritualistas del maestro Gandhi y su pacifismo destinado a desarmar a las víctimas!-, como se han movido estos 400 kms hasta Madrid.

Y para vencer y moverse necesitan que nos movamos el resto de los trabajadores. Los bomberos que los han recibido con cariño, los maestros y los profesionales de la sanidad, los del sector de la automoción y de la construcción, los del metal y los de la mensajería, los de la banca y los de telemarketing,...todos,... los precarios y los que aún mantienen sus puestos de trabajo, los parados y los de contrato temporal, los pensionistas y los que aún no comenzaron a trabajar, los estudiantes –que algún día serán trabajadores o parados-, los becarios y los que dejaron de estudiar,...todos.

Y todos los trabajadores necesitamos imponer a las direcciones reformistas, claudicantes y desmovilizadoras de CCOO y UGT y a los alternativos que cacarean “huelga general” como el gallo de Morón pero sin más acción que la verbal, salvo excepciones, una nueva dinámica de luchas para generar un proceso sostenido de movilizaciones; un proceso movilizador que confluya en una nueva huelga general, a la que le suceda un tsunami de protestas convergentes y coordinadas, con un claro posicionamiento de clase, y no ciudadanista, ni tranversal ni interclasista. El objetivo no puede ser otro que el derrocamiento de este gobierno y la preparación de un nuevo proyecto sindical y político de las izquierdas, capaz de coordinarse con el resto de trabajadores organizados europeos hacia la derrota de los programas de austeridad y recortes sociales en el Viejo Continente.

Los mineros tienen que vencer sí, pero su victoria no se puede desligar de la necesaria lucha y victoria del resto de los trabajadores españoles y europeos, ni ser condenada a tostarse al sol, viendo languidecer su fuerza, porque en ésta en que estamos, o se salva el conjunto de nuestra clase, derribando al capital y levantando un programa revolucionario y socialista, o nos hundimos todos.

No las tengo todas conmigo respecto a la próxima manifestación de hoy día 11 de Julio a la que acudiré dentro de unas horas. Y no las tengo todas conmigo, como no las tenemos miles de trabajadores y militantes de izquierdas, porque conozco bien la práctica sindical de CCOO y UGT que nuestra clase lleva tantos años padeciendo.

Como dice mi amigo Benjamín Balboa, “sólo la traición puede impedir la victoria”.

jueves, 3 de mayo de 2012

La acampada como forma de protesta es totalmente legal

Varias sentencias afirman que la acampada y el resto de actividades comunicadas como forma de protesta continuada forman parte del derecho de concentración
Los políticos y autoridades amenazan al movimiento 15M advirtiendo de la ilegalidad de las acampadas. Por ejemplo, se acaban de decir las siguientes declaraciones:
El Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz aseguraba el martes que no dejaría que los indignados volviesen a acampar en Sol. "No, no va a acampar el 15M porque es ilegal y evidentemente no va a haber acampadas porque son actos ilegales". No obstante, el ministro distinguía entre acampadas y manifestaciones y afirmaba que éstas últimas "son un derecho fundamental".
Asimismo, la Delegación del Gobierno en Madrid recuerda que una acampada en la Puerta Sol vulnera los derechos de los ciudadanos a la libre circulación. “Acampar es ilegal y no será posible en el aniversario del 15-M. Otra cosa es manifestarse, que es un derecho fundamental”.
Sin embargo, los tribunales dicen precisamente lo contrario, que el derecho fundamental de manifestación también incluye las acampadas. Por ejemplo, es muy significativa la Sentencia núm. 2143/2010 de 1 octubre del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Valladolid (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 3ª). Resumiendo el contenido de esta sentencia:
El sindicato CGT solicitó una concentración de protesta de carácter continuado, que inicialmente abarcaba una duración de 12 días, durante el curso de la cual iban a tener lugar distintos actos lúdicos-festivos-reivindicativos, así como la celebración de asambleas, reuniones y todo tipo de actos sindicales y sociales. La policía municipal de Valladolid procedió a "intervenir" pero sin embargo el tribunal afirma que lo hizo violando grave e injustificadamente el ejercicio de un derecho constitucional de reunión, desmantelando el denominado "campamento libertario".
Se disponían de todos los permisos, autorizaciones y/o licencias necesarias para el desarrollo de la concentración-reunión-manifestación. Por tanto, la intervención de la policía municipal no ya desmantelando el campamento sino formulando denuncias por determinadas actuaciones administrativas, íntima e ineludiblemente ligadas al ejercicio del derecho de reunión, entraña una extralimitación, un abuso del poder, absolutamente injustificado, ejercitado únicamente con la finalidad de impedir el ejercicio de un derecho fundamental.
En conclusión, y tal y como se ha señalado, si la acampada forma parte del derecho de manifestación y la celebración de cualquier otra actividad (los comunicantes indicaron “debates, organización de acciones reivindicativas, asambleas, elaboración de comunicados y en general actividades de presión ciudadana para que los diputados y senadores pidan la celebración del referéndum”) se encuentra amparada por su ejercicio.
En el mismo sentido existen sentencias del TSJ Canarias (Sede Santa Cruz de fecha 3.11.2006), del TSJ de Navarra, de fecha 23.6.2005 y del TSJ de Andalucía (Sevilla) 14.6.2002.
Se puede leer la sentencia completa en:
Y comentarios a esta sentencia en:
Aparte de estas sentencias hay que tener en cuenta otros aspectos:
La ocupación de vía pública es una competencia municipal, regulada mediante Ordenanzas municipales, con lo cual es la única competente para actuar ante una concentración que implique, por ejemplo, una acampada, pero teniendo en cuenta las anteriores sentencias no puede proceder a su desalojo si no se produce ninguna alteración del orden público ni violencia. En este último caso podría intervenir la delegación del gobierno a través de las fuerzas de seguridad del estado.
Y como es natural, una acampada pacífica, como ya se ha explicado, no entra dentro de la alteración del orden público. Así, por ejemplo la STC 66/1995, de 8 de abril , afirma que para que pueda prohibirse una concentración no basta, pues, la mera sospecha o la posibilidad de que la misma produzca una alteración del orden público, sino que quien adopta esta decisión debe poseer datos objetivos suficientes, derivados de las circunstancias de hecho concurrentes en cada caso, a partir de los que cualquier persona en una situación normal pueda llegar racionalmente a la conclusión, a través de un proceso lógico basado en criterios de experiencia, que la concentración producirá con toda certeza el referido desorden público. En cualquier caso, si existen dudas sobre la producción de estos efectos, una interpretación sistemática del precepto constitucional lleva a la necesaria aplicación del principio de favor libertatis y a la consiguiente imposibilidad de prohibir la realización de la concentración.
¿Y si no notificamos una concentración?
Las manifestaciones que no se hubieran ajustado al régimen de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión no por ello habrían de reputarse ilegales (sino sólo no amparadas por la Ley Orgánica), y hay que interpretar que de no producirse alteraciones del orden público o de incurrir en algún motivo expreso de ilegalidad no podrían ser disueltas.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Avaaz y el Avance de la Democracia‏


Haz clic abajo para comprarle al mundo una taza de café:

Es maravilloso poder unirnos finalmente con otras personas de este planeta, alzar nuestras voces, y ser escuchados. Me siento tan feliz y orgullosa de ser parte de Avaaz. ¡A veces no puedo creer que esto realmente esté sucediendo! Desde el fondo de mi corazón, GRACIAS... gracias a todas las personas que forman parte de este movimiento y que están unidas por un espíritu común. 
-- Alexandra, miembro de Avaaz en Alemania 
Algo grande está sucediendo. Desde la Plaza Tahrir hasta la Puerta del Sol y Wall Street; desde los increíblemente valientes periodistas ciudadanos de Avaaz en Siria hasta los millones de personas que vienen ganando campaña tras campaña utilizando el internet... la democracia está despertando. No hablamos de la democracia del pasado, debilitada por la corrupción, y marcada por el circo de los medios de comunicación, ni tampoco de esa democracia limitada al "vota-cada-cuatro-años". Esto es algo mucho más profundo. Muy dentro de nosotros, estamos dándonos cuenta del poder que tenemos para construir el mundo con el que todos soñamos.   

El avance de la democracia está barriendo el mundo y, allá por donde pasa, Avaaz está ahí. Juntos hemos jugado un papel destacado en los logros obtenidos contra la corrupción en Brazil, en India y en Italia; deteniendo la ofensiva del magnate Rupert Murdoch en su carrera por dominar los medios de comunicación mundiales; ganando importantes victorias medioambientales, en la lucha por salvar a las ballenas y proteger nuestros océanos; rompiendo los bloqueos informativos durante las movilizaciones ciudadanas de la Primavera Árabe, y garantizando financiación y protección para grupos activistas pro-democracia desde Zimbabue hasta Birmania, pasando por Siria. 

Ahora somos 10 millones, y cada día que pasa estamos obteniendo mayores victorias. Con más de 1000 campañas en nuestro haber, y muchas más en desarrollo, estamos comenzando a construir ese mundo que la mayoría de la gente quiere. Y esto es apenas el inicio

Parece increíble, pero hasta hace poco el trabajo de nuestra comunidad ha sido posible gracias a la colaboración de apenas 10,000 personas que aportan 3 o 5 euros o dólares a la semana, más o menos el precio de un par de cafés, para financiar todos los costes organizativos de Avaaz. Pero para estar a la altura de este momento y enfrentarlo con éxito, tenemos que acelerar, elevando el número de colaboradores semanales hasta los 20.000, y duplicando así nuestra capacidad para hacer todo lo que venimos haciendo y más. Haz clic abajo para hacer esto una realidad y ofrecerle al mundo una taza de café: 

https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 
 

Realizar una pequeña contribución de manera regular permite a Avaaz planificar de manera responsable, teniendo en cuenta los costes a largo plazo, tales como nuestro pequeño pero extraordinario equipo, nuestro sitio web y la tecnología que utilizamos, así como la seguridad de nuestros sistemas (¡esto suele resultar costoso dado que nuestras campañas están plantándole batalla a siniestros personajes de mucho poder!) También nos brinda la posibilidad de responder inmediatamente a distintas crisis justo cuando suceden y movilizarnos en torno a aquellas oportunidades que van surgiendo, sin demoras innecesarias.

Una pequeña contribución de 3 o 5 euros o dólares semanales por parte de otros 10.000 miembros de Avaaz le permitiría a nuestra comunidad expandir todo nuestro trabajo este año próximo, ayudando a salvar vidas durante emergencias humanitarias, protegiendo el medioambiente y la naturaleza, apoyando iniciativas pro-democracia, luchando contra la corrupción política, promoviendo iniciativas por la paz y combatiendo la pobreza. 

Donar a Avaaz tiene un doble impacto: en primer lugar, porque nuestras donaciones no solo contribuyen a impulsar cambios fortaleciendo el impacto de campañas específicas; pero además, porque cada contribución ayuda a seguir construyendo nuestra comunidad, lo que a su vez aumenta nuestro impacto potencial durante las próximas décadas. Es una inversión con resultados a corto y a largo plazo para el futuro de nuestros hijos y de nuestro planeta. Haz clic aquí para contribuir: 

https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 
 

La recaudación de fondos supone, a menudo, un reto para las organizaciones que buscan cambios sociales. Los fondos provenientes de gobiernos o corporaciones suponen un serio peligro para nuestra misión. Cuando se trata de grandes donantes, sus aportaciones suelen llegar acompañadas de fuertes condiciones y restricciones. Las técnicas tales como telemarketing, marketing directo por correo o en las calles pueden llegar a tener costos tan altos como los beneficios que generan, lo que significa que buena parte de las donaciones de los miembros a menudo financian tales programas en lugar del trabajo de campañas. Es por eso que el modelo de Avaaz, online y basado en donaciones de sus miembros, es el mejor camino para impulsar el motor del cambio social, y una gran parte de la promesa sobre la que se asienta nuestra comunidad. 

Si logramos multiplicar el número de donantes regulares con el que contamos, nuestra comunidad, y el impacto de nuestras campañas, entrarán en una nueva dimensión. No puedo dejar de pensar en ese momento. 

Soy consciente de que hacer una donación es un acto de esperanza y de confianza. Y me siento con la gran responsabilidad de ser el guardián de esa esperanza. Mi equipo y yo estamos profundamente comprometidos a respetar la confianza que depositáis en nosotros con vuestra esperanza, tiempo y recursos. Lo que estamos construyendo es algo especial, y si podemos seguir creyendo y confiando los unos en los otros, todo es posible. 

Con esperanza y gratitud a esta formidable comunidad, 

Ricken Patel
Avaaz

PD - Por si acaso estás todavía considerando la posibilidad de hacer una contribución, a continuación podéis leer 11 razones adicionales para colaborar con Avaaz :)

Razón #1 -- Lo que hacemos tiene un impacto

Con 10 millones de miembros en todas y cada una de las naciones del mundo, somos capaces de generar movilizaciones masivas en respuesta a las necesidades y oportunidades del momento. Avaaz logra resultados: juntos hemos salvado vidas en Haiti y en Birmania, hemos influenciado decisiones políticas desde Brasil al Japón, y conseguido victorias en el marco de los tratados internacionales, tal y como la prohibición de las bombas de racimo y la salvaguarda de reservas marinas. El anterior Primer Ministro inglés, Gordon Brown, dijo de Avaaz: "Ustedes han llevado adelante el idealismo del mundo.... nunca subestimen el impacto que tienen sobre sus líderes"; mientras que el prestigioso "The Economist" ha dicho que Avaaz esta "posicionado para llevar a cabo un ensordecedor llamamiento de atención a los líderes del mundo". Al Gore dijo, "Avaaz es una fuente de inspiración, y ya está marcando la diferencia". Solo tenemos cinco años y seguimos creciendo a ritmo de vértigo. Cuantos más nos comprometamos y contribuyamos, mayor será nuestro impacto.

Haz tu contribución aquí: https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 


Razón #2 -- Una donación a Avaaz es una inversión que se traduce en cambios sociales duraderos

A través de Avaaz, nuestras contribuciones sirven para financiar campañas de alto impacto que, a su vez, ayudan a conseguir nuevos miembros. Y más miembros se traducen en nuevas aportaciones, y en mayor impacto. De este modo, no sólo estamos logrando cambios específicos con nuestras donaciones, sino que también ayudamos a hacer crecer a una comunidad de nuevos miembros, los cuales multiplicarán tu donación, y serán una fuente creciente y permanente de cambio. Este doble impacto tiene un tremendo valor filantrópico a largo plazo.

Razón #3 – No tenemos burocracia

Avaaz es una red masiva de ciudadanos, pero nuestra organización es pequeñísima; contamos con un equipo con poco más de 30 personas trabajando a tiempo completo dedicadas a impulsar campañas, con apoyo tecnológico y operativo adicional. La mayoría de las grandes ONGs internacionales tienen cientos o hasta miles de empleados. El reducido tamaño de nuestro equipo significa que no tenemos tiempo para entretenernos con papeleos inútiles o gestiones internas interminables. No tenemos opción sino concentrarnos en lograr resultados concretos.

Razón #4 – Estamos sujetos a auditorías regularmente, y somos fiscalmente responsables

Hoy en día existe mucha aprensión sobre el pobre manejo de los fondos donados. Gran parte de estos temores son infundados. Lo cierto es que la mayoría de las organizaciones están compuestas de personas comprometidas con principios que todos compartimos. Con Avaaz, podéis tener confianza en cómo se manejarán los fondos, en parte porque estamos legalmente obligados a completar una auditoría cada 12 meses. La auditoría revisa todos los aspectos de nuestra contabilidad y prácticas financieras. Desde que lanzamos nuestra primera campaña, nos han hecho 4 auditorías -- y cada vez nuestras cuentas han sido certificadas como perfectamente fiables y en regla. (Para más información, haz click aquí.
 
)

Razón #5 – Contamos con un equipo profesional de primera categoría que realiza un trabajo extraordinario

Organizar campañas, tratar de influenciar a los que toman las decisiones, y otras acciones dirigidas a lograr un cambio social constituyen un trabajo muy serio y exigente. Cuanto más competente sea nuestro equipo, mayor será el impacto de las donaciones que recibimos. Avaaz atrae a algunos de los mejores profesionales y activistas del mundo en este ámbito. Muchos de nuestros directores se unieron al equipo después de liderar organizaciones internacionales destacadas en el ámbito del trabajo de campañas, y la mayoría cuentan con un historial académico magnífico. 

Contribuye ahora: https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 


Razón #6 – Somos independientes al 100%

Avaaz no acepta, bajo ninguna circunstancia, dinero de gobiernos o corporaciones privadas. Esto permite que nuestra voz refleje exclusivamente los principios y valores de nuestros miembros, en vez de vernos coartados por grandes donantes o agendas políticas. Si bien en su arranque Avaaz recibió fondos de parte de organizaciones asociadas y fundaciones, en estos momentos el 100% de nuestro presupuesto proviene de donaciones pequeñas realizadas en la web. En otras palabras, la única agenda que seguimos es la agenda ciudadana definida por nuestros miembros.

Razón #7 - Distribuimos el dinero cuando tiene sentido, y lo hacemos llegar a quienes pueden conseguir un mayor impacto

Avaaz ha donado más de $5 millones a otras organizaciones en aquellas ocasiones en las que hemos considerado que estaban en una mejor posición para generar impacto real sobre algún tema en particular o en un momento de crisis. Por ejemplo, juntos pudimos recaudar 1.6 millones de dólares que fueron donados a una red de monjes de Birmania y a diversas organizaciones humanitarias. También recaudamos $1.3 millones para apoyar el trabajo de grupos locales en Haití y ayudar a las víctimas del terremoto (mira este video
 
 de los grupos que recibieron nuestra donación), y más de 1 millón de dólares para ayudar a organizaciones en Pakistán tras las terribles inundaciones en el 2010. La forma en que apoyamos a otras organizaciones también es importante. La mayoría de las fundaciones tienen numerosos procedimientos y límites que hacen que su trabajo sea más laborioso y burocrático, lo que las lleva a evitar riesgos a la hora de apoyar acciones de movilización política. En Avaaz tenemos la libertad de contactar y trabajar con las personas y organizaciones más capacitadas, y las apoyamos para que puedan seguir haciendo lo que saben hacer, y de la manera más eficaz.

Razón #8 – Nuestras acciones son políticas (esto es fundamental)

La mayoría de las organizaciones sin fines de lucro permiten la deducción de impuestos por las donaciones que los ciudadanos les hacen. Pero esto significa que estas organizaciones se hallan en parte financiadas con dinero público proveniente de dichos impuestos, y que los gobiernos pueden imponer regulaciones estrictas en cuanto al tipo de trabajo que pueden o no pueden hacer. Por ejemplo, pueden limitar su libertad de criticar, o de apoyar u oponerse a los políticos y oficiales electos. El hecho de que las donaciones a Avaaz no sean deducibles de impuestos nos da la libertad de expresar o hacer lo que sea necesario para que nuestros líderes nos tomen en cuenta. Dado el número de combates importantes que se ganan o se pierden en el ámbito de la política, dicha libertad nos permite ser mucho mas eficaces que aquellos otros grupos que evitan alzar sus voces en la arena política.

Razón #9 – Vamos allá donde hay mayor necesidad y mayor oportunidad

La mayoría de las organizaciones se concentra en un solo tema o problema a largo plazo. Su trabajo es de vital importancia, pero también quiere decir que cuando surgen necesidades urgentes u oportunidades inesperadas para generar algún cambio social, les cuesta más trabajo responder con suficiente rapidez y agilidad. Las campañas de Avaaz abordan las necesidades y oportunidades más apremiantes, apareciendo en los momentos en los que es más necesario generar un clamor ciudadano global. Trabajamos continuamente con otras organizaciones con larga experiencia y profundo conocimiento sobre los temas de nuestras campañas, y de ellas también venimos recibiendo reconocimiento del valor añadido que supone nuestro trabajo.

Puedes hacer una contribución aquí: https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 


Razón #10 – Utilizamos un modelo fuertemente basado en el principio de responsabilidad democrática

Las campañas de Avaaz siguen un modelo que está impulsado por el poder de los ciudadanos. Nuestras prioridades se establecen anualmente y semanalmente, con base en sondeos y encuestas a nuestros miembros. Toda campaña que lanzamos pasa primero el filtro de la consulta con nuestros miembros. No importa cuanto esfuerzo ponemos en desarrollar una campaña; si nuestros miembros no le dan el apoyo suficiente, la campaña no se lleva a cabo. De esta manera, nuestros miembros también participan a la hora de decidir cómo gastamos el dinero recibido en donaciones.

Razón #11 – Somos una organización única

Avaaz es el primer gran movimiento global, basado en la tecnología más avanzada, impulsado por el poder ciudadano, y con la capacidad de abordar cualquier tema o problemática a nivel mundial. En este mundo en el que los problemas a los que nos enfrentamos son cada vez más de alcance global, y donde las soluciones exigen una acción democrática internacional, Avaaz está posicionada de manera única para generar este tipo de cambio. No existe otra organización que pueda movilizar una presión ciudadana coordinada, amplia y potente, en 193 países en apenas 24 horas, e incluso menos. Este nuevo modelo de acción política colectiva por internet ha logrado ya cambiar políticas domésticas de varios países, y en Avaaz estamos adaptándolo a un contexto global. ¿El resultado? El movimiento "online" más grande de toda la historia. Y esto no es más que el principio...

Haz una donación segura a Avaaz: https://secure.avaaz.org/es/sustain_avaaz_dec11_sp_2/?vl
 

domingo, 11 de diciembre de 2011

"Asamblea Leganés del 15-M. Acciones de ésta semana"







ACCIONES!! planificadas en estos días. Necesitamos el apoyo de todas las personas a que se realicen, pero especialmente es muy positivo que acuda gente a participar activamente en las acciones del Lunes (tanto mañana como tarde), martes por la mañana y miércoles por la mañana. Las acciones planteadas son:

- Lunes 12 9h: acudir a la entidad bancaria del caso (Caja España, ubicado en la Avda. de la Universidad cerca de la comisaria de Policía) para repartir octavillas.

- Lunes 12 19h: poner el punto de información concreto sobre este tema, con la presencia del afectado en un lugar cercano a su domicilio (Glorieta del Santo Niño). Será a las 19:00 h. Si hay gente suficiente un grupo se dividiría e iría a los domicilios cercanos

- Martes 13 11h Plaza Comunidad de Madrid. Junto a Juzgados. Leganés: apoyo a las compañeras que fueron detenidas en el desahucio de Joe, que tendrán la primera vista del juicio.

Plenario Martes 13 a las 20.00 h, punto de encuentro en el metro casa del reloj.
- Miércoles 14 a partir de 7:30: acudir al desahucio para intentar evitarlo. Habría que intentar lo antes posible (esta convocado el desahucio a las 10:00 h.). Una buena hora desde las 7:30 – 8:00 como muy tarde. Es necesario, según nos han comentado desde la PAH, que nombremos un portavoz (con los medios) y un mediador (con la policía). Este se nombrara en Intercomisión pero desde Acción van algunas personas propuestas.

- Jueves 15 18h: Junta de Distrito de San Nicasio (en el C.C. José Saramago) acudir a concentrarse y participar si es posible, sobre todo si se ha producido el desahucio el día anterior.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Jeremy Rifkin: "España podría crear millones de trabajos mañana gracias a sus edificios" El escritor y economista apoya al 15-M y anima a los jóvenes a unirse a la Tercera Revolución Industrial


El economista, escritos y asesor político norteamericano Jeremy Rifkin Archivo
El cambio climático, el agotamiento de los hidrocarburos, la crisis económica, el movimiento del 15-M y sus franquicias alrededor del mundo, todo está relacionado y, según el economista, escritor y asesor político Jeremy Rifkin, tienen una solución común: abandonar el modelo agotado de la Segunda Revolución Industrial y abrazar la tercera, basada en las energías renovables e Internet. No hay tiempo que perder ni otra solución posible, el futuro es ahora y está en manos de las nuevas generaciones nacidas en la era de Internet.
Jeremy Rifkin, que publica La Tercera Revolución Industrial (ed. Paidós), pide a los jóvenes que tomen las riendas de un movimiento que modificará por completo el modelo energético, político y empresarial. Una revolución basada en el poder lateral que, según Rifkin, han sabido demostrar tan bien en las calles. Es tiempo de evolucionar y trasladar lo aprendido a las empresas, a la política y a la sociedad civil. "¿Dónde quieres estar de aquí a 20 años?" les interpela Rifkin. Una pregunta mucho más trascendental de lo que parece.
¿Internet y energías renovables son el binomio de la economía del futuro?
Si, se trata de una nueva revolución industrial, la Tercera Revolución Industrial, que creará millones de empleos en España y miles de oportunidades para pequeñas y medianas empresas. Hará que la economía vuelva a crecer y enderezará la seguridad energética y el cambio climático en el mundo.
La Segunda Revolución Industrial está agotada, el petróleo se están acabando, la tecnología es muy vieja, estamos inmersos en una crisis económica que ha dejado a millones de personas en España y en el mundo sin trabajo y la gente joven sale a la calle por todo el planeta para decir "basta". La Tercera Revolución Industrial, basada en las energías verdes y organizada y administrada desde Internet es la esperanza para las nuevas generaciones.
¿Que pasos está dando Europa para adaptarse a esta nueva Revolución Industrial?
La UE respalda formalmente este paso hacia adelante y Alemania está liderando este cambio. Hasta hace doce meses España se estaba moviendo deprisa como la otra mayor potencia de esta Tercera Revolución Industrial, pero ahora todo está estancado.
¿Y en que se basa exactamente esta Tercera Revolución Industrial?
Se basa en cinco pilares. El primero: La UE se ha comprometido a que el 20% de su energía sea renovable a partir del 2020. El segundo pilar se basa en la recolección de la energía verde. Las energías renovables se encuentran en todas partes; en el sol, el viento, las olas, incluso en la basura. Tenemos suficiente energía limpia como para proveer a la raza humana hasta el final de la historia, pero, cómo la almacenamos? En los edificios. El objetivo es conseguir que cada edificio en Europa y España se convierta en una pequeña planta de energía verde que lo haga autónomo para que no necesite ninguna energía extra. El pilar tres se basa en lograr un almacenaje óptimo para aprovechar al máximo esta energía. El cuarto pilar es Internet, que se convertirá en el sistema nervioso de esta revolución. En la Tercera Revolución Industrial las tecnologías de la comunicación convergen con las nuevas energías para convertirse en el canal de transmisión de la energía verde. La energía limpia almacenada en los edificios podrá ser redirigida y vendida por todo el mundo a través de un software instalado en nuestras casas igual al que ahora usamos para compartir y almacenar información en Internet. Por último, el quinto pilar se basa en el transporte verde. Podremos recargar nuestros coches eléctricos en cada esquina gracias a las pequeñas plantas de energía instaladas en los edificios.
Estos cinco pilares deben de desarrollarse al unísono, si uno crece más rápido que otro o se ponen en marcha de forma aislada se perderá la inversión. En el momento en que se pone en marcha esta nueva infraestructura se crean miles de trabajos. Es más, España podría crear miles de trabajos mañana por la mañana si lo hiciera.
¿Entiendo que para usted la salida a la crisis española pasa por apostar por la Tercera Revolución Industrial?
Si, España vive una crisis inmobiliaria que ha dejado a millones de personas que se dedicaban a la construcción sin trabajo. Apostar por los cinco pilares de esta nueva revolución permitiría reconstruir rápidamente el sector inmobiliario transformado los edificios en microplantas de energía verde. Esto crearía de forma inmediata millones de trabajos. En Alemania lo han probado y ha funcionado, si ellos lo han hecho, porqué no España?
La UE se tomó muy en serio la Tercera Revolución Industrial. ¿Con la crisis económica este proceso se ha ralentizado? ¿Está en riesgo?
El problema es el siguiente: si apostamos por la austeridad, como pide el mercado financiero internacional para que países como España demuestren que pueden pagar sus deudas, una vez que hemos hecho recortes se quejan de que no hay crecimiento. Lo que he tratado de explicar a la canciller Merkel y a Zapatero es que pese a que la austeridad es necesaria, tiene que ser responsable, tiene que asegurar que el modelo de Estado de Bienestar europeo no se resentirá.
¿Y que le contestó Zapatero?
Fuí su consejero hasta el año pasado, estuvo de acuerdo conmigo. Le advertí que sin un plan de crecimiento España se hundiría más y más en el agujero. La austeridad no puede relegar a un lado la Tercera Revolución Industrial o España y Europa serán cada vez más débiles.
No parece que en estos momentos esta sea la prioridad.
Debería serlo, de otro modo no habrá esperanza para la gente joven. Las nuevas generaciones han salido a la calle en un movimiento histórico que empezó en Madrid con el15-M y que se ha ido extendiendo por todo el mundo. Pues yo les digo, la Tercera Revolución Industrial es vuestra revolución, una revolución del siglo XXI basada en el poder lateral y la democratización de la energía y de la información. Creo que este movimiento tiene el mismo potencial que el de 1848 y el de 1968, aunque hay un gran 'pero': saber si la gente joven puede ser más sofisticada e ir más allá. Las nuevas generaciones deben de empezar a tomar el mando, las generación mayores no lo van a hacer por ellos. Deben movilizarse no sólo en la calle, sino en las urnas, en las empresas y la industria, en la sociedad civil. Es su turno.
Sus teorías no deben gustar mucho a las compañías energéticas. ¿Hay presiones desde este sector para que este cambio no se produzca?
El problema es que son un lobby muy poderoso, gastan miles de millones de dólares en comprar candidatos, cargos políticos, elecciones... Pero lee mis labios: No les necesitamos. Ahora la gente podrá tener su propia energía sin ellos, además, tenemos a industrias más poderosas de nuestro lado; como la de la construcción, la inmobiliaria, la automovilística... No me preocupa la industria energética, pronto serán dinosaurios.
Usted da la impresión de ser un optimista. ¿Lo es realmente o es que está obligado a serlo?
Nunca he sido optimista, pero tampoco soy pesimista, nada de esto es útil. Estoy esperanzado pero no soy naif, estoy convencido de que Internet y las energía distributivas crearán una poderosa economía que será sostenible y limpia, que creará millones y millones de trabajos y detendrá el cambio climático. Se que es una gran desafío, que será muy difícil, pero no veo un plan B. La otra opción es no hacer nada, pero entonces el mundo se desmoronará, de hecho, ya se está desmoronando. Así que la pregunta que cada humano de este planeta debe hacerse es: "¿Dónde quiero estar de aquí a 20 años?".