¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 11 de enero de 2020

"La Llave" Por Manolo The Clown





" LA LLAVE"


¡ Que fluya la llave!
¡ Que fluya!
¡ Que vote, rebote, ruede y se aleje!
¡ Que aparezca y quien la encuentre....!
¡ Que en la ranura de su corazón entre !
Y a si su alma descanse en el vivir y sea feliz.

  Esta es la cancioncilla que de pequeños le cantábamos a las llaves perdidas; y extraviabamos unas cuantas a lo largo del año por nuestros despistes infantiles; con nuestros juegos alocados las olvidabamos. O las utilizábamos como armas arrojadizas  a las cabezas y troncos de la pandilla enemiga. También era recurrente esta tonadilla al encontrarnos llaves sueltas o en manojos muchas de ellas oxidadas por la intemperie de meses: lluvias, humedad, barro, o Sol implacable de estio;  en el  parque entre los matorrales, flores silvestres, hierba salvaje que crecían libres sin manguerazos ni riego por aspersión. Donde se juntaban los mozos del barrioa fumar sus primeros porros, beber hectolitros de cebada; retozar, besuquearse y meterse mano las parejas. O dejar pasar el tiempo ' pelando la paba', como si no hubiese un finito. Cuando algunos padres nos daban las llaves desahuciadas, muerta. Finiquitado su trabajo por el reemplazo de la cerradura de casa. Y una nueva, brillante, iluminada, efectiva y blindada ocupaba su puesto. Nos apoderabamos de ellas. Y le hacíamos unas fastuosas exequias callejeras: tirandolas por los  suelos, pisandolas, doblandolas, retorciendolas; o rompiendo parte de su cuerpo en cerradura vecina y dejándolo allí como nicho. La visitábamos y homenajeabamos en días posteriores como a un prócer barrionalista. ¡ esos diablillos!.

   Os cuento esto, porque antes de ayer en un bar donde suelo almorzar en el descanso del Tajo. Me encontraba amargado, desilusionado,; arrastrado por la marea de problemas: las pelas que no llegan....; la subida del I.P.C., la mujer cansada de estar. Los hijos y sus caprichos. ¡ la camarera que bonita es!. Si pudiese.....
Embuido en estos pensamientos y sueños eróticos giré la cabeza de la cafetera a una de las mesas vacía. Y desde la barra me acerque a recoger una llave olvidada, perdida, o dejada adrede¡ vallan ustedes a saber!. Devajo del mobiliario de cedro libanés. Y recordé esta rima infantil al tenerla aprisionada en mi mano izquierda como mariposa viva. Me la lleve al corazón y como la canción en la ranura se ajustó, giró y se abrió. En mi interior un mar coralino de azul, verde anaranjadas aguas me refrescó. Y sentí un mundo mejor.

No hay comentarios: