¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

domingo, 17 de marzo de 2019

LSD. Como Descubri el Acido ... (Albert Hofmann)


LSD
Valoración
Excelente documento sobre el descubrimiento de la LSD y lo que aconteció en el mundo después. Un clásico (esta vez, 'anotado').
Sobresaliente
Título:

LSD

Cómo descubrí el ácido y lo que pasó después en el mundo. Introducción, notas y epílogo de josé carlos bouso

Autores:

Albert HofmannJosé Carlos Bouso Saiz

Precio:17,90 €
Estado:Nuevo
Temática:Historia de las drogas
Páginas:309
Idioma:
Castellano
Edición:Tapa blanda / 14 x 21 cm / 2018 / Bibliografía
AngleAngle
Disponible en stock
Precio: 17,90 euros
Cantidad: 
Poner producto en la Cesta
(Puede quitarlo más tarde)
AngleAngle

PerfilesPara personas interesadas en el descubrimiento de la LSD y la influencia que tuvo esta sustancia en la revolución cultural de los años 60 (siglo XX). Además, en esta edición, gozaremos de un prólogo y un epílogo, escritos por José Carlos Bouso, farmacólogo de pedigrí -además de un centenar de notas que actualizan y aclaran los contenidos del libro-.
NivelIntroducción, notas y epílogo de José Carlos Bouso, una de las máximas autoridades mundiales en farmacología y sustancias psicoactivas. Se lee de un tirón. Ameno, sencillo, de gran interés y con muchas referencias a otros autores que jugaron un papel importante en la cultura occidental tras el descubrimiento de la LSD.

Palabras clave: LSD-25, Albert Hofmann, amidas del ácido lisérgico, Ernst Jünger, Aldous Huxley, Timothy Leary, misticismo, química, revolución contracultural, psiquedelia, psilocibina, ololiuqui, ska-pastora, Salvia divinorum, José Carlos Bouso...

AngleÍndiceÍndiceFragmento del libroFragmento del libroContraportadaContraportadaLibros RelacionadosLibros RelacionadosAngle
    Edición con prólogo, epílogo y más de un centenar de notas redactadas por José Carlos Bouso, doctor en farmacología y experto en entógenos. Estas contribuciones actualizan y aclaran los contenidos del libro escrito por Hofmann.
    Tras retirarse de su trabajo como director de investigación en los laboratorios Sandoz, de Basilea, Albert Hofmann decidió poner por escrito los acontecimientos que le rodearon el descubrimiento de la LSD-25, un compuesto psiquedélico destinado a revolucionar la sociedad occidental así como la materialista visión que esta tenía del mundo.
    El resultado de este relato histórico es un libro que brilla por su sencillez y su claridad, al mismo tiempo que ofrece una cantidad considerable de información interesante. La historia de la LSD se abre con el recuerdo de unas experiencias visionarias que Hofmann experimentó durante su niñez, acaecidas en los paseos por los bosques de su Suiza natal. Estas 'revelaciones', según el autor, le predispusieron a encaminar su vocación profesional (la comprensión de la estructura física del mundo Natural), y al mismo tiempo le permitieron, tras descubrir los efectos psíquicos de la LSD, entender el valor que esta nueva sustancia podía ofrecer al mundo del alma en particular y a la sociedad occidental 'en general'.
    Tras la narración de las investigaciones en el laboratorio que le condujeron a este relevante descubrimiento, Hofmann relata las primeras investigaciones que se llevaron a cabo con la LSD, sobretodo en el campo de la psiquiatría, por el potencial de esta sustancia de desvelar lo oculto que hay en la mente humana (el inconsciente). Tras alertar sobre los peligros de un uso descontrolado de esta famosa sustancia Hofmann, casi sin solución de continuidad, pasa a narrar su encuentro con personajes destacados del mundo de la psiquedelia durante los años 50 y 60, entre los que cabe destacar a Jünger, Huxley y Tim Leary. En cierta manera estos tres personajes representan las tres posturas que se tomaron durante esos primeros años de ilusión y desconcierto tras el redescubrimiento de los enteógenos en el mundo occidental. Jünger tuvo siempre la opinión de que el uso de estos fármacos debería mantenerse en una esfera restringida de intelectuales, poetas y filósofos, mientras que Huxley siempre se mantuvo a la expectativa de que un uso más amplio de estas herramientas pudiera ofrecer una oportunidad de 'iluminación' a amplias capas de la sociedad; por último, Leary optó por la popularización sin restricciones de estas sustancias, situándolas en la base de lo que pretendía que fuera una revolución cultural, con mayúsculas, en la sociedad occidental.
    Y ciertamente el debate no era para menos. Occidente, que en el siglo XX ya había descartado todo contacto con la transcendencia, se encontraba ante la posibilidad de reabrir esta relación y, sobretodo, con una sustancia que podía producirse en grandes cantidades, convirtiendo esta posibilidad de reabrir el contacto con lo numinoso en una auténtica revolución de cultural masas. Fue esta potencialidad lo que llevó a la LSD de convertirse en un prometedor niño prodigio a una criatura que, según las palabras de su propio creador, sería el hijo de sus desvelos, un enfant terrible.
    Dando testimonio de interesantes experiencias visionarias, relatadas por personas próximas al autor, el libro se adentra en consideraciones de tipo filosófico sobre los cambios culturales que conlleva el redescubrimiento de esta sustancia, uno de los principales protagonistas del del siglo XX. Y si bien la LSD puede considerarse la protagonista principal de esta narración, en ella también se relatan estudios que condujeron al descubrimiento y síntesis de los principios activos de los hongos sagrados, las amidas del ácido lisérgico de las trepadoras mexicanas, así como los estudios iniciales de una interesante planta: la Salvia divinorum.
    En definitiva, este ensayo sobre la LSD, escrito por su mismo descubridor -una persona que, a pesar de los dolores de cabeza que le ha ocasionado su problemática creatura, nunca la ha abandonado-, apuesta por un uso sabio de esta sustancia, viéndola como una valiosa oportunidad para redescubrir aquello de transcendente que hay en la Naturaleza humana, así como nuestra relación con todo lo creado.

No hay comentarios: