¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

domingo, 30 de septiembre de 2018

¡Las metástasis cerebrales pueden frenarse!

Así lo demuestra un grupo de científicas y científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Pedimos apoyo para que les faciliten la financiación para su ensayo clínico.
Cuando a un paciente con cáncer le mencionan la palabra “metástasis”, estremece su vida. Y si esta extensión del tumor es en el cerebro, entonces la incertidumbre se apodera de su ser. Luchamos para prevenir el cáncer, para curarlo, y también para frenarlo cuando ya está instalado en el organismo.
Entre un 10 y un 30% de las personas que tienen cáncer pueden desarrollar metástasis cerebral, pero aún no hay cura para ello. Sin embargo, un grupo de científicas y científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha estudiado una sustancia de origen natural que frena el avance de la metástasis cerebral. Esta sustancia es la silibinina, un compuesto que se encuentra en las semillas de una planta: el cardo mariano.
La investigación ha sido desarrollada por un equipo de jóvenes científicas: Neibla Priego, responsable principal del trabajo, Cátia Monteiro, Lucía Zhu, Lourdes Osuna, Natalia Yebra, Wendy Bindeman y Laura Álvaro. Todas ellas han desarrollado su investigación junto a Pedro García y bajo la dirección de Manuel Valiente, jefe del grupo de metástasis cerebral del CNIO.
El equipo ha trabajado con 18 pacientes con carcinoma de pulmón y metástasis cerebrales (las que se diagnostican proceden en un 80% de un cáncer de mama, piel o pulmón, como explicaba Manuel Valiente en este reportaje de Hipertextual). A estos 18 pacientes ya desahuciados se les suministró un complemento alimenticio con este extracto de cardo. La esperanza de vida se cuadriplicó: es decir, no curó la metástasis cerebral, pero sí la frenó. Los pacientes sometidos al tratamiento sobrevivieron una mediana de 15,5 meses, mientras que la esperanza de vida de los pacientes que no habían recibido la terapia experimental fue solo de 4 meses. El prometedor estudio ha sido publicado en la revista Nature Medicine.
Hace ya dos años, un equipo de investigadores del Instituto Catalán de Oncología (liderado por el oncólogo Joaquim Bosch) publicó un estudio en esta misma línea de investigación. Aunque los resultados eran positivos, también eran limitados, ya que solo se probó con dos pacientes. Sin embargo, abrió una puerta para la investigación que ha realizado Manuel Valiente y su equipo de científicas en colaboración con Joaquim Bosch.
Con estos prometedores resultados, las investigadoras pretenden comenzar un ensayo clínico para que los resultados preliminares positivos puedan ser concluyentes. Este ensayo permitiría probar la seguridad y eficacia de esta terapia antes de que pueda ser aplicada en pacientes clínicos. Tienen la capacidad para hacer el ensayo y el tiempo (alrededor de dos años y medio), pero no tienen el dinero. Necesitarían cerca de 700.000 euros para llevarlo a cabo con medio centenar de pacientes.
**La fotografía es de Santiago Ojeda, publicada en la web Mujeres a Seguir para ilustrar un reportaje sobre el equipo de científicas que ha desarrollado la actividad. Gracias a Mujeres a Seguir por cedérnosla.

No hay comentarios: