¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 20 de enero de 2018

Carmen DEP

Carmen, la gaviota que cuidamos y que no pudo sobrevivir


- Se que muchos de los que lean esto se reirán de mí y pocos podrán entender/comprender la indignación que sufrí por parte del Seprona esta semana pero es que hay cosas que claman al cielo.
- Comprendo que un ave, como una gaviota o una paloma, no es lo mismo que un lindo y maravilloso perrito o un admirable gato pero no deja de ser un animal, un ser vivo a fin de cuentas y con todo el derecho del mundo a vivir y a tener una oportunidad como otro cualquiera.
- Ya "pataleé" en las redes sociales. Posiblemente no haya servido para nada pero ahí se queda para el resto de la historia. Se que mucha gente no lo leerá pero con que lo lean tres o cuatro personas ya es suficiente para que vean la indiferencia y lo mal que trabaja la gente del Seprona y que luego se declaran "defensores" de los animales. ¿De qué animales? ¿De los más "cariñosos y bonitos tipo gato y perros"? ¿Y al resto que les den?
- Pues yo, para bien, sí que soy animalista. Creo que tienen el mismo derecho a vivir como otro ser vivo. Me da igual que sea un perro, un elefante, un hombre o una gaviota o paloma. Sí, se que tienen muy mala fama tanto las gaviotas y las palomas y todo debido a su increíble afán por supervivencia.
- Podrán pasar diez años, quizás no recuerde con el tiempo como era la cara ni como se dejó acariciar Carmen, la gaviota moribunda a la que cuidamos la gente del CTA de Vallecas (correos) de mañana. La intentamos cuidar, con todo nuestro cariño y amor pero fue imposible que sobreviviera. Pero jamás podré olvidar el desdén lo "bordes" que fueron los del Seprona cuando les suplicamos que vinieran a cuidar de la Gaviota que encontramos moribunda en nuestro almacén de Vallecas. 
- El pasado martes encontré a una gaviota moribunda en la puerta de un almacén que tenemos en Correos, al lado del centro donde trabajamos habitualmente. La mayoría de la gente la vio y pasó "ampliamente del bicho" (como dijeron muy chistosamente varios graciosillos que allí trabajan). Unos la miraban con recelo, casi miedo, y otros directamente la ignoraron.. como hay muchas gaviotas pues que más dará una más, ¿no campeones?
- Pues no se, a mi se me revolvieron las tripas viendo a la pobre gaviota, con un ala rota y sin poder huir de allí. Aterida de miedo y frío en medio de la madrugada vallecana en la carretera tirada. Así que por humanidad y porque todavía me queda algo de corazón, la recogí, la metí en una caja seca. La dimos de comer, de beber, la mimamos y como estaba muerta de frío la pusimos al lado de la calefacción para ver sí se recuperaba...
- A mediodía parecía que se recuperaba, incluso que se alegraba al vernos y reaccionaba a nuestros mimos y palabras. A primera hora de la mañana llamamos al Seprona para que vinieran a por ella y que la cuidaran hasta que pudiera volver a volar... pero nos debió atender el funcionario "máquina" de turno y nos dijo que "El CTA de Vallecas está muy lejos, en el polígono de Vallecas. Que llamáramos a la policía o que nos la lleváramos a casa" ( me llega a decir esto a la cara y le meto un bofetón que se le quitan las ganas de bromear al muy imbécil...)
- Creía que pese a nuestros precarios e ignorantes cuidados tendría alguna posibilidad de sobrevivir. Incluso el martes a las tres cuando salí de trabajar me pasé por el almacén para despedirme de ella, decirle unas cosillas y desear volver a verla con vida.
- Pero el miércoles cuando volvimos de madrugada a trabajar, la encontramos desfallecida y sin vida. Una angustia increíble me recorrió todo el cuerpo. Os podréis reír si queréis pero cualquier ser vivo tiene derecho a otra oportunidad y estoy seguro que sí los vagos (no se les puede llamar perros, pues ellos son mucho más nobles...) del Seprona se hubieran acercado hasta Vallecas la hubieran salvado la vida y ahora estaría surcando los cielos madrileños pero Carmen tuvo mala suerte y dio con el vago de turno que tenía frío para salir de su cuarto.
- DEP Carmen, ojalá seas feliz  surcando los cielos y tu alma vuele lejos y libre. Intentaré no olvidarte nunca...
En el trabajo esperando noticias sobre la salud de Carmen.

No hay comentarios: