¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

martes, 11 de julio de 2017

La maldad de El Corte Inglés



La verdad es que sí  me lo cuentan no me lo hubiera creído. Llevo años siendo fiel comprador de El Corte Inglés y, hasta hoy, me parecía una empresa sería y respetable ya que además de su variedad tenía como referencia que jamás te ponían una pega a la hora de devolver un producto. Pero eso es en las compras presenciales no en las on-line.
El primer sábado de junio hicieron el día sin iva en los compras de El Corte Inglés. Entonces, teníamos un lavavajillas antiguo pero que funcionaba bien, su única pega es que era muy grande y consumía mucho, así que decidimos en una maldita decisión comprar uno on-line.
No tardaron mucho en venir a instalarlo, retirar el que funcionaba e irse corriendo sin probarlo siquiera. Fuimos tan ingenuos que nos fiamos de los instaladores y cuando fuimos a probarlo nos llevamos una gran decepción pues la puerta no cerraba de ninguna manera pues estaba desencajado.
Llamamos al instalador y,con malas maneras y olvidando que le habíamos dado una generosa propina, nos insinuó que lo habíamos roto nosotros cuando nos lo habían traído defectuoso.
Esto fue a mediados de junio. Decenas de llamadas y de quejas on line que son respondidas con evasivas y excusas guarras. No vienen ni a cambiarlo ni a llevárselo para que nos devuelvan el dinero pues fuimos tan ingenuos de pagarlo de golpe, otro error pues esto pasó hace casi un mes, sí lo hubiéramos pagado a plazos con de volver un recibo nos hubieran hecho caso pero como han cobrado se hacen los orejas.
Jamás hubiera imaginado que El Corte Inglés tratara asi a sus fieles compradores, que maldad y desidia... y seguimos esperando a que nos lo cambien, maldita la hora en que compré en El Timo Inglés.

domingo, 9 de julio de 2017

Crónicas Pucelanas

Luis presentando en Valladolid su último libro, "Revolucionando la Poesía"

Sábado por la mañana,  tocaba turismo por Pucela


Bonita foto de Valladolid
- Desde la presentación en San Nicasio Rock, el pasado 21 de junio, no habia vuelto a participar en ningún evento cultural por lo que este Tour me hacía bastante ilusión y máxime si tenemos en cuenta que era fuera de Madrid, con la dificultad que eso siempre entraña.
- Tenía ganas de aprovechar este finde para ir a algún sitio con mis sueños y mis libros, ya que hacía más de dos meses que no participaba en ningún evento fuera de mi comunidad y como llovido del cielo vino una oferta. Un amigo, cuya familia es vallisoletana, me dice que un colega estaba intentando organizar un evento literario para el sábado 7 de Julio en su casa de Valladolid y me preguntó si querría ir de artista invitado. Por supuesto, le dije que sí y que me hacia ilusión promocionarme en cualquier sitio al que me invitaran y en Valladolid nos presentamos el viernes.
- Dejamos un inusitado Madrid lluvioso y llegamos a una habitual Pucela húmeda, culta y viva; como todas las ciudades castellanas. Tras dejar las cosas en el apartamento en el que descansamos el fin de semana, nuestro amigo nos llevó a un par de librerías a dejar mis obras en depósito y luego a otro par de bares a embriagar mis ilusiones literarias y así matamos el acuoso viernes.
- El sábado  por la mañana transcurrió entre turismo con sol , librerías donde depositar mis ilusiones, terrazas veraniegas  con turistas ruidosos y alguna anécdota más que quedará en el recuerdo de los que estuvimos en este Pucela Tour.
- Tras un par de horas descansando en el apartamento llegó el turno de la presentación y ante una decena de invitados me tocó a mi abrir el evento con puntualidad británica.
- La media hora que duró mi intervención fue más que suficiente para darme a conocer, presentar mis libros, vender alguna de mis joyitas literarias, hacernos fotos y presentarme ante un público escaso pero culto y educado que participó en mi ponencia e hizo más divertido mi acto.
- Tras mi intervención, cariñosos apausos y diez minutos de asueto llegó el turno de una joven poeta que presentó su obra durante 45 minutos. En mi opinión fue un bonito acto pero un poco frío y serio, a veces no pasa nada por relajarse y bromear un poco, pero yo no soy nadie para dar consejos.
- Tras su presentación, y la salva de aplausos correspondiente, tocaba socializar un poco en el pequeño ágape organizado por José,  un magnífico anfitrión que hizo que nos dejáramos en Pucela un trozo de nuestro corazón. Ojalá vengas pronto a Madrid y sigamos sembrando ilusiones en el alma de la gente...