¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

jueves, 5 de octubre de 2017

"Cuantos menos, mejor" por Tener Salud




Por Tener Salud

Al levantarse, una pastilla, y otra más con cada comida principal. Otra más después de la cena y una última al acostarse. Si se ha acatarrado, prepare el arsenal de jarabes, gotas y píldoras. Añada otra pastilla si tiene problemas para dormir. Y otra más si está bajo de ánimo. ¿Colesterol alto? Pastillazo al canto. ¿Hipertensión? Otra pastilla más. 

¿Exagerado? Desgraciadamente no. 

Vivimos en una sociedad acelerada que busca soluciones fáciles y urgentes para todo. Y los medicamentos parecen proporcionarlas. 

Los botiquines de los hogares están llenos a rebosar, los médicos despachan recetas como quien firma autógrafos y hay cola en las farmacias. Las compañías farmacéuticas, con modelos de negocio muy sólidos, no dejan de “inventar” nuevos fármacos. 

Y en ese panorama quedan diluidas e ignoradas por el gran público todas las ocasiones en las que los medicamentos quedan en entredicho. Como las siguientes, por citar sólo algunos casos recientes: 

  • Hace unos meses, un amplio estudio vinculó el ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos (como el diclofenaco) a un mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos. (1)

    La prensa apenas le dedicó un breve espacio al final de la sección de sociedad. ¿Se prescribe menos el ibuprofeno a raíz de estas últimas investigaciones? ¿Se automedica menos la gente con él ante el mínimo dolor? La respuesta es sencilla: no.
  • ¿Sabía que las personas tratadas con antidepresivos tienen una mayor tendencia al suicidio? “Claro,” –dirán muchos– “por eso precisamente toman antidepresivos”. Pues bien, un metaanálisis ha puesto de manifiesto que los suicidios de estas personas no se producen por culpa de la depresión que padecen, sino por los fármacos que se les prescriben. (2)

    Inquietante, ¿verdad? Pues le aseguro que la prescripción de antidepresivos no se ha visto en absoluto afectada. El consumo de psicotrópicos sigue su crecimiento (en 14 años las prescripciones aumentaron de 26 dosis por cada mil habitantes y día a 79). (3)
  • Y otro estudio alarmante, del que seguramente no haya oído hablar, ha identificado 21 fármacos asociados a una mayor probabilidad de fractura en personas a quienes se les habían recetado por fragilidad ósea y fisura en cadera, hombro o muñeca. Es decir, que ante una fisura, es mucho peor el remedio que la enfermedad, hasta el punto de que los investigadores descubrieron que el 76% de pacientes con fracturas óseas había tomado alguno de los 21 fármacos que les recetaron para evitarlas. (4)
Si estas investigaciones le ponen los pelos de punta, debe tener en cuenta que son sólo una pequeña muestra de algunas de las más recientes. 

También da cierto miedo, por decirlo de alguna forma, que en España se utilice para la enfermedad de la gota un medicamento llamado Urinorm, cuyo principio activo es la benzbromarona, que está prohibido en otros países de nuestro entorno (como Suiza o Francia, por ejemplo), por ser hepatóxico (es decir, daña el hígado). O que en nuestro país estén a la venta sin receta medicamentos como la pomada rectal Cohortan o las pastillas para los dolores de garganta Bucometasana, prohibidos en otros países por contener antibióticos que crean resistencias. 

¿Podemos de verdad estar tranquilos cuando nos tomamos un medicamento? 

Cuantos menos, mejor

Hágame caso: los medicamentos hay que usarlos sólo en los casos imprescindibles. Y cuantos menos, mejor. 

Es esencial que tomemos conciencia de este hecho, que abandonemos la actitud pasiva y nos convirtamos en dueños de nuestra propia salud. 

Mientras usted lee estas líneas, muchas personas sufrirán una hemorragia digestiva por culpa de antiinflamatorios que no eran necesarios, o una infección microbiana por culpa de la cortisona de un fármaco que no era imprescindible. Y qué decir de las enfermedades que son resistentes a los antibióticos, que causan cada vez más víctimas que se podrían haber curado con tratamientos alternativos. 

Y cuando vamos a un hospital o nos metemos en un quirófano… ¿debemos estar tranquilos? 

Francamente: no. 

La medicina es la tercera causa de muerte en Estados Unidos, según un estudio publicado el año pasado en la revista científica BMJ (British Medical Journal) elaborado por científicos de la Universidad John Hopkins. Errores en los diagnósticos, infecciones adquiridas en el hospital, errores relacionados con la medicación o reacciones adversas a ésta o el sometimiento a procedimientos innecesarios son algunas de las causas que llevan directamente a la tumba a 250.000 estadounidenses al año, según el estudio. (11) 

En nuestro país no hay estudios al respecto, y aunque pensemos que la situación sea mejor, incluso infinitamente mejor, tampoco podemos engañarnos y creer que aquí la medicina convencional no tenga también efectos letales. No sabemos cuántos mueren cada año por esa razón, pero sean los que sean son demasiados. 

Son los daños colaterales de la medicina. 

Apostando por otro tipo de salud

Cuando usted o alguien cercano sufre una enfermedad, o simplemente va al médico y le recetan un medicamento, es necesario hacerse ciertas preguntas. 

Nosotros llevamos mucho tiempo haciéndonoslas, y por eso lanzamos nuestra publicación Salud AlterNatura, con el objetivo de recuperar la medicina natural, sensata y respetuosa con el organismo. 

Estoy absolutamente maravillado con la revista”, nos cuenta Pedro, un suscriptor que lleva desde el nº 1 con nosotros. 

Me está ayudando a comprender otro tipo de alternativas para la salud y el bienestar; confío en sus profesionales”, nos dice por su parte Julia, otra lectora. 

Hablamos de alternativas a los medicamentos eficaces y sin efectos secundarios, como por ejemplo, las siguientes: 

  • Recurrir al hongo Ophiocordyceps seniensis por sus extraordinarios efectos terapéuticos para la función renal, tal como contábamos en uno de los números de Salud AlterNatura. Este extraño hongo parásito, conocido en Asia desde hace siglos, es capaz de mejorar la función de los riñones en las personas que padecen insuficiencia renal crónica, un problema de salud ante el que los tratamientos convencionales sólo pueden limitarse a contener sus consecuencias. Y para conseguir ese efecto basta una dosis de 3 a 6 gramos al día, repartidos entre las principales comidas. (5)
  • Y hablando de riñones, en ese mismo número también desvelábamos una combinación de frutas que, incorporadas a la dieta diaria, permite disminuir en un 93% la frecuencia de los cálculos renales y acabar con ellos para siempre en un 68% de los casos. ¡Eso significa no volver a pasar por el suplicio de las piedras en el riñón, simplemente incorporando un par de frutas a su dieta! (6)
  • Para reducir la gravedad de los ataques al corazón, su frecuencia y su mortalidad, los investigadores han confirmado que la coenzima Q10 es enormemente eficaz. Es una información de gran relevancia teniendo en cuenta que las enfermedades del sistema circulatorio siguen a la cabeza entre las causas de mortalidad en nuestro país. (7) (8)
  • Es posible revertir la artrosis únicamente a través de la dieta y con la ayuda de determinadas sustancias naturales. ¡Sin un solo fármaco y sin pasar por el quirófano!
Hay esperanza ante todo tipo de enfermedades, pero para ello debe dejarse guiar por otras vías aparte del camino trillado de la medicina convencional. Abrir las páginas de Salud AlterNatura demuestra cuántas cosas podemos hacer por nuestra salud de la forma más sencilla y natural. 

  • ¿Sabía que el perejil contiene una molécula antienvejecimiento -la apigenina- capaz de regenerar el cerebro? Este descubrimiento es muy prometedor, pues permitiría disminuir los síntomas de enfermedades neurodegenerativas y psiquiátricas como la esquizofrenia, la depresión, el alzhéimer y el párkinson. (9)
  • ¿Y podía imaginar que dormir de lado contribuye a la evacuación de toxinas del cerebro y, en consecuencia, a prevenir el alzhéimer? Nuestros lectores lo saben (¡y muchos ya lo practican!). Aunque suene un tanto sorprendente, los investigadores han descubierto que es la posición que más favorece la evacuación de residuos (en especial el péptido A beta) que, al acumularse entre las neuronas, contribuye a la formación de las placas amiloides, uno de los factores determinantes en la aparición del alzheimer. (10) 

No hay comentarios: