¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

jueves, 5 de febrero de 2015

"Los 10 idiomas más útiles del mundo" por John English

Por John English
¿Te has preguntado alguna vez si ese idioma que estudias tiene mucha utilidad a la hora de viajar o de conseguir un trabajo mejor? Aunque no hay una forma real de poder cuantificar cuán útil es un idioma determinado y su impacto en el mundo, sí que hay algunos factores que permiten hacer una lista que parece bastante razonable.
Por ejemplo, para estimar la importancia global de un determinado idioma, el primer punto a tener en cuenta es cuánta gente lo habla como primera lengua y como segunda lengua. Evidentemente, cuanto mayor sea el número de hablantes del idioma en cuestión, mayor será su relevancia global. Otros factores a tener en cuenta son la utilización del idioma en organismos internacionales, si tiene carácter oficial en uno o más países, qué grado de difusión tiene en el mundo diplomático, el de la investigación científica, en las empresas, etc.
Teniendo en cuenta esos y más factores, se ha llegado a determinar la relación de los diez idiomas con mayor importancia a nivel global. ¿Puedes adivinar que idiomas estarán en el “top ten”? Veamos cuáles son empezando desde el menos hasta el más importante.
10º Italiano. Aproximadamente 70 millones lo hablan (60 millones en Italia y 10 en el resto del mundo). Es lengua oficial en Italia, Suiza, San Marino y elVaticano. Es hablado, al menos en parte, en 11 países, a lo que hay que añadir una veintena de países con una amplia colectividad italiana, como es el caso de Argentina, Alemania, Australia y EE.UU..
9º Portugués. No sólo se habla en Portugal y Brasil, sino que hay otros seis países que conforman la Comunidad de naciones de habla portuguesa, entre los que se cuentan Angola y Mozambique. Aunque cerca del 70% de quienes lo hablan están en Brasil, son casi 20 los países en los que se puede escuchar hablar en portugués. Por ejemplo, en zonas de China e India que fueron colonias de Portugal, así como en zonas de frontera de Argentina, Uruguay y Paraguay. En total, se estima que lo hablan más de 260 millones de personas, lo que lo convierte en la sexta lengua más hablada.
8º Japonés. Tiene unos 130 millones de hablantes, aunque casi todos ellos en Japón. Hay algunas comunidades japonés-hablantes en Hawaii, Brasil y algunas islas del Pacífico. La importancia del idioma radica en que Japón es la tercera economía mundial.
7º Alemán. Se estima que cuenta con unos 150 millones de hablantes, la gran mayoría concentrados en Europa, donde es el idioma más hablado después del ruso. Su uso predomina en Alemania, Austria y Suiza, pero hay importantes comunidades germanohablantes en República Checa, Hungría, Polonia y cerca de 20 países más.
6º Ruso. El idioma del país más grande del mundo es oficial en Rusia, Bielorrusia, Kirguistán y Kazajistán, siendo además la segunda lengua para las demás naciones de la antigua Unión Soviética. Es el idioma eslavo más hablado, con unos 160 millones de hablantes nativos a los que se deben sumar otros 100 millones que lo tienen como segunda lengua.
5º Árabe. La lengua franca de Oriente Medio es hablada por unos 280 millones de personas y es la lengua oficial de 20 países, entre los que se destacan Arabia Saudita, Marruecos y Egipto. Su relevancia también tiene que ver con el hecho de que es la lengua religiosa del Islam. Es el octavo idioma con mayor número de hablantes nativos.
4º Francés. El Francés es la 9º lengua más hablada del mundo y la única, junto con el Inglés, que se habla en los cinco continentes. El Francés es lengua oficial en 32 países y es la lengua materna de 80 millones de personas. Se estima que hablan el Francés más de 200 millones de personas en todo el mundo. Francia, Canadá, Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Andorra, Mónaco, Líbano, Vietnam, Marruecos, Túnez y Camerún son algunos de los casi 50 países, regiones y dependencias en los que se utiliza de manera cotidiana el Francés. En buena parte del mundo es, además, la segunda lengua que se estudia en el colegio por excelencia.
3º Chino Mandarín. Debe su importancia a que es hablado por más de mil millones de personas, lo que lo hace el más hablado según su número de nativos. Su utilización se concentra en China y países próximos como Indonesia, Camboya y Malasia. El crecimiento de la economía china también va contribuyendo a la difusión de su aprendizaje en todo el mundo.
2º Español. Quienes lo hablan como primera o segunda lengua suman aproximadamente unos 500 millones de personas (400 de ellos nativos) repartidos por más de 20 países. Es la segunda lengua más estudiada después del Inglés, lo que hace que su importancia vaya en aumento.
1º Inglés. A pesar de tener menos hablantes nativos que el Español, su fuerza radica en que es el idioma más estudiado en todo el mundo, en que se habla en los cinco continentes y en que su uso es mayoritario en varios de los países más poderosos (EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia, etc.). Así, a los cerca de 400 millones de hablantes nativos se suman más de 200 millones de personas que lo han aprendido. Es el idioma más utilizado en negocios, el comercio internacional e Internet.
¿Qué idiomas echáis en falta en esta lista? ¿O son los que esperabais?
By J.E.

"Amanecer " por Luis Celaá


Oscurece de nuevo.
Otra vez invade mis entrañas esta sensación de tristeza infinita. 

Siento que falta una parte de mi vida. Quizás la perdí, la dejé olvidada junto a mi inocencia, junto a mi sonrisa fingida, en aquel bar donde tantas lágrimas derramé por ti,amistad....

Palabra con un solo significado, pero para mi es tan importante, tan dificil de conseguir y conservar...Y la Echo de menos. Echo de menos esos labios que me sonrien sin condicion, que me hablan palabras infinitas de apoyo y comprensión; esos ojos que lloran con mi llanto y que me miran,penetrantes, en el fondo de mi intimidad;

 esos oidos que escuchan con palabras con la maxima atencion y esos brazos que siempre están dispuestos a rodearme cuando lo necesito...... es como un sueño. Bendita amistad...

Y, sin embargo, tan difícil de conseguir;y más de conservar.Amanece por fin, y ahí te veo, casi en la penumbra; tan lejos pero a la vez tan cerca. Casi puedo sentir tu aliento en mi oído,susurrándome palabras que siempre he deseado oír, cuidándome.

 Por fin, desparecen las oscuras aguas turbulentas y pasan a convertirse en tranquila corriente cristalina en cuya transparente superficie me veo claramente reflejado,y por esta vez........ NO ESTOY SOLO.

Por Luis Celaá  Morales "Abuelomuro"

martes, 3 de febrero de 2015

Feliz día de la mujer trabajadora. Enhorabuena a todas.. ¿Por qué no os dan el día libre?







El incendio en la fábrica “Triangle Shirtwaist” y el Día Internacional de la Mujer.

El primer Día Internacional de la Mujer conmemoró una manifestación de trabajadoras que se había realizado en Nueva York en 1857. Pero el suceso que marcó la celebración moderna del Día Internacional de la Mujer fue el incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist en esa misma ciudad, el 25 de marzo de 1911, que causó la muerte de 146 trabajadoras, la mayoría de ellas jóvenes inmigrantes. De las cenizas de ese trágico evento surgió la llama de la búsqueda de justicia social para mujeres y hombres. Cien años después, esa llama sigue ardiendo en todo el mundo. Esta fue la historia del incendio que cambió para siempre la historia.

NUEVA YORK – Hace poco, en un gélido día de invierno en esta ciudad, las tiendas y boutiques a lo largo de Green Street no podían ocultar una placa que conmemora uno de los eventos más trágicos de la historia del mundo del trabajo, ni silenciar lo que parecía ser el eco de sirenas lejanas.

“Me encontraba en medio de una multitud de jóvenes bien vestidos, de numerosas tiendas de ropa, cuando de repente encontré la placa en el edificio donde se lee que fue allí que 146 mujeres murieron a causa de las llamas o tratando de escapar del fuego. Me quedé paralizada”, dijo Jane Hodges, Directora de la Oficina para la Igualdad de Género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante una reciente misión en Nueva York para participar de la 55a Sesión de la Comisión sobre la Condición de la Mujer.

“Al oír el viento glacial que ululaba en las calles aledañas, casi podía escuchar las sirenas sonando años atrás”.

La placa que atrajo el interés de Jane Hodges señala el lugar en donde un incendió causó la muerte de 146 mujeres –la mayoría de ellas jóvenes trabajadoras inmigrantes de Europa Oriental y Meridional– en sólo 20 minutos. El incendió ocurrió el sábado 25 de marzo de 1911 en la Fábrica Shirtwaist Triangle, donde ellas cocían “shirtwaists” (blusas), como se llamaba entonces a las camisas de mujeres.

Atrapadas detrás de puertas cerradas con llave y fuera del alcance de las escaleras de los bomberos, las jóvenes mujeres murieron quemadas o, en su desesperado intento por escapar del calor y las llamas, al saltar de las ventanas del noveno piso de la fábrica. La única escalera de emergencia se desplomó bajo el peso de las mujeres que, aterrorizadas, trataban de huir.

Apenas un año antes se había organizado una huelga sin éxito en todo el sector textil –incluyendo la fábrica Triangle– en un intento por obtener el reconocimiento de los sindicatos y mejores salarios y condiciones de trabajo. Los propietarios de Triangle se rehusaron a concederlos.

En la actualidad, el impacto del incendio en la fábrica Triangle aún se siente en todo el mundo. El mismo dotó de importancia a la celebración del primer Día Internacional de la Mujer y ejerció una marcada influencia sobre los ideales fundadores de la OIT. Hoy en día sigue inspirando a la Organización en la búsqueda de la justicia social y de mejores condiciones de trabajo, en todo lugar y momento donde esto sea posible.

Y también continúa habitando el edificio que ahora forma parte del campus de la Universidad de New York, y que este año albergará una serie de exposiciones y actividades conmemorativas en torno a este tema.

“Estas mujeres no podían acercarse a hablar con el propietario; tenían que fumar a escondidas porque no tenían permiso para comer”, dijo Jane Hodges. “Recibían bajos salarios, trabajaban largas horas, el sábado en este caso, y las puertas estaban cerradas con llave. No tenían derechos, ni protección legislativa o representación laboral. Era la clásica 'fábrica clandestina', a un paso de la esclavitud”.

Jane Hodges agregó que, en parte inspirada en tragedias como ésta, “la OIT difunde en el mundo el mensaje de que necesitamos trabajo decente para todos con el fin de evitar que este tipo de eventos catastróficos vuelvan a suceder”.

“¿Cómo habría resultado la historia si esas mujeres hubiesen tenido acceso a un trabajo decente?”, reflexionó Jane Hodges. “¿Si hubiesen tenido el derecho a organizarse? No habrían muerto a causa de la falta de derechos. Es por esto que el trabajo decente no es sólo un concepto, sino algo real e importante. La OIT continuará luchando por el trabajo decente y los derechos en el trabajo siempre que pueda. Sólo hace falta recordar el incendio en la fábrica Triangle”.

NUEVA YORK – Hace poco, en un gélido día de invierno en esta ciudad, las tiendas y boutiques a lo largo de Green Street no podían ocultar una placa que conmemora uno de los eventos más trágicos de la historia del mundo del trabajo, ni silenciar lo que parecía ser el eco de sirenas lejanas.
“Me encontraba en medio de una multitud de jóvenes bien vestidos, de numerosas tiendas de ropa, cuando de repente encontré la placa en el edificio donde se lee que fue allí que 146 mujeres murieron a causa de las llamas o tratando de escapar del fuego. Me quedé paralizada”, dijo Jane Hodges, Directora de la Oficina para la Igualdad de Género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante una reciente misión en Nueva York para participar de la 55a Sesión de la Comisión sobre la Condición de la Mujer.
“Al oír el viento glacial que ululaba en las calles aledañas, casi podía escuchar las sirenas sonando años atrás”.
La placa que atrajo el interés de Jane Hodges señala el lugar en donde un incendió causó la muerte de 146 mujeres –la mayoría de ellas jóvenes trabajadoras inmigrantes de Europa Oriental y Meridional– en sólo 20 minutos. El incendió ocurrió el sábado 25 de marzo de 1911 en la Fábrica Shirtwaist Triangle, donde ellas cocían “shirtwaists” (blusas), como se llamaba entonces a las camisas de mujeres.
Atrapadas detrás de puertas cerradas con llave y fuera del alcance de las escaleras de los bomberos, las jóvenes mujeres murieron quemadas o, en su desesperado intento por escapar del calor y las llamas, al saltar de las ventanas del noveno piso de la fábrica. La única escalera de emergencia se desplomó bajo el peso de las mujeres que, aterrorizadas, trataban de huir.
Apenas un año antes se había organizado una huelga sin éxito en todo el sector textil –incluyendo la fábrica Triangle– en un intento por obtener el reconocimiento de los sindicatos y mejores salarios y condiciones de trabajo. Los propietarios de Triangle se rehusaron a concederlos.
En la actualidad, el impacto del incendio en la fábrica Triangle aún se siente en todo el mundo. El mismo dotó de importancia a la celebración del primer Día Internacional de la Mujer y ejerció una marcada influencia sobre los ideales fundadores de la OIT. Hoy en día sigue inspirando a la Organización en la búsqueda de la justicia social y de mejores condiciones de trabajo, en todo lugar y momento donde esto sea posible.
Y también continúa habitando el edificio que ahora forma parte del campus de la Universidad de New York, y que este año albergará una serie de exposiciones y actividades conmemorativas en torno a este tema.
“Estas mujeres no podían acercarse a hablar con el propietario; tenían que fumar a escondidas porque no tenían permiso para comer”, dijo Jane Hodges. “Recibían bajos salarios, trabajaban largas horas, el sábado en este caso, y las puertas estaban cerradas con llave. No tenían derechos, ni protección legislativa o representación laboral. Era la clásica 'fábrica clandestina', a un paso de la esclavitud”.
Jane Hodges agregó que, en parte inspirada en tragedias como ésta, “la OIT difunde en el mundo el mensaje de que necesitamos trabajo decente para todos con el fin de evitar que este tipo de eventos catastróficos vuelvan a suceder”.
“¿Cómo habría resultado la historia si esas mujeres hubiesen tenido acceso a un trabajo decente?”, reflexionó Jane Hodges. “¿Si hubiesen tenido el derecho a organizarse? No habrían muerto a causa de la falta de derechos. Es por esto que el trabajo decente no es sólo un concepto, sino algo real e importante. La OIT continuará luchando por el trabajo decente y los derechos en el trabajo siempre que pueda. Sólo hace falta recordar el incendio en la fábrica Triangle”.