¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 31 de enero de 2014

Algunas pinceladas sobre el editor André Schiffrin. (De sus libros, "El dinero y las palabras". y "La Edición sin editores")


André Schiffrin es el hijo de Jacques Schiffrin, un ruso judio que emigró a Francia y brevemente tuvo éxito allí como editor de la Bibliothèque de la Pléiade, que él fundó, y que fue comprada por Gallimard, hasta que fue despedido a causa de las leyes antijudías impuestas por el régimen de Vichy. Jacques Schiffrin y su familia tuvieron que huir y finalmente encontraron refugio en los Estados Unidos. Como el más joven de los Schiffrin recuerda en su autobiografía, “Una educación política: entre París y Nueva York” , Ed. Península , experimentó la vida en dos países como hijo de un intelectual proveniente de una familia judía europea.
Durante casi 30 años Schiffrin fue director de la publicación en Pantheon Books, donde fue parcialmente responsable de la introducción de la obra de Pasternak y Foucault, entre otros. En 1990 Schiffrin dejar Panteón y establece la organización no lucrativa The New Press, explicando que lo hizo debido a las tendencias económicas que le impedían la publicación de libros serios. Schiffrin analiza lo que él considera como la crisis en la edición occidental en sus libros.
Fuente: Wikipedia (con ligeras correcciones)
Y cómo llegué yo a Schiffrin?. Como en tantas otras ocasiones la recomendación partió de Miquel Adam, editor catalán combativo que actualmente milita en las filas de “Edicions 1984”, al que conocí en una charla en la central del Raval de Barcelona.
Y es que los editores diferentes, luchadores y francos, necesitan textos como el que vamos a comentar para entender qué ha pasado con la edición en la segunda mitad de siglo XX. Sólo a partir de un análisis minucioso como el que lleva a cabo el francés André Schiffrin,podremos trabajar para crear y mantener las condiciones de posibilidad de una edición distinta, independiente y con pretensiones de influir en la sociedad.
En este breve escrito Schiffrin parte de una premisa: frente a la edición de antaño, artesanal, cuidada y con orientaciones intelectuales, se ha pasado a servir, también en el sector de libro, al mercado y a sus supuestas demandas de masas de la mano de los grandes conglomerados de medios en los que se insertan las casas de ediciones. ¿Cómo ha sucedido esto?, ¿qué caracterizaba a la edición “con editores”?, ¿qué hemos perdido en el camino?, ¿se puede recuperar lo mejor de aquella edición-edición en los tiempos actuales?. Vamos allá…
La edición “artesanal”: editan los editores
Érase una vez en la que el editor era un ciudadano formado queseleccionaba con mucho cuidado aquello que quería publicar. Las elecciones eran personales y fundamentadas. Se editaba pensando en la “longue durée”, que diría Fernand Braudelcon la voluntad de construir un catálogo a través de los años donde las piezas encajaran y dieran al lector una cierta visión de mundo, coherente y articulada gracias a la lenta aparición de títulos enmarcados en colecciones hermanadas. Era un mundo en el que la gente se daba un tiempo para leer y no repasaba nerviosa, dando un vistazo vertical, los últimos 3000 libros aparecidos en este mes a través de una pantalla con muchas imágenes, botones y reseñas hiperbreves.
Prensa de mano
Esta idea de edición artesanal, manufacturada, la podemos observar por ejemplo aún hoy en día en editoriales como Fórcola que nos explica así el nombre de su sello: “La «fórcola» es todo un símbolo del trabajo artesano que pasa de abuelos a nietos; la «fórcola» y el oficio que le da sentido, el del gondolero, han permanecido como referente del trabajo manual bien hecho, y me ha inspirado en la creación de mi propio proyecto editorial”.
El editor, nos dice Schiffrin, perdía al principio dinero al publicar un autor en el que confiaba. Éste le era fiel y, si la apuesta se ganaba eventualmente, la rentabilidad aparecía a partir del tercer libro, quizás del cuarto. Era una labor, desde luego, de largo aliento, basada en el fondo del catálogo, en la confianza y en unos flujos de caja muy distintos de los actuales. Se podía vivir del “slow money”(la dificultad que tienen las editoriales para pasar de pequeñas a medianas viene determinada por dinámicas de mercado, muy ligadas a las inversiones necesarias para dar el salto a nivel de producción, promoción, visibilidad y ventas. Lo hemos analizado en este post).
Las reediciones, por lo tanto, eran fundamentales y un título podía comenzar a dar beneficios después de años. Una editorial como Doubleday, por ejemplo, perdía dinero con el 90% de los libros que editaba.
También encontramos en esta forma de editar pasada un imperativo irrenunciable: “no vamos a publicar un mal libro sólo porque sabemos que se venderá”, se decían a si mismos los editores. Existía además, como comentamos antes, un cierto compromiso intelectual lo literario. El editor quería ante todo influir en la sociedad con los títulos que le lanzaba. Un caso reciente de esta forma de actuar lo encontramos en la figura de Ramón Perelló, editor que trajo a España la influyente serie “Indignaos” del francés S. Hessel y que, gracias a la gran labor que ha realizado en Destino, ha recalado en editorial Península.
Se confiaba, asimismo, en la inteligencia del lector, al que no se le ofrecían best-seller degradados de lectura rápida para que no se cansara y pudiera alienarse. Se consideraba que si se proponían títulos de calidad, asequibles y con un lenguaje aceptablemente comprensible, los lectores responderían a pesar del supuesto elitismo de nuestro catálogo. Lo bueno no tenía forzosamente que ser minoritario.
Independent publisher
Esta experiencia que describe Schiffrin me recuerda vivamente la historia de editorial Lumen, que nos cuenta su editora Esther Tusquets en “Confesiones de una editora poco mentirosa”. Su padre, si es cierto lo que he leído en algunos artículos, empresario de éxito, financió con los beneficios de su negocio esta casa de ediciones que fue deficitaria durante muchos años. Toda la última parte del libro de Tusquets, en la que describe la compra de su editorial y el proceso de integración de la misma en el grupo Random House, sirve como caso práctico para comprender este nuevo tipo de edición, “moderno” del que vamos a hablar a continuación.
Editar sin editores: best-seller, star-system, financiarización y edición para el gran mercado.
En la segunda mitad del siglo XX tienen lugar una serie de procesos que se dan en primer lugar en los Estados Unidos, que van a cambiar la forma de editar radicalmente. En un contexto de voluntad de expansión dentro del gran mercado de la primer potencia mundial,grandes grupos mediáticos que posee televisiones, periódicos y radios comienzan a comprar editoriales.
Estas grandes corporaciones van a imponer su lógica dentro de sus nuevos dominios: cada libro ha de ser rentable y la cuenta de resultados ha de mejorar cada mes. Aquellas exangües tasas del 1% ó 3% de ganancias no son aceptables ya, se piden cifras entorno al 10% o incluso 15% para el global de la casa. Estamos ante la “financiarización” de la edición. La lógica del mercado, de la especulación, empieza a socavar los principios de la edición “artesanal” descrita anteriormente.
¿Y cómo se puede conseguir con un producto “lento” como el libro estas altas rentabilidades?. Los grandes conglomerados vienen del mundo del mercado de masas, ligado completamente al “entertainment”. El libro comienza a ser visto bajo el prisma del “star system” propio del cine. Se busca el blockbuster, el libro que el 100% de la población desee comprar. La inversión en publicidad aumenta y por tanto la necesidad de vender muchos ejemplares de un mismo libro para rentabilizarla es acuciante. La competencia en este “nicho generalista” aumenta. Estamos ante unas dinámicas basadas en los grandes lanzamientos, en la “bestselarización”, en el espectáculo “eventizado”.
Libros
La inflación de títulos se dispara, la supreproducción inunda los canales de venta. Dos semanas en la mesa de novedades es ya casi demasiado, el libro no tiene tiempo para asentarse. Ahora estamos en un mercado donde la rotación tiene que ser alta y la capacidad, ajena hasta hora al mundo de la lectura, de consumir rápido el nuevo producto y olvidarlo para pasar velozmente al siguiente, se instala como un rasgo necesario. El lector se debe amoldar a los ciclos de producción-consumo-obsolescencia del mercado de masas.
Los editores, con sus criterios intelectuales, de selección, de búsqueda de excelencia y calidad, son relegados en las grandes mesas de cristal de los pisos más altos del gran edificio de la multinacional donde tienen lugar las reuniones. El departamento financiero y el comercial cogen las riendas. El márketing impera. Cuando se recibe un manuscrito la primera pregunta es: ¿cuánto puede llegar a vender esto?, ¿qué papel puede tener en nuestra cuenta de resultados del tercer trimestre para alcanzar el objetivo de rentabilidad?. Esta forma de enfocar la edición coincide en el tiempo con un proceso que lleva ala creación de agencias literarias, que negocian al alza a los derechos de los autores más cotizados, incrementando así la inversión necesaria para lanzar el libro al mercado y ahondando en la “financiarización” del sector. Los manuscritos se subastan entre las editoriales, la confianza entre el editor y el autor se ve quebrada y ya no permite proyectos a largo plazo (hemos abordado esta cuestión en otra entrada de Ecos de Sumer).
Estamos, en definitiva, ante una forma de editar muy diferente, que acaba teniendo influencias muy negativas sobre la bibliodiversidad, sobre aquello que podemos leer. La dictadura del mercado, su censura de guante blanco, se ha instalado entre nosotros.
Bestseller
Conclusión: el editor resistente y su papel social y democrático.
A pesar del desolador panorama descrito, Schiffrin no se resigna y confía en el futuro de la edición artesanal. No hemos de bajar los brazos: los lectores diferentes no han desaparecido, sólo hay que ir a buscarlos. Hay mucha gente que ha dejado de leer o simplemente de comprar, porque el mercado, que supuestamente se ajusta de forma perfecta a sus necesidades, no le ofrece opciones de lectura diferentes.
Con nuestra labor, si esta es continua y valerosa, podemos entrar en contacto con un público que haga posible nuestra aventura editorial. Existe un espacio para proyectos editoriales diferentes. En Europa, nos dice el autor, no todo está perdido. Hay editoriales pequeñas bien conectadas con el tejido social gracias a las bibliotecas y a las librerías. Este es el patrimonio lector que tenemos que defender.
El libro no es un producto de consumo cualquiera. Sirve, mejor que ningún otro, elemento de nuestra civilización, para promover y articularun debate necesario para la democracia, para fomentar la diversidad de pensamiento y la tolerancia. Es en esta lucha, concluye Schiffrin, donde la edición independiente debe jugar aún su papel: “Le combat continue”.

-----------------------------------------------------------------


Entrevista con las pandillas salvadoreñas: la pobreza genera violencia



Las pandillas en El Salvador comienzan a surgir después de 1992. En ese año la guerrilla del FMLN y el gobierno oligárquico apoyado por el régimen estadounidense firman el tristemente célebre "Acuerdo de paz". En ese acuerdo, además de poner fin a la guerra, solo se acordaron cuestiones que favorecían a la clase media universitaria dirigente del FMLN. Fundamentalmente la posibilidad de participación política (que les permitió ocupar puestos de diputados y alcaldes) y la disminución de la represión política (la policía dejaba de estar militarizada). Pero lo que no se acordó de ninguna manera fue lo que más le interesaba a la derecha: los temas económicos. Esto permitió, con el aval o el silencio del partido FMLN, que se implantara en El Salvador uno de los más feroces experimentos neoliberales del mundo, que llevo los niveles de pobreza a cifras mayores que antes de la guerra civil. Fue esa enorme desigualdad, esa explotación sin límites, esa práctica desaparición del Estado, lo que llevó a los jóvenes a comenzar a organizarse en maras o pandillas, que mataban para resistir el ataque oligárquico y robaban para sobrevivir.

En la primera entrevista ofrecida por líderes pandilleros desde mayo de 2013 repiten que su convicción de detener la violencia sigue firme pese a que el gobierno los dejó solos. Dicen que si se rompe la tregua las muertes en El Salvador tendrían el mismo efecto que un resorte comprimido que se libera de pronto: saltarían a más de 20 diarias [actualmente son 7 diarias]. Sin embargo, las órdenes "oficiales" no han cambiado: no matar e, incluso, "no matar aunque la gente no pague las extorsiones".
Ante los obstáculos puestos por el FMLN al proceso de tregua, el principal mediador, Raúl Mijango, cambió su forma de trabajo: desde hace un año sus interlocutores directos en las pandillas son voceros de estas en la calle, pandilleros sin orden de captura en los que los líderes presos han delegado autoridad. Algunos de ellos, convertidos en improvisados interventores sociales, trabajan formalmente desde hace meses y a tiempo completo como activistas de la tregua, resolviendo conflictos entre individuos y 'clicas' (destacamentos).
Siempre hay algo de extraño en que un pandillero, un hombre tatuado de 32 años que representa a una organización tan escurridiza, te hable con más sentido común, mejor vocabulario y muchísima más agudeza que quizás la mayoría de políticos del país y, con diferencia, con más claridad de ideas que los principales candidatos a la presidencia de la República. Porque a los salvadoreños se nos ha dicho por dos décadas que los pandilleros son irracionales, poco menos que animales que se agrupan por instinto y matan por destilada maldad. Y porque se ha asentado como una especie de doctrina moral que no hay que escucharles. No se puede comprender la tregua, sus zigzagueos, su posible rumbo y sus obstáculos, sin hablar con ellos.
A continuación extractos de las declaraciones de los líderes pandilleros sobre el estado actual del proceso de paz
Las pandillas que lo iniciamos y las que se han agregado estamos sólidas. Nuestra misión y nuestro compromiso es real, lo mantenemos, es nuestra palabra la que está en juego y por lo tanto lo mantenemos a como dé lugar. Hay errores por parte de nosotros, estamos conscientes. Pero también tenemos una lectura clara del uso político que se le está dando ahorita al proceso. Los partidos políticos deben recordar que son vidas, no son números estéticos. Y por otra parte, las actuales autoridades del Ministerio de Seguridad y Justicia no abonaron en nada.
¿Pero será lo correcto llegarle a decir a un chaval “dejá de extorsionar”? Para mí es lo correcto, pero ¿qué respuesta me va a dar? Como mínimo me va a preguntar si habrá algún trabajo para comer. Le voy a tener que responder: “Perate, que el gobierno se ha tardado dos años; en estos otros dos tal vez”. Me va a decir: “Vos tu madre, ¿y yo mañana qué hago?”. ¡Son vacíos demasiado grandes! No creo yo que en dos años no haya podido haber personas con capacidad de gestión, de qué putas sé yo, para decir “esto es lo que va a haber, esto vamos a empezar”, para que las bases de nuestras pandillas empiecen a percibir que si se portan bien ahí está esta posibilidad o aquella, en vez de ir a parar a la cárcel. Yo lo puedo detener, pero también tengo que construir algo que él, como sujeto, pueda ir cambiando desde su interior.
[Tenemos que] organizar a estos jóvenes en un camino en el cual yo, como líder, le pueda garantizar un futuro real, próspero, en el cual él se pueda desarrollar con las oportunidades que no ha tenido desde su niñez, como recreación, educación, tranquilidad, seguridad... Una infinidad de cosas. ¿Y por qué no puedo organizar yo a estos jóvenes? Si yo hubiera tenido organizados a todos los jóvenes de los municipios aledaños al volcán que acaba de hacer erupción te aseguro que hago que lleguen primero ellos que los comandos de salvamento y todo el aparataje del Estado.
[Hay que darles] algo en lo que puedan explotar su juventud, su inquietud, su impaciencia, su locura de adolescentes. ¡Si es que no hay nada! ¡Andá a las comunidades [barrios pobres] de nosotros, no hay canchas, futbol, nada! ¿Por qué crees que nosotros ahorita territorializamos el proceso? Porque nuestras comunidades, por el simple hecho de vivir nosotros allí son estigmatizadas. Los jóvenes son considerados delincuentes por el simple hecho de vivir allí. Hay personas que no pueden adquirir un préstamo ni sacar un electrodoméstico a plazos porque viven en una determinada comunidad. Aunque sean estudiantes, personas honradas... Han criminalizado el territorio. Y ahora viene el nuevo ministro a decir “ellos [los pandilleros] son los que controlan”. No, viejo, ¡son ellos los que han abandonado esos lugares!

jueves, 30 de enero de 2014

No estoy muy a favor de los alimentos Transgénicos




Los alimentos transgénicos son aquellos que fueron producidos a partir de un organismo modificado genéticamente mediante ingeniería genética. Dicho de otra forma, es aquel alimento obtenido de un organismo al cual le han incorporado genes de otro para producir las características deseadas. En la actualidad tienen mayor presencia de alimentos procedentes de plantas transgénicas como el maíz o la soja.

A pesar de que la superficie mundial de cultivos transgénicos creció en 12 millones de hectáreas en 2011, lo que representa un incremento respecto al año anterior, hasta alcanzar los 160 millones de hectáreas sembrados por 16,7 millones de agricultores en 29 países, la presión realizada por algunos grupos ecologistas sobre agricultores, productores y distribuidores está dando lugar a serios problemas con graves repercusiones económicas y sociales.
Pese a ello y personalmente, yo me posiciono en contra de los alimentos transgénicos, ya que no solo pueden provocar un riesgo para el ser humanos, sino también para el medio ambiente. Se desconocen los riesgos o consecuencias impredecibles que pueden producir estos alimentos, pues aún faltan muchos estudios por realizarse. Estoy en contra de los alimentos transgénicos porque me perece que aún faltan muchos estudios exhaustivos que demuestren la total seguridad de los mismos. Pueden producir daños en el metabolismo del ser humano.
Los alimentos transgénicos fueron presentados como una gran solución para la humanidad por varias razones: Una es que aumentaría la productividad, pero esto es algo que no está demostrado, e incluso se han realizado estudios que demuestran que no es así; otra es que estos alimentos contendrían una gran cantidad de nutrientes, cosa que no es así; y la última y más esperanzadora era la de plantar este tipo de cultivos artificiales en países en vías de desarrollo, pues supuestamente son más productivos y nutritivos... sin embargo, los grandes laboratorios venden estas semillas transgénicas a precios desorbitados, lo cual deja ver que esto es una negocio basado en el enriquecimiento a costa de otros.
Otro de los motivos que me impiden estar a favor es que los transgénicos salgan en mercado sin ninguna etiqueta identificatoria de su orígen artificial. Por si no fuese suficientemente malo el hecho de que estén en el mercado alimentos que no sabemos si pueden ser perjudiciales para el ser humano, además es casi imposible diferenciarlos de los naturales, pues no tienen ninguna etiqueta que los diferencie. Podrías estar comiéndote un tomate pensando que proviene de un cultivo ecológico o industrial cuando en realidad podría no ser así. Si una empresa olvida ponerle fecha de caducidad a un alimento que haya producido es posible demandarla, y sin embargo, los aliementos trangénicos que carecen de modo de identificación, no es posible denunciarlos; en mi opinión esto es injusto.
Además, no solo puede llegar a ser perjudicial para el ser humano, sino para el medio ambiente también, pues estos productos pueden esterilizar los suelos, crear alergias y dañar la naturaleza. También que este tipo de alimentos permiten reducir el uso de pesticidas, fungicidas, herbicidas y demás productos químicos; aunque esto puede desembocar en la extinción de varias especies de mosaquitos y hongos, a pesar de que estos no se nutran únicamente de estos alimentos.
Mi opinión es que no se debería comercializar con estos alimentos hasta que no se realizasen profundos estudios que garanticen que son totalemtente seguros, saludables y positivos tanto para el ser humano como para el medio ambiente.


- Un poco de historia-:-----------------------------En 1909 se efectuó la primera fusión de protoplastos, y en 1927 se obtuvieron mutantes de mayor productividad mediante irradiación con rayos X de semillas. En 1983 se produjo la primera planta transgénica. En estas fechas, unos biotecnólogos logran aislar un gen e introducirlo en un genoma de la bacteria Escherichia coli.Tres años más tarde, en 1986, Monsanto, empresa multinacional dedicada a la biotecnología, crea la primera planta genéticamente modificada. Se trataba de una planta de tabaco a la que se añadió a su genoma un gen de resistencia para el antibiótico Kanamicina. Finalmente, en 1994 se aprueba la comercialización del primer alimento modificado genéticamente, los tomates Flavr Savr, creados por Calgene, una empresa biotecnóloga.A estos se les introdujo un gen antisentido con respecto al gen normal de la poligalacturonasa, enzima que induce a la maduración del tomate, de manera que este aguantaría más tiempo maduro y tendría una mayor resistencia. Pero pocos años después, en 1996, este producto tuvo que ser retirado del mercado de productos frescos al presentar consecuencias imprevistas como una piel blanda, un sabor extraño y cambios en su composición. Aun así, estos tomates se usan para la producción de tomates elaborados.En el año 2007, los cultivos de transgénicos se extienden en 114,3 millones de hectáreas de 23 países, de los cuales 12 son países en vías de desarrollo.En el año 2006 en Estados Unidos el 89% de plantaciones de soya (o soja) lo eran de variedades transgénicas, así como el 83% del algodón y el 61% del maíz.Recientemente se están desarrollando los primeros transgénicos animales. El primero en ser aprobado para el consumo humano en Estados Unidos fue un salmón AquaBounty (2010), que era capaz de crecer en la mitad de tiempo y durante el invierno gracias al gen de la hormona de crecimiento de otra especie de salmón y al gen "anticongelante" de otra especie de pez.


- ¿Qué opinan los especialistas?:
-----------------------------------------------
Por su parte, los científicos resaltan que el peligro para la salud se ha estudiado pormenorizadamente en todos y cada uno de este tipo de productos que hasta la fecha han obtenido el permiso de comercialización y que sin duda, son los que han pasado por un mayor número de controles.La Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) por su parte indica con respecto a los transgénicos cuya finalidad es la alimentación:- Hasta la fecha, los países en los que se han introducido cultivos transgénicos en los campos no han observado daños notables para la salud o el medio ambiente. Además, los granjeros usan menos pesticidas o pesticidas menos tóxicos, reduciendo así la contaminación de los suministros de agua y los daños sobre la salud de los trabajadores, permitiendo también la vuelta a los campos de los insectos benéficos. Algunas de las preocupaciones relacionadas con el flujo de genes y la resistencia de plagas se han abordado gracias a nuevas técnicas de ingeniería genética.- La Organización Mundial de la Salud dice al respecto:Los diferentes organismos OGM (organismo genéticamente modificados) incluyen genes diferentes insertados en formas diferentes. Esto significa que cada alimento GM (genéticamente modificado) y su inocuidad deben ser evaluados individualmente, y que no es posible hacer afirmaciones generales sobre la inocuidad de todos los alimentos GM. Los alimentos GM actualmente disponibles en el mercado internacional han pasado las evaluaciones de riesgo y no es probable que presenten riesgos para la salud humana. Además, no se han demostrado efectos sobre la salud humana como resultado del consumo de dichos alimentos por la población general en los países donde fueron aprobados. El uso continuo de evaluaciones de riesgo según los principios del Codex y, donde corresponda, incluyendo el monitoreo post comercialización, debe formar la base para evaluar la inocuidad de los alimentos GM.


miércoles, 29 de enero de 2014

¿Qué es la acción directa?




Sin duda alguna, el concepto de acción directa es uno de los más usados en el vocabulario anarquista. No obstante, ante la creciente (relativamente) nueva actividad política de asambleas vecinales, mareas, colectivos, y redes, creo conveniente definir una vez más que es eso de la acción directa, sobre todo porque existe una concepción negativa entre la gente y los grandes medios capitalistas de comunicación sobre el proceder anarquista. Empecemos.
Acción directa anarquismo van íntimamente de la mano. El anarquismo propone una forma distinta de participar en política y sociedad: les anarquistas no aceptamos la autoridad del Estado y su maquinaria institucional, así como tampoco nos contentamos con delegar nuestra voluntad y responsabilidad en terceras personas (como políticos, representantes, partidos etcétera). La filosofía anarquista propone la existencia de individuos libres, responsables, y autónomos. Actuar acorde con esta visión sería, en pocas palabras, acción directa, y se me hace difícil imaginar otra forma en la que actuar desde una filosofía anarquista.
La praxis anarquista reflejada en la acción directa apunta a la resolución de los problemas de uno mismo por une mismo. Imaginemos que vivimos en un barrio donde una discoteca atormenta a los vecinos por las noches con su música a todo volumen. Ante este problema tenemos dos opciones: 1) denunciar a la policía el excesivo ruido del establecimiento, o 2) resolver el problema por nosotros mismos. Si optamos por la segunda opción (seamos o no anarquistas) estamos actuando de manera directa. Ahora, como es obvio, existen muchas maneras de “resolver el problema por nosotros mismos.” Podríamos optar por hacerlo de manera individual (aunque en este caso no sería muy eficiente) o de manera colectiva (con el resto de vecinos). Podríamos optar por hacerlo de manera pacífica (ir a hablar con el o la dueña de la discoteca, suponiendo que esto pone fin al problema) o de manera no-pacífica (entrar en el establecimiento, ocuparlo, bloquear el acceso, o hasta destruir el equipo de sonido). Sea como sea que actuásemos estaríamos haciéndolo de manera directa.
En el ejemplo anterior, optar por la segunda opción es el resultado lógico de aceptar nuestra autonomía como personas libres. Llamar a la policía o poner una denuncia en comisaria sería aceptar la autoridad legal y moral de las instituciones estatales. El anarquismo y la acción directa no ven en esta opción una solución moralmente óptima. ¿Por qué? Veámoslo con el mismo ejemplo. Supongamos que en la localidad en la que vivimos es legal el nivel de decibelios que atormenta a nuestra comunidad de vecinos, por lo que esa discoteca que no nos deja dormir está operando dentro de la legalidad impuesta por la Administración. Además, supongamos que el establecimiento tiene todos los documentos y permisos necesarios para desarrollar su actividad en el barrio. Aun así, no podemos dormir por la noche porque escuchamos mejor su música que nuestra propia respiración en la cama. ¿Qué hacemos ante esto? La opción de presentar una denuncia sería inútil, y llamar a la policía terminaría en una medición de decibelios que cumple con la ley. Resultado: el problema no se soluciona. El anarquismo y la acción directa no ven autoridad alguna en la discoteca, en la policía, o en la ley burguesa, para decidir qué nivel de decibelios es aceptable o no. Son les vecinos del barrio les que sufren de insomnio y son elles mismos les que han de decidir qué hacer al respecto. Así pues, cerrar la discoteca por la fuerza se convierte en una opción moral, afirmativa, y reconstitutiva de la libertad y autonomía de las personas del barrio.
A menudo los medios de comunicación del capital muestran una imagen destructiva, violenta, y caótica de la acción directa. Siguiendo con el ejemplo de la discoteca: imaginemos ahora que les vecinos deciden cerrar la discoteca por su cuenta, ocupándola, desconectando el equipo de sonido, e impidiendo por las noches el acceso a la gente hasta que les responsables del establecimiento no decidan bajar el volumen de la música. Una decena de cámaras se traslada hasta el lugar y empieza a emitir imágenes de vecinos enfurecidos entrando en una “propiedad privada”, tirando los altavoces al suelo, y forcejeando con les clientes del local a sus afueras. Los titulares rezan: “masa enfurecida de vecinos arrasa propiedad privada y agrede a ciudadanos libres que quieren bailar.” Así, queda muy claro que esto de la acción directa es cosa de “vándalos” y “radicales anti-sistema.” Lo que los medios de comunicación no muestran, en este ejemplo, es que la fuerza de las personas autónomamente organizadas y actuando acordemente es no solamente moralmente superior a la injusta ley de decibelios, sino que además es suficiente como para poner del revés la administración civil y económica de la localidad.
Si la acción directa está tan negativamente concebida en la democracia burguesa (y así lo internalizan las personas mediante procesos de socialización institucionalizados), es porque la autoridad del sistema requiere de personas sumisas y pasivas. Si tenemos un problema se nos enseña a denunciar, a llamar a la policía, a buscar la ayuda de una persona mediadora. En definitiva, se nos enseña aquello de “no tomar la justicia por nuestra mano.” ¿Pero qué hay más justo que buscar justicia por une misma? Actuar directamente es afirmar nuestra condición de seres humanos libres, sin reconocer la autoridad de instituciones o machotes en uniforme azul. Acción directa es solucionar nuestros problemas de forma digna.
Por otro lado, debido a que la acción directa deriva a menudo en confrontación física, los medios de comunicación y las personas complacientes de vivir sus vidas con obediente sumisión no encuentran problema para aborrecer la praxis de las personas autónomas y libres (que todos lo somos, pero algunas parecen no querer aceptarlo). La persona que decida actuar de forma directa (es decir, libre) tiene que aceptar que las probabilidades de conflicto físico son muy altas. Volvamos al ejemplo: hemos ocupado y bloqueado la discoteca, pero a la hora la policía se ha sumado a las cámaras de televisión. De buena fe decidimos hablar con les agentes de policía para anunciar nuestras demandas: no queremos tal ruido en nuestro barrio. No obstante, el sargento (o lo que sea) nos dice que la ley es la ley y nosotras la estamos incumpliendo (de hecho, como estos monos de azul no piensan mucho, nos demandarán que entreguemos a les líderes de la acción para que vayan a comisaria. ¡Como si un vecindario no pudiera organizarse sin representantes o voceras de turno!). Ante esta situación podemos actuar de dos maneras: 1) rendirnos ante la policía y cesar la acción, y 2) resistir y seguir con la acción. Si optamos por la primera opción estaríamos ante un caso de desobediencia civil. La segunda opción es la única manera consecuente de aceptar nuestra libertad y autonomía (además que muchas vemos en esta opción una decisión mucho más digna).
La diferencia entre desobediencia civil acción directa es más bien sutil, pero claramente la última lleva la búsqueda de justicia mucho más lejos, hasta las consecuencias finales de actuar libremente. Es por ello que decía que las personas que decidan actuar de manera directa tienen que tener claro que la confrontación física (y la represión estatal subsecuente) son consecuencias frecuentes de querer ser una persona libre. No obstante, han de tener también claro que el nivel moral de dichas acciones justifica tal confrontación (sea más o menos violenta). He aquí otro punto clave: el anarquismo, mediante la acción directa, aúna medios y fines en un mismo ente. La moralidad de nuestros medios ha de ser afín a la moralidad de nuestros fines. “Actuar de manera consecuente”, que diríamos. ¿Por qué un armario en uniforme azul tiene más autoridad moral para decidir con qué nivel de ruido puedo dormir por las noches? O para tal caso, ¿qué autoridad tiene un remilgado juez para imponer su criterio sobre mi sueño? Nosotros decidimos cómo queremos dormir, y el barrio decidió poner fin al ruido de la discoteca. Es por ello que la confrontación física con aquellas personas represoras que intenten imponernos su criterio es una opción moralmente aceptable. Y nadie debiera rechazar dicha confrontación.
Finalizando. Son muchos, sin embargo, los problemas a la hora de definir acción directa. Históricamente se ha desarrollado un intenso y grandísimo debate entorno a esta cuestión. Ya a principios del siglo veinte, muchas voces anarquistas afirmaban que una huelga, por ejemplo, no es acción directa por no mediar directamente con la fuente del problema (argumentaban que una huelga busca unos fines que  no solucionan el problema, sino que lo reforman). Este texto solamente pretende presentar de forma sencilla la definición más laxa de acción directa. Dejemos para otro día estas otras cuestiones de mayor calado.

martes, 28 de enero de 2014

Editoriales de ciencia ficción, fantasía o terror en español

Ayer os hablé de algunos autores españoles de ciencia-ficción, terror, fantasía...  Pero todavía no había tratado, en profundidad,  directamente el tema de los autores que escriben en español obras de corte fantástico. El tremendo, pero genial, problema con el que me he topado es la gran cantidad de autores que han publicado novelas recientemente (hablando en escala de meses), o lo harán pronto. Así que he optado por listar aquí todas las editoriales que publican en español obras de autores que escriben en dicho idioma. Así les resultará algo más fácil encontrar las obras más recientes, y cuales están por llegar.

Todas las editoriales que voy a mencionar a continuación, han publicado obras de autores españoles o hispanos. Empezaré por editoriales más especializadas en literatura fantástica:
  • Alamut: Fue fundada por quien montó otra editorial anterior llamada Bibliópolis (y que no estoy seguro de si sigue en activo). Tiene tres colecciones, o series como las llaman, y la más abultada es la Serie Fantástica. Entre obras de Isaac Asimov y Orson Scott Card, se encuentran novelas de los escritores Juan Miguel Aguilera (La red de Indra),Rafael Marín (Mundo de dioses), y Rodolfo Martínez (Sherlock Holmes y el heredero de nadieSherlock Holmes y la sabiduría de los muertos). En preparación no tienen ninguno de autores españoles por ahora.

  • Dolmen Editorial: Esta editorial no es específicamente de libros, pero tiene una colección de novelas centradas en los géneros fantásticos. Particularmente abunda en el género de terror con zombis. La maldición de las modas, ya saben ustedes. Al menos tienen bastantes obras de autores de origen español (o hispano en general, perdonen que no les distinga).Alberto López Aroca (Sherlock Holmes y los Zombis de Camford), Juan de Dios Garduño (Y pese a todo…), o Ricard Ibáñez (MIO SIDI: Regresa El Cid Campeador) entre otros de los que he podido ver en la sección de libros. Eso sí, dicha sección es como un cajón desastre que no distingue entre géneros o tipos de libros (entre obra narrativa y divulgativa básicamente, lo tienen todo mezclado).
  • Editorial Entrelíneas:  Particular Editorial que acoge, en su mayor parte, a autores desconocidos o nóveles. Tienen un amplio fondo de catálogo. En sus más de veinticinco años de existencia, han publicado más de cuatro mil obras, en su mayor parte de autores españoles y especializándose en Fantasía/Ciencia Ficción. Aunque también hay de otros diferentes géneros: románticas, de terror, poesía, ensayos... Una buena forma de acercarte a autores que no conocerías de otra manera. En esta editorial, en el género fantástico destaca la tetralogía de José Antonio Ferrando, "Sefirot´s Game", los dos libros escritos de Luis Celaá Morales, "La Verdadera Profecía" y "El último Dragón" y en fantasía medieval, "La Leyenda de los cinco Reinos" de Antonio Campos Heredia. Estos son algunos ejemplos de los cientos que os podía nombrar. Destacar que de esta editorial ha salido el famoso escritor Ezequiel Teodoro, que con su primera obra publicada, "El Manuscrito de Avicena" ha conseguido vender más de siete mil ejemplares de su obra. ¡¡Todo un récord para un escritor novel y más en una editorial pequeña!! 
  • Mundos Épicos: Ya sólo con el nombre, queda bastante claro qué clase de obras publican. Y su catálogo le hace absoluto honor, no ya nadando, sino buceando en la fantasía épica esencialmente. También gustan de historias de estilo gótico (vampiros y similares) y de algún otro estilo. Lo mejor, tienen un gran plantel de autores españoles que publican a través de ellos y, en consecuencia, muchas obras publicadas originalmente en nuestro idioma. Tienen una lista de autores que han publicado con ellos en esta dirección.
  • Gigamesh: ¿Especializada en obras de géneros fantásticos? Sí. ¿De autores de lengua española? No. Se dedican a importar obras de autores extranjeros como Tim PowersAlfred Bester o George R.R. Martin (Canción de hielo y fuego), y apenas si han publicado algo que no sea anglosajón. Tengo bastante claro que esta editorial no debiera aparecer aquí, pero bueno, he visto que han publicado dos obras de dos autores diferentes. Uno de esos relatos es Lágrimas de luz de Rafael Marín, y el otro es El sueño del rey rojo de Rodolfo Martínez. Dicho de otro modo, lo hispano tiene una presencia testimonial, algo también muy común en la mayoría de editoriales grandes.
  • Grupo Ajec: En agudo contraste a la anterior, este grupo editorial si tiene un buen número de obras de autores españoles (no reconozco nombres latinoamericanos entre las obras de su catálogo). Tienen obras principalmente de tipo fantástico, pero sin decantarse específicamente por un género en concreto. Además, publican algunas obras de otros géneros y estilos, aunque en menor número. Carlos F. CastrosínVíctor CondeDomingo Santos, oFrancisco Javier Pérez son algunos de los autores que se pueden encontrar en sus colecciones.
  • Saco de Huesos: Es una editorial especializada en literatura fosca. ¿Y que diablos es esa literatura? Es un concepto que abarca estilos como el terror, horror, suspense, elementos sobrenaturales... O todo junto y revuelto. Tienen pocas obras disponibles, pero supongo que es por estar en funcionamiento poco tiempo, pero todas ellas han sido escritas originalmente en español por autores nativos de esta lengua. Destaco el nombre de Santiago Eximeno, es el único que he reconocido, pero hay muchos otros con relatos compilados en la revistaCalabazas en el Trastero. Esta revista es editada también por Saco de Huesos, y es una de sus señas de identidad. Es física y se consigue suelta o por subscripción.
  • Scyla: Bajo este nombre, la editorialPlaneta edita las obras de sus dos sellos degéneros fantásticosTimun Mas yMinotauro. Supongo que en un futuro no muy lejano, serán asimilados bajo el nombre de Scyla. ¿Y cuáles son los autores hispanos que publican? Para empezar uno que seguro que no os suena de nada... Javier Negrete. Le publican su Saga de Tramórea, entre otras muchas que ya le han publicado. A Fernando J. López del Oso le publicarán en 2011 su novela de terror Yeti, que ganó elpremio Minotauro 2009. Tienen obras de otros autores, como Miguel de Castro, con lo cual puedo decir que Scyla tiene una selección mínimamente decente de novelas fantásticas escritas en español.
  • Sportula: Es la editorial exclusiva del escritor Rodolfo Martínez. O, al menos por el momento, sólo ha publicado obras suyas. En su catálogo aparecen las dos últimas obras de su Ciclo de Drímar (El carpintero y la lluvia y Cabos sueltos) entre otras. Vende, además, en formato epub (un tipo de ebook) algunas de sus obras.
Tras las editoriales especializadas, ahora toca listar las más generalistas. A continuación, enumero las que he visto que tienen en sus colecciones de géneros fantásticos obras escritas originariamente en español.
  • Edhasa: En su colección Fantasy Nebulae, he visto que publican La saga de los confines, saga de la escritora argentina Liliana Bodoc. En Nebulaetienen... todo de origen anglosajón.
  • Ediciones Atlantis: Me ha dejado gratamente sorprendido, dado que he encontrado que tiene en su catálogo un buen número de obras escritas en español. Las de carácter fantástico las tienen repartidas entre tres categorías, y son de diversos autores.
  • Ediciones B: apenas tiene algo que no sea de origen anglosajón o no hispano. He visto sólo unos pocos libros como son La elegida de la muerte(de Virginia Pérez de la Puente), El discípulo (deEmilio Ruiz Barrachina), o Ygdrasil (de Jorge Baradit). Es decir, hay algo en su categoría deciencia ficción y fantasía, pero poco.
  • Drakul Editorial: esta editorial no tiene categorizadas sus obras en su web, así que es difícil ver cuales son de ciencia ficción, de terror o simplemente thrillers. Pero las novelas que publican han sido escritas en español.
  • NGC Ficción: tiene cuatro libros, y bien contados. Todos autores españoles por lo que se puede deducir de sus nombres. Fragmentos de burbuja (de Juan Antonio Fernández Madrigal) es el libro de ciencia ficción, y Necróparis de (Fernando Cámara) el de terror, los otros dos son del género negro o misterio.
  • Equipo Sirius: bajo el sello Transversal, esta editorial publica libros de ciencia ficción, fantasía y terror -entre otros géneros-. Y sí, tienen obras escritas originariamente en español, en número bastante impresionante.
  • Alianza Editorial: Sello del Grupo Anaya, he visto que tienen alguna obra de ciencia ficción española en su colección 13/20 (El mapa del tiempo de Félix J. Palma), es muy posible que tengan más. Lo malo es que no las tienen categorizadas por estilo narrativo.
  • Ilarión: En su colección Fantasía tienen dos libros, y los dos son de origen español. Sus títulos son Heredero de la alquímia (de David Mateo), y Diario de una adolescente del futuro (de Javier Cosnava y Eva Rubio).
  • La Factoría de Ideas: También en esta editorial he encontrado a un autor español entre todo lo que publican, José Antonio Cotrina y su obra Las Fuentes Perdidas. Le he visto en la colección Solaris Ficción.
  • La Galera: Editorial especializada en obras para niños y jóvenes adolescentes, tiene varias obras fantásticas como Luzazul (Carmen Fernández Villalba) oLa última bruja de Trasmoz (César Fernández García), además de algunos de autores no hispanos, en su colección de Narrativa singular.
  • Libros en red: en esta editorial hay una buena muestra de novelas fantásticas de autores latinoamericanos, particularmente en la categoría de ciencia ficción, donde en su larga lista he visto escritores de ChileMéxicoRepública Dominicana...
  • Alfaguara: Sólo he conseguido encontrar una obra que se aproxima al género de la ciencia ficción en esta editorial, Tan cerca de la vidadel peruano Santiago Roncagliolo. Pero tiene pinta que Alfaguara no se prodiga mucho en los géneros fantásticos.
  • Bubok: Todos los autores que veo en esta editorial, al menos de los géneros que nos interesan, parecen ser todos o españoles o latinoamericanos. Un buen sitio para descubrir nuevos escritores, pues.
  • RBA: grupo editorial con tres sellos donde publican narrativa, Sello RBA,Molino y RBA Bolsillo. Lamentablemente, no funcionan bien sus web y no he podido comprobar que tienen en sus categorías de Ficción. Excepto la deMolino (sello para obras más juveniles e infantiles), que sí he visto que tienen obras de corte fantástico de autores catalanes. Supongo que tendrán más obras del estilo en los otros sellos.
  • Silente: A quienes conozcan y gusten de la ciencia ficción española de hace ya años, les agradará saber que esta editorial publica libros de George H. White, el alias del creador de la Saga de los Aznar -Pascual Enguídanos Usach-. He visto títulos comoHeredó un Mundo o la Trilogía de Finán además de títulos de la saga antes mentada. Además, hay obras de otros autores españoles que, o continúan con los Aznar, o con obras totalmente nuevas. Es decir, merece mucho la pena echar un buen ojo al fondo que dispone Silente.
Viendo que esto se está haciendo muy largo, aquí listo de seguido las editoriales que también he revisado por encima y tienen algo de autores hispanos: Nabla Ediciones,Neverland EdicionesSiruelaViceversa Editorial, y los sellos de Random House Mondadori (los sellos de esta última no los he mirado, ya tenía el chip sobrecalentado...).

De toda esta pequeña investigación puedo extraer varias conclusiones.
  1. Hay MUCHOS autores que crean obras de literatura fantástica.
  2. Hay muchas sagas de fantasía épica en curso.
  3. No hay tanto rollo vampírico-gótico como me esperaba encontrar.
  4. Hay ciencia ficción, pero no tanta en comparación con la fantasía épica. Ésta última está muy de moda.
  5. Algunas editoriales debieran replantearse sus web.
  6. Parece que son los autores españoles los más pujantes, como Javier Negrete,Rodolfo Martínez o Santiago Eximeno.
  7. Hay mucha iniciativa editorial, pero depende cada vez más de la venta por internet que de la venta física.
  8. Hay que ver lo que me gustan las listas con su sangrado y su puntito gordo o su numerito...
En resumen, hay una buena cantidad de autores, creando una buena cantidad deliteratura fantástica, y publicando en un buen número de editoriales. En español además. Y llevar el ritmo y la cuenta de todo esto es... brutal. Pero nos congratulamos de ello, maldita sea.

Por cierto, en Libro de Notas publicaron un resumen de lo que ha acontencido a la ciencia ficción española en el  año 2012  (también tienen resúmenes de 2011, 2010, 20092008 y 2007). Esperemos pronto el del Échenle un ojo, es posible que ustedes encuentren referencias a material que les pueda interesar.