¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 1 de diciembre de 2012

Los bancos deben hasta 150 millones por recibos de pisos de desahucios






Tras expulsar en muchos casos a familias que no podían abonar su hipoteca, las entidades financieras se han quedado con miles de pisos, pero no pagan muchos recibos de esas comunidades de vecinos: deben entre 75 y 150 millones de euros por toda España.

Los bancos se han mostrado muy duros con los desahucios, pero son menos diligentes cuando se trata de pagar sus propias deudas. Tras expulsar en muchos casos a familias que no podían abonar su hipoteca, las entidades financieras se han quedado con miles de pisos, pero no pagan muchos recibos de esas comunidades de vecinos: deben entre 75 y 150 millones de euros por toda España. Estos nuevos inquilinos fantasma son los responsables del 5% al 10% de la morosidad que soportan las comunidades de vecinos, alrededor de 1.500 millones.

“Tienen deudas desde 300 euros a 15.000 con algunas comunidades. Las entidades financieras manejan un único criterio, el estrictamente económico. Solo pagan cuando ya no les queda más remedio y se va a iniciar un procedimiento judicial que les saldrá menos ventajoso”, asegura José Juan Muñoz, abogado y administrador de fincas, que es quien proporciona estos datos. La empresa de Muñoz, Acción Legal Asesoría Jurídica, participa en un plan de asesoramiento y gestión de cobro de deudas con el Colegio de Administradores de Madrid. Por esta vía, algunos vecinos pueden ir cobrando lo que les deben unos y otros.

Cuando un banco desahucia a una familia, tiene la obligación de hacerse cargo de la deuda con la comunidad (si la hubiera, que es lo lógico) del año en curso y del anterior. “Es el nuevo adjudicatario. Por tanto, debe pagar. Pero la gente se sorprendería de hasta dónde puede llegar un banco para ahorrarse 130 euros”, asegura Muñoz.

No es este el único agujero que las entidades financieras están abriendo en las comunidades de vecinos. En muchos bloques de zonas pobres puede encontrarse más de un piso que ha pasado al banco y permanece vacío. “En algunos casos se ha metido gente de mal vivir y han causado incendios. Barrios como el nuestro, el de Montserrat, en Terrassa, se están degradando de esta manera”, dice Antonio Cazorla, presidente de la Asociación de Vecinos. Cazorla echa la vista unos años atrás, cuando empezaron a llegar los inmigrantes, “muchos de ellos sin el hábito de pagar la comunidad”, a los que enseñaron “algunas costumbres cívicas de sus nuevas ciudades de acogida”. “Aquí vivíamos bien, de manera corriente, unos con otros. Hicimos más de 2.000 asambleas en cuatro años. La asociación de vecinos no se cerraba ni en agosto, era un lugar de encuentro. Se creó, precisamente, para recuperar los barrios”, recuerda. “Ahora han llegado los banqueros, con la crisis que ellos han generado, y muchos de estos vecinos han sido desahuciados. Así que, entre los que no pueden pagar por la crisis y las entidades financieras, que también son morosas, en algunas comunidades de vecinos tienen ya problemas hasta para la limpieza de las escaleras. Esto es un desastre”, dice compungido. Y menciona el caso del piso quemado en el bloque 15, perteneciente ahora a un banco, “que ni se ocupa, ni paga la deuda, ni se arregla”, un triste símbolo de la degradación paulatina de un barrio.

Y ello a pesar de que el Ayuntamiento de la ciudad ha dado pasos para ayudar a las comunidades con estos impagos. “Eso es cierto, pero les pedimos más contundencia, que actúen de forma generalizada y que cambien esta política de mantener pisos vacíos cuando hay gente que está en la calle”, reclama Guillem Domingo, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Los bancos no son los únicos morosos. Los vecinos tienen otro frente abierto con las promotoras y constructoras, que aún tienen miles de pisos sin vender y tampoco manifiestan un afán desmedido por cumplir con sus obligaciones inmobiliarias. Y disponen de vías de escape, porque, en algunos casos, esos pisos no están todavía sujetos a las exigencias de la ley de propiedad horizontal.

Por lo demás, la obligación de pagar los recibos vecinales está bastante blindada. “La comunidad tiene, por ley, derecho a cobrar esas deudas antes que el propio banco las suyas. A eso la ley le da el tratamiento de crédito singular. La comunidad de vecinos es la acreedora y tiene derecho a cobrar de inmediato”, explica Belén Madrazo, del Colegio de Registradores de la Propiedad. Esas deudas son de cobro preferente, después de las de Hacienda y la Seguridad Social. De hecho, con dos recibos sin pagar podría iniciarse la ejecución para proceder al desahucio, pero las comunidades de vecinos no lo hacen porque esto les sale más caro aún. De todas formas, si el banco no es más que un inquilino fantasma, ¿a quién desahucian los vecinos?

jueves, 29 de noviembre de 2012

V CONCURSO DE RELATOS “LA CESTA DE LAS PALABRAS”






TEMA: “La vez que peor lo pasé” (miedo, vergüenza, desengaño...)

El grupo literario “la cesta de las palabras”
(http://lacestadelaspalabras.blogspot.com
http://la-cesta-de-las-palabras.webnode.es)
convoca en la red su quinto concurso de relatos con el logo “La Vez que Peor lo Pasé” cuyas bases son las siguientes:

1.- Podrán participar tod@s l@s autor@s mayores de edad.

2.- Cada autor/a deberá mandar un único trabajo con una extensión máxima de 2 páginas en lengua española.

3.- Los trabajos deben enviarse a:
lacestadelaspalabras@gmail.com
en un único documento adjunto tipo Word.doc . En el asunto del mensaje irá “La Vez que Peor lo Pasé” y el archivo debe ir nombrado con el título del relato, seudónimo si lo hay, y nombre completo. En él irá el relato y los datos personales tales como: nombre completo, dirección postal, correo electrónico, teléfono y una copia del DNI,(también valdrán las fotografías digitales del documento siempre que sean legibles).

5.- La Cesta de las Palabras, jurado del concurso, elegirá dos relatos ganadores.

6.- a cada ganador/a, así como dos ejemplares del libro “Negros Recuerdos” y el ofrecimiento de formar parte del jurado en el siguiente concurso. Podrá ser declarado desierto.
7.- Los relatos ganadores se darán a conocer en la web y a través del correo electrónico a tod@s l@s participantes.
8.- Los relatos elegidos por "La Cesta de las Palabras" conformarán una obra titulada “Negros Recuerdos”, que estará a la venta aproximadamente tres meses después de la adjudicación del premio del concurso a través del blog y la web y que se ofrecerá a l@s autor@s editad@s, sin ningún compromiso de compra, por correo electrónico. También quedarán expuestos en la página web los relatos participantes durante el tiempo que el jurado estime oportuno.

9.- El plazo comienza el 1 de Junio. El cierre de admisión de relatos será el próximo 31 de Diciembre de 2012 a las 0:00 h. Hora española.

10.- Los relatos ganadores se harán público el 14 de Febrero de 2013.

11.- Tod@s l@s autor@s que no entiendan que el premio lo puede ganar otr@ autor/a que no sean ell@s mism@s, absténganse de participar.

La participación en el concurso implica la aceptación de sus bases.


Leer más: http://www.lacestadelaspalabras.com/bases-la-vez-que-peor-lo-pase/
Crea tu propia web gratis: http://www.webnode.es

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Eliminados de la Copa. Con más fuerza gritaremos forza rayo



 A la gente, especialmente a los periodistas y a los que no saben como vender un partido "infumable", les gusta decir que de un determinado equipo se nace; o sea que para ser de equipos modestos con una afición relativamente buena, como el Betis, el Granada, etc.. Se nace. Qué no puedes "hacerte" de un equipo y que se presupone que es un sentimiento que llevas desde la cuna impregnado en el corazón. Es como una especie de justificación para cuando tu equipo es una patata, nunca ganas títulos y sueles caer, por ejemplo, a las primeras de cambio en la copa, perder posibilidades de jugar en Europa muy pronto, etc...
   Menuda excusa barata. Menuda gilipollez. No se nace de ningún equipo ni nadie nace con ningún sentimiento impregnado en el corazón. Se nace libre de ataduras morales, sociales o convencionales. Tan sólo como educamos a nuestros hijos o como se relacionen en el futuro, hará y condicionará su vida para el futuro. Sí a tu hijo, nada más nacer o al poco tiempo de vida le haces o le inscribes como socio del Jaén, del Algerciras, del Madrid, del Barça  o de la Ponferradina y le llevas a todos los partidos; en un 90 % de posibilidades estás creando un auténtico forofo de ese equipo. Es lógico. El otro 10 por ciento suele ser gente de un equipo humilde que ve como su equipo se come los mocos, baja de categoría,etc.. y se hace del equipo que gane todo en ese momento (Farsa, Mandril, pateti..etc.). De esos mejor ni hablamos.
  Sinceramente, me la suda que la gente que va a ver al rayo a animar a su equipo sea del Rayo desde pequeño, se haya hecho del rayo hace cuatro años, cuando salimos del infierno o sea haya hecho rayista hace dos días. Tan sólo me importa, y me siento orgulloso de que de verdad llevan impregnada la franja roja en el corazón. Se nota, se siente, se palpa en la grada. No importa si la gente que hubo anoche en Vallekas llevaba diez años como socio, dos años o entraba gratis, daba igual. La mayoría estaba sufriendo porque su equipo, en teoría superior a los canariones, no era capaz de crear ocasiones, de jugar mejor que Las Palmas o  de meter un triste y solitario gol a un vulgar equipo, que sin demostrar nada mejor que el Rayo sí fue mejor en los dos partidos de la eliminatoria. Pues de esa mayoría, muy pocos pitaron o se enojaron con el equipo, que hubiera sido lo fácil con PAQUETES QUE NO MERECEN VESTIR LA FRANJA como Suelinton, Labaka, Arana, el Mudo, etc... No. Casi nadie hizo eso. Y no por falta de ambición, por exceso de conformismo o lo que sea sino porque sienten muy adentro la franja. El partido de ayer fue infumable, un tedio de esos que nadie que no fuera del Rayo o de Las Palmas hubiera sido capaz de ser. En cambio, los ocho o nueve mil espectadores presentes en Vallekas estuvimos dando nuestro aliento a nuestro equipo. Estábamos casi seguros que no ibamos a pasar, pero a pesar de eso la gente seguía con su equipo. Se dio el aliento hasta el último minuto, se animó y se sufrió hasta que el colegiado expulsó a Rubén (pobre, para un partido que juega...) y tuvo que salir Cobeño en lugar del ¿Delantero? Nicki Billie (¡Que paquete por Dios!). Ese momento fue un instante revelador pues aunque faltaba casi media hora por jugar se sabría por la reacción del público que pasaría con el equipo. ¿Como reaccionaría la gente? ¿Silbaría, se irían de la grada? Pocos silbidos y pocas huidas vi yo.
En otros estadios la gente hubiera insultado al arbitro a más no poder, hubiera abandonado sus estadios medio congelados por el frío y medio helados por ver como el arbitro cercenaba las pocas posibilidades que nos quedaban de clasificarnos o hubieran jurado en Arameo por la corrupción de la Federación. Algunos lo hicieron, como no iba a haber gente así entre casi nueve mil personas. Normal. Pero me quedo con la reacción de la mayoría de la gente en la grada. Pese a que nos imaginábamos lo que iba a pasar y que  nos libamos a eliminar todos soñábamos con ese milagro que nunca llegaría, con ese balón rechazado o con esa falta convertida por Trashorras.
Pese a que sabíamos o intuíamos que nos íbamos a eliminar, en ese momento, en el de la expulsión fue cuando más animamos. Fue cuantas más ganas pusimos, cuando más demostramos porque el fondo de Vallekas (y el resto del estadio cuando quiere) es especial. Porqué nos aman y nos odian, a partes iguales, en este conglomerado de naciones al que llaman España. Somos especiales. Tenemos una afición de diez. No importa el tiempo que lleves siguiendo al rayo ni las veces que vayas a verlo, sabemos que lo llevamos dentro. Es casi imposible conocer al rayo y no quererlo, impensable haber estado en la grada sufriendo y no sentirlo, haber cantado la vida pirata fuera de casa y no empujar desde la grada por tu rayo.
Da igual si este sentimiento lo llevas desde la cuna, lo conociste hace tiempo o hace días; lo único que importa es que el Rayo es como una droga dura. Una vez conocido sus efectos no puedes dejarlo, pues nos ha dejado narcotizado para siempre.
Podremos tener pareja, ( amarla o dejarla) , podremos tener amigos, (conservarlos o abandonarlos), podremos tener curros ( buenos o malos).. y así hasta el infinito pero una cosa que nunca podrás abandonar es la franja. Una vez conocida es imposible e impensable abandonarlo. Rayistas orgullosos, Piratas por convicción... Aupa Rayo siempre. Gracias por existir.

lunes, 26 de noviembre de 2012

"Comunicado de B.A.F. Madrid por Alfon" por B.A.F.Madrid



Comunicado de B.A.F. Madrid ante el encarcelamiento de Alfon y la represión sufrida el 14Nx B.A.F. Madrid    ::    Más articulos de esta autora/or: Más artículos
Comunicado de B.A.F. Madrid ante el encarcelamiento de Alfon y la represión sufrida el 14N
Desde B.A.F. Madrid, hacemos un llamamiento a todos los colectivos e individualidades a solidarizarse con nuestro compañero Alfon, con todos los detenidos en la huelga del pasado 14-N y en general con todos los compañeros presos.
Ante los golpes represivos que están sucediendo en Madrid, es necesario y muy importante que el movimiento antifascista de un paso más allá y muestre su solidaridad y apoyo a las luchas políticas y sociales que actualmente están sufriendo un intento de debilitamiento por parte del Estado.
El pasado 14N, en el contexto de la huelga general en Madrid, Alfon y Daira fueron detenidos en el barrio de Vallekas bajo la acusación de “tenencia de explosivos”. Daira fue puesta en “libertad” tras pasar a disposición judicial y Alfon fue trasladado a Soto del Real donde se encuentra en prisión preventiva a la espera de una resolución que no sabemos ni cuanto tardará en llegar, ni que tipo de condicionante tendrá. El pretexto usado esta vez para encarcelar a Alfon, es “riesgo de fuga” en un intento de crear la “alerta social” a la que estamos tan acostumbrados cada vez que las cosas se les empiezan a complicar al gobierno y policía.
Nosotros ante tal “alerta social” respondemos con una ALERTA SOLIDARIA Y CONTUNDENTE para mostrar nuestro apoyo al compañero y a todos los que se encuentran en su misma situación. Que cada cual emplee los métodos y vías que crea conveniente para hacerle llegar a Alfon su apoyo, sin poner límites en las acciones ni comunicados y asumiendo siempre a Alfon como uno de los nuestros, sean o no ciertas las acusaciones que vierten sobre él.
Nosotros, como B.A.F. Madrid, no vamos a desistir en la lucha por su liberación, pero también por la liberación de todos los presos, por el apoyo y la solidaridad con toda la gente que dio la cara el día de la huelga general consiguiendo actuar al margen de los sindicatos para crear un ambiente de huelga general diferente y combativo, a aquellos que se atrevieron a dar la cara e ir un paso más adelante dejando a un lado los formalismos y las inservibles maneras demócratas a las que estamos tan acostumbrados. En definitiva, a los que atacaron antes de ser atacados.
Con el panorama que nos acompaña ahora mismo, es necesario hacer visible que los colectivos y organizaciones políticas se hagan eco de la situación de Alfon y se le asuma como compañero en cualquier circunstancia, sea “culpable” o “inocente”. Para nosotros el resultado es el mismo: ALFON ES NUESTRO COMPAÑERO y no consideramos válido que ningún órgano del gobierno y policía pueda tener peso en esa decisión.
¡¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!! ¡¡ALFON LIBERTAD!!
¡¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!!
B.A.F. Madrid, Noviembre de 2012

domingo, 25 de noviembre de 2012

"Con los niños no se juega" por Alberto Montero Soler


Por Alberto Montero Soler
 
Violencia estructural, silente, aparentemente neutra en la selección de sus objetivos pero eficaz en su impacto sobre los de siempre, los más desprotegidos
La crisis se ceba con los más necesitados de protección y es ahí, al analizar el impacto sobre sus vidas, donde encontraremos un buen indicador de la intensidad de la violencia de esta crisis. Una violencia estructural, silente, aparentemente neutra en la selección de sus objetivos pero certeramente eficaz en su impacto sobre los de siempre, los más desprotegidos.
Nadie más necesitado de protección que un niño y, por tanto, nada más cruel que negarles el futuro. Esa contradicción en los términos que es el grito angustiado de decenas de miles de jóvenes de este país, “somos una juventud sin futuro”, se hace aún más obscena cuando la pueden convertir en propia los niños y niñas que ni siquiera han llegado a jóvenes: “somos una niñez sin futuro”.
Y es que, en este país, la pobreza infantil ha aumentado un 45% desde que comenzó la crisis. En estos momentos, la tasa de pobreza infantil llega al 27,2% de la población, es decir, más de 2.226.000 niños y niñas malviven bajo el umbral de la pobreza. ¿Puede ser de otra manera cuando el número de hogares con niños con todos sus miembros adultos que se encuentran sin trabajo creció un 120% tan sólo en los primeros cuatro años de la crisis? ¿Sabemos el drama que esconden las puertas de cada uno de esos hogares? Algo podemos imaginar: son hogares en los que no se pueden cubrir las necesidades de alimentación, de vestimenta, de calefacción, las escolares, incluso de vivienda y, como el empleo ni está ni se le espera y las políticas sociales están en fase de desmantelamiento, el problema se va enquistando: según Unicef, la pobreza crónica, es decir, aquellos que llevan tres de los últimos cuatro años bajo el umbral de la pobreza ha aumentado en un 53% en tres años.
Familias sin futuro; jóvenes sin futuro; niños sin futuro. Ese es nuestro futuro. Y lo más grave de todo, lo que revuelve más las entrañas, es saber que acabar con eso tiene un precio. Que sabemos cuánto cuesta erradicarlo, acabar con ello, lograr que la infancia vuelva a tener futuro. Y lo que cuesta es, evidentemente, mucho menos de lo que nos está costando rescatar a bancos e instituciones financieras, culpables parciales de esta crisis que hace engordar, cada día, las cifras de la pobreza infantil.
Bastaría con 26.000 millones de euros para resolver ese problema. Con ese dinero podríamos conseguir que ningún niño se fuera a la cama sin cenar; que todos pudieran vestirse adecuadamente; que vivieran en hogares que cumplieran condiciones de salubridad y habitabilidad dignas; que pudieran acudir a la escuela; que no experimentaran en carne propia las desigualdades heredadas y todos tuvieran, desde el inicio de sus vidas, igualdad de oportunidades con independencia de dónde y de quién nacieron. En definitiva, con ese dinero podríamos conseguir que el capitalismo salvaje no las convirtiera en el eslabón más débil de una cadena que, a la búsqueda del plusvalor, tensa hasta quebrarlo por su parte más tierna.
Que toleremos que el sistema en el que vivimos permita expoliarle la infancia a millones de niñas y niños de este país es la prueba más evidente de que, camino de la modernidad, hemos llegado a la barbarie.