¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 2 de septiembre de 2011

Curiosidades de la Biblia. Ese misógino y racista libro sagrado...


  Antes de comenzar a redactar éste artículo quiero pedir perdón. Perdón a aquellas personas que me siguen y me leen habitualmente y que son religiosos o católicos (No. No es lo mismo). No quería hablar sobre éste tema y quería dejarlo correr puesto que pienso que ya se ha hablado demasiado sobre ésta religión tan curiosa como lo es la católica. A mi forma de verlo lo mejor es ignorarlo pero he recibido tantas quejas, insultos y críticas que es como si me forzaran a escribirlo.
  También quiero dar las gracias a tod@s aquell@s que me habéis puesto a parir por haber criticado al líder octogenario de vuestra secta (Sí. Es una secta por muchos millones de seguidores fariseos que tengan en todo el mundo). Gracias a éstas críticas me he animado a escribir sobre el tema. Me daba un poco de reparo por familiares, conocidos y algun@s amig@s  que son creyentes (y algunos católicos. Qué tampoco es lo mismo) que se que me leen y que jamás de los jamases me han criticado. No va contra vosotros va contra la religión en sí. Más que contra la religión contra la forma de entenderla y de seguirla. Hay que comprender que la Biblia no es un libro, es un conjunto de libros, escrita muchísimos años después de que Cristo (¿Profeta? ¿Hijo de Dios? ¿Revolucionario? ¿Farsante?) estuviera paseando por la faz de la tierra; por lo que muchas de sus "hazañas" e historias que le acontecieron están distorsionadas por el paso del tiempo y por el boca a boca de la gente que como todos sabemos suele estar bastante más distorsionado que la realidad en sí.
   Os quiero informar, también, de que para hacer éste artículo me he intentado documentar lo que he podido. Desgraciadamente mis recursos son limitados pues no poseo ni el tiempo ni la fabulosa biblioteca que el pseudo-estado del Vaticano guarda tras sus murallas, pero aún así me he dedicado a leer, estudiar y repasar varios libros sobre el tema (entre ellos ese curioso libro que llamáis Biblia y que sigo sin comprender como hay fanáticos que siguen al pie de la letra. Jamás en mi vida había leído un libro que contuviera tanta cantidad de información homófoba, machista, misógina, racista y manipuladora como ese libro. Bueno, sí. También me he leído el famoso libro de Hitler, el "Mein Kampf", que ni siquiera lo escribió él pues no sabía escribir muy bien el chavalito acomplejado...)
  Ya me he cansado de soltar tópicos y retahílas sobre lo que pienso de ésta trasnochada religión y en especial de ese anti-carismático líder que la representa en la faz de la tierra como es el ex-nazi, Ratzinger, así que os voy a poner unos cuantos pasajes de la Biblia en los que dice bastante clarito el tipo de religión a la que siguen tantos fanáticos religiosos y peregrinos cansinos. Los que vivimos, estudiamos o trabajamos en Madrid tuvimos que aguantar a un millón y medido de fariseos e hipócritas jóvenes (algunos no tan jóvenes) que vinieron a arrasar la bella capital del estado. Sí. Los llamo hipócritas porque su religión proclama lo de "crecer y multiplicaos" pero DESPUÉS de casarse, hasta entonces han de ser castos, puros y modélicos. O sea nada de emborracharse con la excusa de las JMJ, ni de dejar ensuciada la ciudad, ni de no dejar descansar a los habitantes de la misa (se supone que deben guardar respeto a las demás personas, tanto que lo piden para ellos) y una larga lista de cosas que no han cumplido según deberían haber hecho por sus votos y sus mandatos epíscopales (¡¡y que sea la última vez que nos plagiáis alegremente NUESTROS CÁNTICOS FUTBOLEROS!!)
   La Biblia comienza con un alegato a que los humanos hagamos sexo a cuchillo para que nos multipliquemos. Al menos eso dijo Dios después de hacer la tierra y crear los continentes, los mares, la vegetación, los astros, y los animales acuáticos y voladores. En el sexto día, tras la creación de las bestias terrestres se produjo el momento culminante de la Creación Divina: "Díjose entonces Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, para que domine entre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados y sobre las bestias de la tierra, y  sobre todos cuantos animales se muevan sobre ella". Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, y los creó macho y hembra; y los bendijo Dios, diciéndoles: "Procread y multiplicaos, y hechid la tierra, sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre los ganados.....". Como podéis observar el objetivo de Dios desde el principio era poblar la tierra recién creada. La actividad sexual se presenta en éste primer relato con una orientación claramente reproductora, visión que estará presente a lo largo de toda la obra bíblica (ya sabéis peregrinos nada de sexo hasta casaros y mucho menos con fines placenteros, sólo para reproduciros).
  Lo que viene después es de sobra conocido. Dios les deja disfrutar del Paraíso y que hicieran lo que quisieran (o sea todo el día comiendo, bebiendo y haciendo sexo; desnudos sin pudor...) siempre y cuando no comieran del árbol de la ciencia. ¡Pero, ay, que curiosos somos!
  Una astuta serpiente entró en escena (se supone que el Demonio, a no ser que Adán y Eva supieran parsel, como "Harry Potter"). La serpiente persuadió al hombre de que probara el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal. La mujer sucumbió a la tentación (como no, no iba a ser el hombre. Ya empezamos con las tonterías...) y ofreció el fruto al hombre, que también comió (como pardillos que somos. Vaya cagada pudiendo estar todo el santo día sin hacer NADA y vivir como DIOS.. pero así somos). Entonces, cuenta la Biblia, "abriéronse los ojos de ambos, y viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores". Flipas, cuando llevaban años juntos viéndose los cuerpos; pero continúo que no quiero despistarme...
  "Oyeron entonces a Dios, que paseaba por el jardín, y se escondieron. Dios preguntó al hombre dónde estaba, y éste respondió que se había escondido, temeroso de la desnudez, "¿Y quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?"le dijo Dios. Descubierto en la transgresión, el hombre echó la culpa a la mujer, que a su vez respondió a la serpiente. Enfurecido, Dios sometió a los tres a un juicio sumario. Al hombre lo condenó a ganar el pan con el sudor de su frente hasta que volviese al polvo (hay que ser gilipollas Adán, con lo bien que estabas...) A la mujer la condenó a sufrir la preñez y en los partos, y le añadió el siguiente castigo: "Para tu hobre será tu deseo, y él dominará sobre tí" Está clarito que la Biblia deja las cosas claritas desde el principio. La mujer tiene la culpa de todo y debe estar a disposición de su marido para TODO lo que quiera. Muy bien. Increíble comienzo de éste misógino, machista.... libro.
  Damos un salto de unas cuántas páginas y nos vamos hasta una escena en la que habla de Annón, hijo del Rey David (de Israel). Por repulsivo que suene, el término "amor" se aplica incluso a deseos que conducen a actos de violación. Sí. Alucinas. Cuenta la Biblia que Annón, hijo del rey David, "amaba" a su media hermana Tamar (lo está arreglando...) con tal pasión que la forzó sexualmente, tras lo cual la aborreció de tal modo "que el odio que la tomó fue todavía mayor que el amor con que la había amado". Del jivita Siqem se nos dice que, después de violar a Dina, hija del patriarca Jacob, la amó y "la pidió por esposa".
  Para que veaís lo que inculca la Biblia. Cuando el hombre se siente atraído por la esposa de otro, y por tanto está en camino de incurrir en un delito de adulterio, los narradores bíblicos suelen descubrir el sentimiento con el verbo "codiciar". El término refleja un deseo ansioso, aunque no siempre negativo, ya que Dios aparece en algunos pasajes codiciando ciudades que le son fieles. "No codiciarás a la mujer de tu prójimo". Advierte uno de los diez mandamientos. "No codicies su hermosura en tu corazón", aconseja un hombre a su joven hijo para que no sucumba a los encantos de una casada, consciente de que ese desliz le puede a carrear la muerte...
  Por falta de tiempo os voy a poner tan sólo un par de ejemplos más antes de dejar éste apasionante tema. Cuando habla del matrimonio, por ejemplo, dice que a la unión entre hombre y mujer que aparece al comienzo de la Biblia envuelta en un halo de divinidad, el matrimonio estaba al margen de cualquier intervención sacerdotal o liturgia religiosa. Para los antiguos israelitas, así como para los pueblos de su entorno, el matrimonio era un asunto estrictamente civil (como cambian las cosas...) Un contrato privado entre familias. Un pacto (brit, en hebreo). Dicho contrato se negociaba por lo regular en la casa de la pretendida y consistía en el pago del mohar o precio de venta, por parte del pretendiente al representante de la novia (hubiera o no amor, o intereses de por medio). Éste a su vez, aportaba a la muchacha una dote para su nueva vida conyugal. Normalmente, en virtud de una antiquísima costumbre patriarcal, la negociación del matrimonio correspondía al padre, y si por lo que fuera él había muerto o no estaba presente a un representante de la familia.
 Para terminar (es por falta de espacio, pues me duele dejar de hablar de tantas otras "joyitas" de las que habla la Biblia, pero otro día volveré a ello...); os voy a hablar sobre los "matrimonios mixtos".
 En comparación con las narraciones vecinas, los israelitas disponían de normas muy generosas de protección a los extranjeros residentes o de paso por su territorio. Otra cosa, sin embargo, eran casarse con ellos. La lucha contra los matrimonios mixtos es una constante en el pueblo de Israel. Pues querían permanecer puros (según ellos...). La Biblia contiene numerosas leyes, advertencias, reflexiones e historias ejemplarizantes orientadas a impedir que los israelitas se unieran con gentes de otros pueblos y cayesen en la tentación de "marcharse" con otros Dioses. Una tentación, por otra parte, siempre presente por el enorme contraste entre la vistosidad de los ritos paganos y la solemnidad austera del culto a Yavé. El castigo para el que se casara con extraños era la exclusión de su descendencia de la congregación de Israel, ya fuera por varias generaciones o para siempre...
  Hay que entender la época en que fue, en su mayor parte, escrita. Era una época patriarcal. Otra forma de pensar y de vivir, pero aún así incido en que no se puede ser un "fanático religioso" como lo son los cristianos-apostólicos-romanos seguidores de ese señor retrógrado. Por favor, leeros la Biblia y sacar vuestras conclusiones. Tanto los que creáis como los que no. Os vais a sorprender. Os lo prometo, y como dice Arnold cuando hace de Terminator, "Volveré".

jueves, 1 de septiembre de 2011

Sin Patrones: El proceso de recuperación de empresas por sus trabajadores en Argentina, 2001-2009

     

A partir de fines del año 2001 y comienzos del 2002, sectores de la clase obrera argentina protagonizaron una experiencia de lucha muy singular. La ocupación de empresas y la puesta en producción sin patrones. En un contexto de crisis económica, alto nivel del índice de desocupación, quiebras de empresas y despidos masivos, miles de trabajadores se organizaron para mantener sus fuentes de trabajo.


La crisis económica y política

Entre 1997 y 2001 en la Argentina estalló una fuerte crisis económica que impactó fuertemente en el bloque en el poder. Esta crisis estuvo coronada por la rebelión popular de los días 19 y 20 de diciembre que, enfrentando el estado de sitio, produjo la renuncia del presidente Fernando De la Rúa y la apertura de un proceso de acefalia en el poder ejecutivo de la república [1], y una avanzada de la lucha popular. Esta rebelión puso fin a una serie de gobiernos de corte neoliberal en el país, a la vez que produjo un avance en la lucha popular: asambleas barriales, movimientos de trabajadores desempleados y la recuperación de fábricas y empresas por los trabajadores.
Durante la década del 90 en la Argentina se había impuesto un modelo económico basado en la “converibilidad” de la moneda. Esto significa que 1 peso equivalía a 1 dólar americano. Claramente, la única manera de mantener esta paridad era el crédito externo. Cuando a partir del 97 se encareció el crédito, la economía argentina entró en una fuerte recesión. Si bien el modelo económico había generado una alta tasa de desocupación (superior al 10%), la crisis disparó la desocupación a más del 25%. Numerosas empresas quebraron llevando a más trabajadores a la calle. La respuesta del gobierno, siguiendo los consejos del FMI y del BM fue aplicar recortes en el presupuesto nacional, que empeoraron la situación del pueblo. Para 2001, la Argentina dejó de ser un paraíso para las inversiones financieras, con lo que muchos capitales abandonaron el país. La respuesta del gobierno consistió en congelar los depósitos bancarios de los ahorristas, situación que a la larga constituyó una expropiación a los trabajadores y sectores medios para salvar al sistema bancario.
Ante esto, la burguesía se dividió en torno a dos programas para superar la crisis. Una parte buscaba abandonar la “convertibilidad”, devaluando la moneda, para hacer a la producción local más competitiva a nivel mundial. La otra parte buscaba adoptar el dólar como moneda de curso legal, haciendo a la economía local más dependiente de la economía norteamericana.
La situación social se volvió intolerable en diciembre de 2001. La congelación de los depósitos bancarios impedía a los trabajadores disponer de su salario. La falta de dinero circulante aceleraba el proceso de quiebras y la desocupación aumentaba. Fue así como para el día 15, en los barrios pobres de las grandes ciudades comenzaron los saqueos a comercios. La respuesta del gobierno fue la declaración del estado de sitio (estado de emergencia), suspendiendo las garantías constitucionales de la población la noche del 19 de diciembre. Al terminar la transmisión del mensaje presidencial por cadena nacional, la población de las grandes ciudades comenzó a ganar las calles, golpeando las cacerolas coreando “¡Qué boludos, qué boludos! ¡El estado de sitio se lo meten en el culo!” o “¡Qué se vayan todos, qué no quede ni uno solo!”, pidiendo la renuncia del ministro de economía, del presidente y de todos los políticos. Así comenzó la rebelión popular, de características insurreccionales, que acabó con la presidencia de Fernando De la Rúa.

La movilización popular

Los meses siguientes a la caída de De la Rúa la Argentina estuvo sumida en un proceso de avance de las organizaciones populares y sus reivindicaciones. Es de destacar el surgimiento de las Asambleas Vecinales y el protagonismo ganado por el Movimiento piquetero (o de Trabajadores Desocupados/Desempleados).
Las Asambleas Vecinales surgieron en las primeras semanas luego de la caída de De la Rúa. En casi todas las plazas y esquinas importantes de las grandes ciudades miles de vecinos se reunieron por primera vez en años. Se discutía política, se organizaban las acciones callejeras (movilizaciones, escraches), así como se buscaba, por medio del apoyo mutuo atender a las necesidades de los vecinos desempleados. También consiguieron establecer Asambleas Interbarriales que sesionaban semanalmente para coordinar acciones conjuntas.
Por otro lado, el movimiento piquetero, que había surgido en 1997, organizando a trabajadores despedidos tras la privatización de la empresa petrolera estatal en la Patagonia y el noroeste del país, en lucha para conseguir empleo y subsidios que permitieran paliar la situación de desempleo, alcanzó una proyección nacional. Para 2001, los pobres y desocupados de las villas miserias (favelas) del centro político del país, la Ciudad de Buenos Aires, también estaban organizados y movilizados. El gobierno transicional de Eduardo Duhalde, electo por la Asamblea Legislativa (que reúne a la cámara baja y la cámara alta) el 2 de enero de 2002, debió ampliar los subsidios a la desocupación para intentar calmar los ánimos de los millones de trabajadores sin empleo, consiguiendo en su lugar el crecimiento de las organizaciones reivindicativas de esos proletarios. Además, emprendieron proyectos productivos para, por medio de prácticas autogestivas y cooperativas, conseguir puestos de trabajo.
Las organizaciones piqueteras se convirtieron así en un actor político de suma importancia en aquellos años, articulando alrededor de sí a las reivindicaciones populares de distintos sectores y demostrando un alto poder de movilización y presión contra el gobierno. En los primeros meses de 2002 se estableció una fuerte alianza entre las asambleas de origen urbano, conformadas mayoritariamente por sectores de clase media y los desempleados de los suburbios de las ciudades, que se expresó en la consigna “piquete y cacerola, la lucha es una sola”.

Las ocupaciones de fábricas

Es en este contexto de crisis económica y movilización popular que se produjo uno de los fenómenos que más llamó la atención a la militancia anticapitalista en todo el mundo: el proceso de ocupación de fábricas y empresas y la puesta en producción por sus trabajadores sin patrones.
Si bien este proceso fue novedoso en la Argentina, no deja de tener importantes lazos con las tradiciones y metodologías de lucha de los trabajadores. La táctica de la ocupación de fábricas tiene larga data en el país. El antecedente más importante en tal sentido fue impulsado por la CGT (Confederación General del Trabajo) en el año 1964. En una jornada fueron ocupados por los trabajadores los 10.000 establecimientos fabriles más importantes del país con una precisión miliciana. La conducción de esta medida era burocrática y actuaba con una lógica de golpear y negociar para acumular poder corporativo dentro del sistema y no para generar una ruptura del sistema. Pero la medida asustó tanto a la burguesía y a los propios burócratas sindicales que el plan de lucha, organizado en distintas etapas, fue abortado a la mitad.
La ocupación del lugar de trabajo fue también una medida de resistencia a dictaduras o intentos de privatización: por ejemplo, toma del frigorífico Lisandro de la Torre (que se realizó para evitar la privatización del mismo y produjo una fuerte insurrección obrera en el barrio en que se ubicaba), toma de la empresa textil Alpargatas durante la última dictadura militar o la toma de la obra de la Represa del Chocón, etc.
Existen también medidas intermedias que también tienen un arraigue y una historia en el movimiento obrero argentino: la huelga con presencia en el lugar de trabajo, por ej., es una derivación moderada de la "ocupación" lisa y llana de la fábrica. Pero tras la crisis de 2001 apareció el hecho novedoso: los trabajadores ocupaban la fábrica quebrada para resguardar sus puestos de trabajo y ponerlas a producir sin patrones.
La mayoría de las veces, las ocupaciones comenzaban como medidas preventivas. Los trabajadores buscaban impedir por este medio, que los empresarios retiraran las maquinarias, mercancías y materias primas antes de declarar la quiebra. Si esto sucedía, las empresas serían insolventes, y evitarían pagar los salarios adeudados y las indemnizaciones por despidos, por no contar con bienes que pudieran ser rematados para saldas sus deudas.
Sin embargo, pronto empezaron a poner las plantas en producción. Tuvieron como antecedente la ocupación de la empresa IMPA (Industria Metalúrgica y Plástica Argentina), que desde 1996 estaba ocupada y cuyos trabajadores habían empezado a autogestionar, luego de resistir durante semanas y hasta meses, en los cuales debieron emprender una fuerte lucha política y jurídica. En este punto fue esencial la solidaridad prestada por los vecinos, las asambleas y los piqueteros que permitieron realizar movilizaciones masivas para conseguir la tenencia de las empresas y los derechos de explotación de las mismas. En la mayoría de los casos, no consiguieron el apoyo de las direcciones gremiales, burocráticas y amarillas (propatronales), aunque en algunos casos puntuales, algunas seccionales sindicales también apoyaron las ocupaciones. El caso más resonante, pero no el único, es el de Zanón (actualmente llamada FaSinPat, Fábrica Sin Patrón), donde los trabajadores habían conseguido recuperar las estructuras sindicales (primero de base, luego el sindicato) de las manos de la burocracia, constituyéndose en una organización clasista (de lucha de clases).
El mecanismo habitual de la recuperación de las empresas se puede esquematizar del siguiente modo. Primero, se ocupaba la empresa para evitar el vaciamiento de stocks de mercaderías y bienes de capital, para enfrentar el lock-out o para reclamar por el pago de salarios adeudados. A continuación, se decidía poner la planta en producción, como forma de cobrarse las deudas patronales. Para esto, los trabajadores se constituían en cooperativas de trabajo y emprendían la lucha legal para conseguir que se les adjudicara el derecho a la explotación de la empresa. La mayoría de las veces, consiguieron en primer lugar derechos temporales para la explotación (2 años o más), pero no los derechos de propiedad, por lo que debieron emprender nuevas luchas para conseguir la expropiación de las empresas y que luego se les adjudicara la propiedad. Estas luchas han llegado a durar años, como en el caso de la empresa productora de cerámicas Zanón.
Pero este camino de luchas fue muy largo y duro. El contexto de movilización popular y la crisis política y de dominio burgués y estatal fueron las condiciones que permitieron que estas reivindicaciones se consiguieran. El gobierno estaba fuertemente debilitado y no podía impedir la ocupación de fábricas.
Sin embargo, no debemos creer que una vez conseguido el marco legal para la explotación de las fábricas los problemas estaban superados. Ahora debían enfrentarse problemas tan profundos como los otros, pero de carácter comercial. Las empresas recuperadas muchas veces habían sido vaciadas. No tenían stock de insumos ni de productos terminados. Muchas veces los patrones ya habían retirado parte importante de la maquinaria. En otros casos, el hecho de haber permanecido cerrados durante meses produjo el daño de las maquinarias. Esto pasó en varias fábricas de vidrio o metal, donde los hornos se arruinaron por permanecer apagados. Además, por las grandes deudas, tenían cortados sus canales de proveedores y la provisión de energía o agua, y por la inactividad habían perdido a importantes clientes. El acceso al crédito a estas empresas era nulo.
Tampoco debemos olvidar que se trataba de empresas que habían quebrado por su incapacidad para competir en el mercado capitalista. Muchas de las empresas tenían tecnología obsoleta y estaban descapitalizadas. Con lo cual, en la mayoría de los casos, el comienzo de la actividad estuvo basado en fuertes dosis de autoexplotación para comenzar el proceso de capitalización. Muchas veces, los trabajadores debían trabajar largas jornadas sin poder realizar ningún retiro de dinero, para poder comprar nuevas mercaderías, y porque no podían utilizar sus maquinarias, teniendo que producir de manera casi artesanal.

Características de las empresas sin patrón

Según el estudio realizado por el colectivo de periodistas de lavaca.org, en 2007 había 163 empresas funcionando sin patrón [2]. Los rubros de las empresas son de los más diversos. Básicamente, hay tanto empresas de servicios (informática, supermercados, periodismo, escuelas y jardines de infantes, etc.) como empresas productivas (construcción, autopartes, alimentación, hidrocarburos, plástico, vidrio, etc.). En general son empresas pequeñas y medianas, con una mayoría de empresas con alrededor de 50 socios, aunque los extremos van de los 10 socios para el caso de las más pequeñas y 500 para las más grandes. Por lo que estamos hablando de la ocupación de una fracción minoritaria de las empresas argentinas. En cuanto a las formas de organización, todas han tomado la forma legal de cooperativas. En este sentido, la ley que regula las cooperativas es muy restrictiva en los aspectos organizativos, ya que impone la existencia de una comisión administrativa y un presidente. Este presidente tiene poderes casi plenos en su ejercicio, debiendo rendir cuentas del ejercicio anual a los asociados en asambleas ordinarias una vez al año. Sin embargo, más allá de esta cobertura legal, la mayoría de las cooperativas han adoptado de hecho otras formas de organización, que garantizan la participación del pleno de los asociados en los más diversos aspectos de la vida de la empresa.
Por otro lado, en la mayoría de los casos la se busca que el reparto de los beneficios sea igualitario entre todos los trabajadores. En los casos en que hay diferencias salariales, son mucho menores que en otras empresas de la misma rama. En los casos en que las empresas sin patrón debieron tomar nuevos asociados, en muchos casos lo han hecho entre activistas que apoyaron la ocupación desde el primer momento. Es el caso de la ceramista FaSinPat, que en los primeros años de la gestión obrera experimentó un fuerte crecimiento de la producción teniendo que incorporar nuevos asociados. Muchos de ellos eran miembros del Movimiento de Trabajadores Desocupados, que acompañaron a los trabajadores durante la ocupación, en los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y en las movilizaciones exigiendo la expropiación de la planta. Un último elemento a destacar es que muchas de las empresas recuperadas diversificaron las actividades que realizaban, buscando superar el hecho de ser meros centros productivos de mercancías. Así, en muchas empresas recuperadas funcionan centros culturales, bibliotecas, salas de atención primaria de salud, escuelas, etc. Esta diversificación fue una táctica muy útil a la hora de conseguir apoyos en las comunidades, así como una forma de gratitud al apoyo recibido. De este modo, las empresas recuperadas experimentaron una importante transformación, ocupándose de distintos aspectos de la vida social de los barrios.

El debate: ¿cooperativas o control obrero?

Un importante debate, de carácter estratégico se dio en el seno de la izquierda y del movimiento de empresas recuperadas. El problema a resolver era cómo debían organizarse estas empresas en el marco del sistema capitalista. La solución más difundida ha sido la conformación de cooperativas. Esta forma, que reviste caracteres jurídicos precisos, permitió dar un marco legal y avanzar en la explotación de las empresas.
Sin embargo, como ya hemos dicho, el Estado argentino prevé una importante injerencia en la vida orgánica de las cooperativas. Si en la lucha, todos los trabajadores estaban en pie de igualdad, decidiendo en asambleas cómo llevar adelante la lucha, la ley de cooperativas en la Argentina establece un mecanismo organizativo basado en la representación que aleja a la totalidad de los asociados de la gestión cotidiana de la empresa. Este primer obstáculo fue superado de hecho por muchas de las empresas sin patrón, que tomaban formalmente la personería de cooperativas pero que constituyeron mecanismos democráticos de gestión.
Pero en el capitalismo las cooperativas deben enfrentar problemas más importantes. El proceso de competencia entre las empresas obligan a los patrones a introducir cambios en las formas de producir, aumentar los ritmos de trabajo, incorporar maquinaria, despedir trabajadores, etc. Como puede verse, la producción para el mercado está en conflicto con los intereses de los trabajadores. No sólo por lo que se produce, sino que también por cómo se trabaja en las empresas para producir. Por esta razón, los trabajadores de algunas empresas recuperadas elaboraron otro modelo de organización, conocido como “el control obrero”. Esta modalidad implica el control por el pleno de los trabajadores de la totalidad del proceso productivo. Está acompañada una modalidad organizativa que parte de las asambleas de base de cada sección de la empresa, la elección democrática y directa de representantes para consejos u otros organismos, la revocabilidad de los mandatos por la asamblea, el control permanente entre la base obrera y sus representantes, la promoción de la función dirigente en todos los interesados y la proyección de la práctica del control en la fábrica hacia el dominio de la sociedad. Esta modalidad está acompañada además de la reivindicación de la nacionalización de las empresas [3]. Sin embargo, la forma predominante es la cooperativa (más del 90% de las empresas recuperadas), mientras que el 4,7% ha adoptado las forma de Sociedad Anónima o de Sociedad de Responsabilidad Limitada y sólo el 2,3% la de control obrero.

El kirchnerismo y la reconstrucción de la hegemonía burguesa

La elección del presidente interino Duhalde a principios de 2002 marcó el comienzo de la reconstrucción del dominio burgués en tras la crisis. Con la devaluación de la moneda se puso fin a 10 años de la política de convertibilidad, imponiéndose una fracción de la alta burguesía que buscaba generar mejores condiciones para competir en el mercado mundial. Fue derrotada la otra fracción burguesa, representada principalmente por el capital financiero y las empresas de servicios públicos privatizadas durante los años noventa, que buscaba la adopción del dólar como moneda.
Sólo faltaba disciplinar al pueblo que seguía luchando, movilizándose y organizándose. Para esto, el gobierno utilizó una doble táctica: por un lado, la represión, por el otro, la anulación de movimientos sociales por medio de la cooptación o la anulación política. La represión fue salvaje, y se cobró la vida de dos jóvenes referentes (Maximiliano Kosteki y Darío Santillán) del movimiento piquetero el día 26 de junio de 2002, cuando los trabajadores desocupados lanzaron un plan de lucha que buscaba cortar los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires.
Si bien la represión causó el llamado precipitado a elecciones presidenciales, también implicó el comienzo de la decadencia del movimiento piquetero. Las asambleas, que fueron tan activas durante el verano de 2002, comenzaron a languidecer. La falta de objetivos concretos, la falta de experiencia y una situación económica que empezaba a normalizarse, fueron algunos de los factores que produjeron su reflujo.
Fue a Néstor Kirchner, quien asumió la presidencia de la Nación el 25 de mayo de 2003, a quien le tocó recomponer el dominio del Estado. Ex gobernador de una provincia del extremo sur del país, desconocido para muchos, en un contexto de fuerte rechazo hacia los partidos políticos y en base a un discurso de oposición al neoliberalismo, de condena a las violaciones de los Derechos Humanos durante la última dictadura militar (1976-1983) y de reivindicación de la militancia política de intencionalidad revolucionaria de la década del setenta, consiguió un fuerte apoyo popular, particularmente de los organismos de derechos humanos (entre ellos las madres y abuelas de plaza de mayo), movimientos sociales, intelectuales, etc.
La recuperación de la economía (en estos años, la economía creció a un ritmo de entre 7 y 9% anual), la creación de nuevos empleos, acompañados la mayoría de las veces de largas jornadas de trabajo y fuerte precariedad laboral, la aplicación de planes sociales contra la desocupación y la pobreza sirvieron también para apagar gran parte de la rebeldía de las jornadas de 2001. Poco queda de aquél movimiento, que golpeando cacerolas y enfrentando a la policía, cantaba en la calles “¡Qué se vayan todos, que no quede ni uno solo!”.
Esto no quiere decir que la movilización popular se haya agotado. Pero sí se ha transformado. La gran mayoría se canaliza hoy en día por canales institucionales, y si bien todavía no se ha reconstruido el sistema bipartidista característico de la Argentina, los partidos políticos del régimen han recuperado parte importante de su protagonismo. Por otro lado, la mayoría de las organizaciones piqueteras se alinearon con el gobierno. Aquellas que no lo hicieron perdieron gran parte de su influencia y presencia en la política nacional. Estas organizaciones dependían para funcionar de los recursos del Estado y el gobierno, fortalecido, sólo destina fondos a los movimientos afines.

La crisis internacional de 2008 y nuevas ocupaciones

En este contexto político de fortaleza del Estado y su gobierno se produjo la crisis financiera internacional a mediados de 2008. En aquél momento se produjeron nuevas quiebras de empresas. Pero no fueron tan generalizadas. El Estado contaba con suficientes reservas como para afrontar la crisis económica. Así, el año 2009 se produjo una reducción en el crecimiento de la economía, pero no una recesión.
Se produjeron algunas quiebras mientras algunas empresas se declararon en situación crítica. Los trabajadores ocuparon esas plantas, pero el gobierno, lejos de permitir la proliferación de recuperación de empresas realizó salvatajes de las empresas por medio de préstamos o las intervino con la intención de sanear sus finanzas para después devolverlas a sus dueños. Esto es lo que sucedió con las empresas más grandes. Mientras que algunas empresas pequeñas declararon la quiebra (en muchos casos fraudulentas, provocadas adrede por los dueños) y sus trabajadores las ocuparon con la intención de ponerlas a trabajar sin patrón. En estos casos, la recuperación de las empresas fue más dificultosa. Si entre 2002-2003 las recuperaciones debieron enfrentar a un gobierno debilitado, que intentaba recomponer su autoridad, y el poder judicial se veía superado por la movilización popular, ahora debían enfrentar un enemigo fortalecido en condiciones de mayor aislamiento. Además, la posibilidad de conseguir nuevos empleos hacía que muchos de los trabajadores no permanecieran en la lucha. La fortaleza del Estado permitió a la burguesía controlar mejor la situación impidiendo que se generalice.

Conclusiones. Un balance anarquista sobre las empresas sin patrón.

Mucho se ha escrito sobre las ocupaciones de fábricas en la Argentina en los años 2001-2003. Importantes sectores de la militancia anticapitalista de todo el mundo volcaron su mirada hacia estas experiencias buscando encontrar el avance hacia una sociedad socialista. Sin embargo, a diez años de la rebelión de 2001, creemos que es necesario realizar un balance más profundo de la experiencia.
En primer lugar, quisiéramos sintetizar algunos aspectos que nos resultan centrales a la hora de analizar el proceso. Podemos resumir brevemente esta caracterización en los siguientes puntos:
* Las ocupaciones y recuperadas son expresiones de la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado. Más aún, corresponden orgánicamente al movimiento obrero argentino, son producidas por trabajadores o por trabajadores desocupados, retomando tácticas de lucha de larga data.
* Las particularidades que revisten estos procesos no se deben a que sean externos al movimiento obrero y a la lucha de clases sino a las distintas etapas que fue atravesando la formación económica-social argentina en las últimas décadas. La respuesta obrera surge como respuesta a la política de la burguesía.
* Las ocupaciones y recuperadas no son generadas por grupos políticos (minorías) comunistas, ni anarquistas. En realidad no fueron planificadas por nadie. Son expresiones legítimas de la lucha de clases. La derrota y división de la clase obrera y sus direcciones burocráticas muchas veces llevan a que las ocupaciones y recuperadas sean visto como un fenómeno juvenil o de partidos de izquierda, ya que estos fueron sus principales defensores a falta del movimiento obrero organizado.
En este sentido, creemos que es posible avanzar en un balance de la experiencia, que nos permitan extraer enseñanzas para otras latitudes y tiempos.
En este sentido no podemos dejar de destacar los puntos sobresalientes de la experiencia. Si bien tenemos que tener en cuenta que estas experiencias fueron de carácter defensivo y que estuvieron principalmente centradas en empresas pequeñas y medianas, bajamente tecnificadas, y por esa razón vulnerables a la competencia capitalista, son experiencias valiosas de autogestión que demuestran las posibilidades de producir sin patrón. Las empresas recuperadas permiten demostrar a la mayor parte de la población la posibilidad de la autogestión. La existencia de centenas de empresas funcionando sin patrón, donde son los trabajadores quienes deciden el curso de acción ante la producción, ampliando sus preocupaciones a otros problemas de la vida de sus comunidades. En este sentido, el ejemplo de Zanón tal vez nos demuestre las posibilidades de la autogestión, de una producción orientada por el interés social y no por la ganancia privada. En este sentido, entre 2002 y 2005, la empresa consiguió aumentar enormemente la producción duplicando, en ese mismo período, la cantidad de puestos de trabajo. Tal vez más importante es que en ese mismo período, sin la vigilancia y la presión patronal se redujeron drásticamente los “accidentes” de trabajo. Si bajo la gestión patronal había 300 accidentes anuales, en el período 2002-2005 sólo hubo 33, todos leves, sin registrar ninguna muerte [4], lo que nos habla de una clara mejora en las condiciones de trabajo. Sin embargo, creemos que debemos analizar también los límites que el capitalismo impone a las empresas recuperadas. Para lo cual debemos clarificar cuáles son nuestros objetivos como anarquistas y qué entendemos por autogestión.
Como decíamos más arriba, la mayoría de estas empresas debieron volver a producir en condiciones muy adversas: falta de abastecimiento de mercaderías, imposibilidad de acceso al crédito, obsolescencia tecnológica, cadenas de comercialización destruidas. Por lo cual, debieron basar su producción en fuertes tasas de autoexplotación de los trabajadores. Muchas de las empresas recuperadas desesperadas por el acceso a créditos y subsidios terminaron entregando la gestión de las empresas a personas con vínculos políticos, con lo que terminaron llamando a un nuevo patrón para gestionar las empresas. De este modo, muchos trabajadores renunciaron a la autogestión para mantener su puesto de trabajo.
Por otro lado, la necesidad de mantener la competitividad lleva a que los trabajadores de muchas de estas empresas tengan ingresos inferiores a los de trabajadores que realizan las mismas tareas en empresas privadas. La misma Zanón (tal vez una de las empresas más paradigmáticas y la que suele presentar mayores logros) ha tenido que enfrentar dificultades económicas en los últimos años. A diferencia de sus competidores privados, ellos no cuentan con ningún tipo de subsidios a la energía que consumen, con lo que sus costos de producción son más elevados.
Es por esto que debemos preguntarnos sobre la viabilidad de la autogestión a pequeña escala. Si es posible generar islas de autogestión en los marcos del sistema capitalistas o si el capitalismo tiene mecanismos para neutralizar estas experiencias. La realidad de muchas empresas recuperadas marcan que en realidad se está autogestionando la miseria, sectores de la economía que el propio sistema capitalista descarta por considerarlos inviables.
Por esta razón, debemos apuntar a autogestionar la totalidad de la producción y de la vida social. Y para esto es necesario expropiar masivamente a la burguesía, construyendo una sociedad socialista y libertaria. No existen oasis de socialismo en el marco de la sociedad capitalista y no se puede construir al margen del sistema y vivir ahí: hay que destruir al sistema. No hay convivencia posible. Como dicen en Zanón: "si no se hace la revolución, Zanón queda sola y la destruyen".
En el proceso de ocupación de fábricas los anarquistas tenemos mucho que aportar a la vez que aprender. Debemos aportar nuestra perspectiva política, a la vez que brindar nuestro apoyo moral y militante y ayuda técnica y económica. Buscando siempre la solución del conflicto en función de los intereses de los implicados: conservar el trabajo. En el marco de esa lucha se puede conseguir avances de consciencia. Avances que podrán acumularse en la construcción de un movimiento obrero clasista si estas experiencias permanecen vinculadas a las organizaciones de trabajadores, participando de sus luchas codo a codo.

Notas:
1 - La acefalía se produjo ya que el vicepresidente había renunciado luego de haber denunciado el pago de sobornos en el parlamento ante el tratamiento de una ley de flexibilización laboral.
2 - Colectivo lavaca, Sin Patrón, Buenos Aires, 2007. Más información en www.lavaca.org .
3 - Aiziczon, Fernando, “Teoría y práctica del Control Obrero: el caso de Cerámica Zanón, Neuquén, 2002-2005”; en Revista Herramientas…
4 - Aiziczin, Fernando, op. cit.

Este artículo fue escrito especialmente para la ZACF, y será publicado en Inglés en el próximo número de la revista "Zabalaza".



¿Quieres un referéndum?‏


El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo un anuncio inesperado en el pleno extraordinario del Congreso: reformar la Constitución para introducir un límite al déficit público.

Inmediatamente, el Catedrático de la UPF, Vicenç Navarro creó una petición en Actuable para que esa reforma tenga que ser votada por los ciudadanos. Y es que como dice el propio Vicenç, “el límite al déficit no es algo abstracto” sino que es algo que va a afectar directamente a tu entorno, a tu vida, durante las próximas décadas. Sin embargo, esta vez, no tienes que quedarte a mirar:

Tienes la oportunidad de cambiar el rumbo de las cosas, por eso te escribimos: firma ahora la petición por un referéndum sobre la reforma constitucional >>

El artículo mediante el cual se pretende reformar la Constitución dice también que para que los ciudadanos seamos consultados sobre esta cuestión fundamental es necesario que una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras lo solicite tras su aprobación en el Congreso y el Senado.

Los ciudadanos debemos poder votar en un asunto tan fundamental como este. Únete a miles de personas que ya han firmado la petición y pide a los Diputados y Senadores de todos los grupos políticos que se comprometan a solicitar la celebración del referéndum para su ratificación como permite la Constitución en su artículo 167.3.

Firma ahora la petición >>
 
Gracias por actuar.
 
El Equipo de Actuable

martes, 30 de agosto de 2011

"Cruzada de peninsula‏" por Anxelmo "PacifiK.A.O.S"

En horas, dias y noches por la peninsula iberica nos podemos encontrar rapazas anticomunistas, el paciente nota, piromanos incombustibles, orquestas teatrales de altura, copas innifugas, noches estelares, nieblas perpetuas, paisanos intransigentes,comidas contundentes,meteoritos incandescentes, animales orientales, sabios imperceptibles, plantas medicinales, fuentes ascendentes, rockeros de montaña, bodegas de batalla, meigas del camino, pulpo de la feria,......, teterias toralenses, torres mestizas, barbacoas franquistas, cortos incontables, tormentas rayistas, bulos euromillonarios, borracheras inacabables,fortalezas templarias, traducciones innecesarias, cruzadas de peninsula, movies de carretera, raves de aparcamiento, rastas de sandalias, danzas mañaneras, dub en los platos,..., R O T O T O M Sunsplash y trompo a empezar!!

lunes, 29 de agosto de 2011

Kreator en las fiestas de Fuenlabrada 2011


Un año más el Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid), nos sorprende muy gratamente, con un cartel dedicado al Heavy Metal de verdadero lujo.
Fiestas Fuenlabrada 2011
Fiestas Fuenlabrada 2011
Para este año 2011, en las fiestas patronales de la localidad madrileña se van a traer a los alemanes Kreator como cabezas de cartel, acompañado por tres bandas nacionales de verdadero lujo comoTierra SantaSantelmo y Avalanch.
El concierto será el próximo martes 13 de septiembre en un lugar por determinar de la localidad madrileña.
El concierto será gratuito y está enmarcado de las Fiestas de Fuenlabrada 2011. A ver si toman ejemplo otros Ayuntamientos y se acuerdan del Rock y del Metal, que los poperos y raperos que traen siempre son los mismos. El acceso a los menores estará permitido.
Como nos alegramos que en los Ayuntamientos se apueste por el Heavy Metal y se promocione nuestra música.

domingo, 28 de agosto de 2011

La Cesta de las Palabras





la cesta de las palabras


A PETICIÓN DE LOS AUTORES, POR PERIODO ESTIVAL, EL PLAZO DE LA CONVOCATORIA SE AMPLÍA HASTA EL DÍA 15 DE SEPTIEMBRE.
CONVOCATORIA ABIERTA DE LEYENDAS URBANAS.
NUESTRO JURADO ES LA EDITORIAL EDICIONES OSIRIS.

Bueno, pues aquí os dejo las caratulas del libro que saldrá en septiembre, diseñadas, dibujadas y cedidas en exclusiva, por Coro, pintora impresionista, para esta edición. Todo un lujo.
P.D El modelo de las letras aún no es fijo, estamos probando.


RELATO Y POESÍA GANADORES

Buenas Noches.


El relato ganador del I Concurso de Micro Relatos La Cesta de Las Palabras es:

NUNCA DEBIMOS…
En el seminario el hermano Tomás y yo teníamos una costumbre secreta. Cada noche, cuando los demás se habían ido a dormir, nos acercábamos a la mesa de estudio, sacábamos el crucifijo, lo poníamos encima de la mesa, encendíamos una vela y extendíamos nuestra propia ouija casera. Era nuestro vicio. Sabíamos que poniendo un crucifijo encima de la mesa nunca nos encontraríamos con ningún espíritu maligno. Anoche nos concentramos y la pastilla de madera comenzó a moverse. Curiosamente y por vez primera el “ser” no quería hablar conmigo, como era lo normal, deseaba hablar con Tomás. Al principio la cosa era sencilla pero algo no iba bien. Tomás se desencajó cuando el “ser” comenzó a hablar de su familia y le preguntó por su hermano. Tomás no recordaba ningún hermano, ni sus padres le dijeron nunca nada. Pero el “ser” insistió y le desveló una historia. El “ser” resultó ser el hermano gemelo de Tomás, además de asegurarle que él mismo lo mató con diez meses de vida porque quería su balón. Esta mañana Tomás llamó a sus padres y le confesaron entre lágrimas que tuvo un hermano gemelo que murió de un “accidente” mientras jugaban.
LUAN FERREIRA PIRES
-----------------------------------------------------------
El poema ganador del I Concurso de Poesía La Cesta de Las Palabras es:

LA NOCHE
La noche llega y te avisa
de que todo acaba, no hay prisa.
Trae consigo demonios,
espíritus burlones,
ensangrentados Tronos
rugiendo como leones.
Reparte lujuria por las esquinas.
Vicios perversos que te dominan.
Lo oscuro y lo oculto te contaminan.
Déjate llevar se esfumó el día.
Mejor hablemos de sueños.
O, tal vez, de pesadillas,
cuando quieres ser el dueño
y se comen tu alma perdida
entre la corrupción y la desdicha.
Ven conmigo, soy tentadora como doncella.
No dejaré que la claridad te desplome.
Tengo magia, libertad, polvo de estrellas…
Puedo hacer que se desvanezca el reproche,
que la culpa, la conciencia y la lealtad exploten,
que la pasión te revuelva en el asiento de un coche,


puedo hacer lo que quiera, después de todo, yo soy La Noche.
ROMÁNTICA GÓTICA